Palabras clave: neandertales

La mala herencia genética de nuestros antepasados

Los cruzamientos que hubo entre Homo Sapiens y neandertales influencian nuestro riesgo a padecer enfermedades.


A la izquierda, esqueleto de la mano de un neandertal. A la derecha, H. sapiens. (Cortesía: E. Trinkaus y Israel Department of Antiquities)/ Fuente: www.lainformacion.com

Los apareamientos entre los homínidos arcaicos como los neandertales y los humanos modernos, nos ha llevado a padecer enfermedades como la queratosis actínica- lesión precancerosa de la piel-, hipercoagulación, problemas del tracto urinario, depresiones y adicciones.

Se ha realizado un estudio con la información genotípica y fenotípica de 28.000 adultos de origen europeo y se ha visto que comparten el 4% de este ADN ancestral mediante el descubrimiento de regiones en el material genético que son compartidas. Estas zonas de ADN eran beneficiosas para el antiguo homínido puesto que les permitía adaptarse al clima, a la dieta y a superar enfermedades.

¿Por qué se han recogido los datos genéticos de adultos europeos?

Los humanos que se fueron de África se cruzaron con neandertales que vivieron en Europa hace 50.000 años.

El 4% del ADN de la gente europea tiene un origen ancestral y podría ser la explicación a enfermedades dermatológicas, inmunológicas, psiquiátricas y neurológicas. 

El genetista John Capra, como investigador principal y sus compañeros del departamento en genómica evolutiva y computacional de la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee en Estados Unidos, han publicado en Science los resultados de la investigación donde se explica y demuestra que hay ADN ancestral en los genes de los descendientes europeos.

Según declaraciones para la agencia EFE, Capra explica que “Tener ADN neandertal no significa que vas a sufrir una enfermedad con seguridad, pero sí que hay un riesgo de padecerla”.

La queratosis actínica, por ejemplo, está relacionada con una región genética que se activa con la exposición al sol. En aquella época el hecho de tener esta pieza en el ADN no suponía ningún problema debido a la escasa luz del sol que ofrecían las zonas donde vivían.

Otras asociaciones entre la región genética y el fenotipo se han podido identificar. Una de ellas es la trombosis o hipercoagulación sanguínea que proporcionaba a los homínidos antiguos la posibilidad de curarse más rápido las heridas. Ahora este gen aumenta el riesgo infarto y embolias.

Existe otra pieza genética encargada de producir una proteína relacionada con la obtención de carbohidratos. Si esta se expresaba, el riesgo de malnutrición era más bajo y esto representaba una ventaja en las épocas en que tenían poca comida disponible. Ahora el consumo cada vez mayor de carbohidratos simples ha hecho que esta pieza genética sea perjudicial.

El gen de neandertal asociado a la incontinencia urinaria, junto con la acción de otra molécula, produce disfunciones en la vejiga. Se ha podido comprobar que esta molécula estaba poco expresada en neandertales y como consecuencia la función de este gen conservado no les provocaba problemas como sí ocurre actualmente.

Los genes ancestrales eran beneficiosos para los neandertales porque estaban adaptados a unas condiciones de vida muy distintas a las actuales. 

Una de las regiones de ADN de neandertal incrementa el riesgo de adición a la nicotina y que hay más zonas de genes antiguos implicados en desordenes neurológicos y psiquiátricos que digestivos.

Es posible que todas estas regiones genéticas en el genotipo de los antiguos homínidos aportaran ventajas físicas pero para el humano actual ya no son necesarias y en consecuencia nos provocan enfermedades.

______________________________________________________________

From the scientific report: C.N. Simonti et al., “The phenotypic legacy of admixture between modern humans and Neandertals,” Science, 351:737-41, 2016.

 

Share Button

Neandertales y sapiens, más que amigos

El pasado mes de febrero se publicaron en Nature los últimos resultados hallados a partir del análisis del genoma neandertal. El estudio puso de manifiesto que los apareamientos entre neandertales y sapiens se produjeron mucho antes de lo que todos pensábamos y que estos fueron comunes a lo largo del tiempo de coexistencia de ambas especies.

A continuación, los datos más relevantes de la investigación.

 

Loading...

Loading…

Share Button