Palabras clave: Naturaleza

El agua, nuestro bien más preciado

El agua es la base para la vida en la tierra. Esta afirmación seguramente la hemos ido escuchando a lo largo de nuestras vidas, pero ahora más que nunca, hay que tomarla en serio. El agua es un recurso limitado: la cantidad de agua presente en nuestro planeta no ha variado en millones de años. La exposición temporal “H2Oh! Els secrets de l’aigua de la teva ciutat”  impulsada por “l’Obra Social la Caixa” i “Aigües de Barcelona” en el museo CosmoCaixa de Barcelona, nos invita a reflexionar sobre los usos del agua y la importancia de ésta para la vida en nuestro planeta.

Hay varios factores adversos en la preservación de la cantidad de agua dulce en la Tierra. Uno de los factores más importantes es el aumento progresivo de la población mundial, con una demanda cada vez más grande de agua. La mala distribución, el uso ineficiente de esta y el derroche, provocan que no todo el mundo pueda acceder a agua potable. Además, el cambio climático es otro gran factor influyente, provocando entre otras cosas, que cada vez haya más agua salada en detrimento del agua dulce.

 No tenemos un sustituto para el agua, el agua es la que es, si se nos acaba, ya no nos queda nada más. Hay que hacer un uso inteligente de ésta – Señala Sergi Romeu, comisario de la exposición

Una de las posibles soluciones para conservar el agua potable es hacer un uso inteligente de esta. El ciclo del agua es un ciclo cerrado o circular, es decir, el agua puede ser usada una y otra vez. Para su uso como agua potable para las personas, el primer paso es la captación de agua, se depura y después se potabiliza, seguidamente se canaliza, se distribuye y se usa. Una vez usada, el agua se depura de nuevo y se devuelve al medio o se le dan usos industriales, agrícolas o de limpieza, pero no es agua potable. Hay que remarcar que a veces, el agua que se devuelve al medio, lleva consigo ciertos niveles de contaminación permitidos por la legislación, sobretodo las aguas procedentes de las industrias. Por lo tanto el agua que se devuelve no es exactamente la misma que captamos. Para mejorar este uso del agua  en las ciudades se podría cerrar el ciclo del agua, es decir, en vez de una vez usada el agua y depurada, y darle uso como agua no potable, se podría concluir su ciclo potabilizándola otra vez y distribuirla de nuevo entre los habitantes de la ciudad, y convertirse así en una “Water Smart City”. Además, se trataría de distribuir el agua de forma inteligente creando una red de comunicación para detectar fugas y reducir el consumo asociado a la distribución de agua. Cada vez está ganando más peso el concepto de ciudades inteligentes,  con desarrollo urbano basado en la sostenibilidad. ​Este modelo de ciudad es capaz de responder a las necesidades básicas de los ciudadanos y de sus empresas, tanto a nivel económico, social, logístico y ambiental.

Además de dar el paso hacia las ciudades con uso inteligente del agua, hay que buscar nuevas formas de uso y de cantidad de agua que se gasta tanto en la industria como para uso personal. En Barcelona, cada habitante gasta 105 litros de agua al día. Para producir un solo yogur se gastan 522 litros de agua y para fabricar un simple pantalón tejano, la alarmante cifra de 10.977 litros.

Está claro que se necesita un cambio inmediato en los usos y la distribución del agua, tanto a nivel de cooperación mundial, en el ámbito tecnológico, político, económico… como a nivel individual, intentando disminuir el gasto con pequeños gestos en casa.

El agua es el elixir de la vida, hay que cuidarla y preservarla, porque su cantidad es limitada, pero sus posibilidades de re-utilización son ilimitadas.

Exposición H2Oh! Los secretos del agua
Exposición H2Oh! Los secretos del agua

“Olvidamos que el ciclo del agua y el ciclo de la vida son uno mismo

Jacques Y. Cousteau

Share Button

El concurso de fotografía de naturaleza de National Geographic ya tiene ganadores

National Geographic anunció los ganadores del concurso anual de Fotografía de Naturaleza 2017. El panel de jurados eligió 57 fotografías de casi 2 millones de imágenes enviadas, que formaron parte de las categorías de vida silvestre, aéreas, paisajes y bajo el agua. La fotografía ganadora fue de la categoría de vida silvestre, realizada por Jayaprakash Joghee Bojan por su imagen de un orangután en Borneo.

Los orangutanes se encuentran en peligro crítico de extinción, principalmente debido a la incesante deforestación realizada en la isla para producir aceite de palma. Los orangutanes, comúnmente de hábito arbóreo, se han visto obligados a adoptar un comportamiento inusual para sobrevivir que consiste en desplazarse a través de cuerpos de agua, infestados de lagartos, para poder sobrevivir. A continuación compartimos algunas fotos de los finalistas de la edición 2017.

Orangután, fotografiado en Borneo por Jayaprakash Joghee Bojan
Orangután, fotografiado en Borneo por Jayaprakash Joghee Bojan

Bojan tomó la foto ganadora sumergido medio metro en el agua después de esperar pacientemente en el río Sekoyner, en el Parque Nacional Tanjung Puting en Borneo, Indonesia.

Decidí ingresar al río para obtener algunos ángulos y perspectivas únicas”, dijo. “(El organgután) al principio estaba un poco asustado, así que se escondió detrás del árbol, pero yo estaba detrás de otro árbol. Esta imagen que ganó el premio, fue tomada cuando estaba revisando para ver si todavía estaba allí.

La fotografía aérea de Florian Ledoux de un oso polar desplazándose por el Ártico se llevó el segundo lugar.

Una foto aérea de un oso polar que salta a través de derivas de hielo en el área de Baffin de Nunavut, Canadá. Fotografiado por Florian Ledoux
Una foto aérea de un oso polar que salta a través de derivas de hielo en el área de Baffin de Nunavut, Canadá.
Fotografiado por Florian Ledoux

Pude presenciar muchas escenas de la vida silvestre y puedo garantizarte que esta es la cosa más hermosa que he visto en mi vida. Aquí el oso polar podría interpretarse como una retención del hielo marino que se derrite.

“La escala del paisaje y las increíbles especies que viven allí me llevan al Ártico. Me sentí profundamente conmovido cuando hice mi primer viaje por encima del Círculo Polar Ártico y ese sentimiento continúa intensificándose a medida que exploro más “, dice Ledoux.

Cormorán gigante, fotografiado por  Bence Mate
Cormorán gigante, fotografiado por Bence Mate

Bence mate nos comenta: “He fotografiado cormoranes gigantes volando cientos de veces. Sin embargo, este fue el único momento en el que capté las luces y el fondo perfectos, cuando el pájaro voló en la dirección correcta, lo suficientemente cerca de mí, lo que hace que esta vista emocionante sea posible. Nunca he logrado disparar una escena similar sin importar lo duro que lo haya intentado. Es un logro fotográfico memorable porque la imagen se hizo con un enfoque manual, lente Zeiss de intensidad 1.4 y blenda abierta que hacen que la profundidad de campo sea casi imposible.”

Extraído de NG

 

Share Button

La lluvia roja que tiñó Zamora

Éxodo 7-20: “Y todas las aguas se convirtieron en sangre”. En una fría mañana de otoño de 2014, las aguas de la localidad de Fuente Encalada y Ayoó de Vidriales amanecieron rojas. Un reciente estudio publicado en la Revista de la Real Sociedad Española de Historia Natural desvela el misterio de la “lluvia de sangre” que cubrió Zamora.

Por Javier Fernández Lozano 

Durante meses, el fenómeno de la lluvia roja se repitió en Zamora. Un vecino de la zona, Joaquín Pérez, extrañado por el color de las aguas, me hizo llegar unas muestras de este sorprendente episodio, nunca antes visto en la provincia. A partir de ese momento decidimos realizar una toma de muestras de lluvia mediante la colocación de recipientes en los tejados del pueblo de Ayoó de Vidriales.

Pilón de la localidad de Fuente Encalada, aparecido completamente rojo en el otoño de 2014

Haematococcus pluvialis, un alga verde que se vuelve roja

Tras los detallados análisis que se realizaron con microscopios electrónicos de última generación en el laboratorio de la Universidad de Salamanca, pudimos determinar el origen de esta singular lluvia: “un alga verde”. Este microorganismo, llamado Haematococcus pluvialis es un alga verde de agua dulce, unicelular. En condiciones de estrés, el organismo segrega una sustancia, conocida como astaxantina, que le proporciona una tonalidad rojiza.

Haematococcus pluvialis vista al microscopio
El alga unicelular Haematococcus pluvialis vista al microscopio

El ciclo vital del alga es sencillo. Consta de cuatro estadios: el primero corresponde a una célula vegetativa, caracterizada por la presencia de unos pequeños flagelos que la ayudan a desplazarse. Este microorganismo es sensible a los rayos ultravioleta, la escasez de nutrientes y la salinidad del agua, por lo que en condiciones de estrés en el ambiente, se enquista, perdiendo los flagelos. Si estas condiciones adversas perduran en el tiempo, el alga aumenta la producción de astaxantina, adquiriendo una coloración aún más roja y destruyendo la pared celular que la recubre (estadios II-IV). Estas condiciones pueden revertirse en cualquier momento volviendo a germinar y apareciendo nuevos flagelos.

Diferentes estadios de crecimiento de H. pluvialis
Diferentes estadios de crecimiento de H. pluvialis

Ni “Chemtrails” ni contaminantes químicos en el agua

El intenso color rojo que adquirieron las aguas durante semanas fundó entre la población local toda una serie de mitos y leyendas a su alrededor. No faltaron las teorías conspirativas, basadas en razonamientos pseudocientíficos y en literatura fantástica. Así, los habitantes de Fuente Encalada, donde el fenómeno se repitió durante meses, llegaron a pensar en la posibilidad de que las fuentes del lugar hubiesen sido envenenadas por rencillas personales entre vecinos, o la presencia de productos químicos en la atmosfera, lanzados desde los aviones que cada mañana cruzan el cielo zamorano ―los llamados chemtrails o estelas químicas―.

El estudio científico permitió descartar todas estas ideas pseudocientíficas aportando un origen biológico a este singular fenómeno que aún hoy, sigue ocurriendo en Zamora y otras provincias próximas como León y Salamanca.

H. pluvialis en distintas fases de evolución en muestras tomadas en Ayoó de Vidriales y Fuente Encalada.
H. pluvialis en distintas fases de evolución en muestras tomadas en Ayoó de Vidriales y Fuente Encalada

Las algas procedían del otro lado del Atlántico

Tras confirmar el origen biológico de la coloración de las aguas. El equipo investigador, formado por geólogos, paleontólogos y un biólogo, analizó los datos meteorológicos para cercar la procedencia del alga. Para ello se realizó el análisis estadístico de datos de precipitaciones y vientos. Los resultados permitieron concluir que, para los días en los que se registró la presencia del microorganismo (con la precipitación), los vientos procedían de la fachada atlántica.

El siguiente paso fue analizar los lagos y pantanos próximos situados al oeste de Fuente Encalada y Ayoó de Vidriales. En ninguno de ellos, en 100 km a la redonda, se pudo localizar la presencia de H. pluvialis. Esto nos hizo pensar en la posibilidad de que, ayudado por el sistema montañoso que forman las alineaciones de la Sierra de Carpurias al norte y La Culebra al sur, los vientos atlánticos se canalizarían, impulsando el alga hacia el interior peninsular. La existencia de H. pluvialis en Norte América nos hace pensar que, con la orientación que presentaban los vientos durante los días en los que se registró su presencia, podría haber viajado a través del Atlántico transportada por las jet-stream (corriente del Atlántico Norte), hasta nuestro país.

Mapa de precipitaciones anuales medias para 2013 y flechas que indican la dirección de los vientos.
Mapa de precipitaciones anuales medias para 2013 y flechas que indican la dirección de los vientos

Haematococcus pluvialis, algo más que un alga

H. pluvialis es la responsable de dar la coloración anaranjada a la carne de peces como el salmón o la trucha y también del tono rosa pálido que adquiere el plumaje de los flamencos, cuando estos se alimentan en zonas de agua dulce.

La astaxantina proporciona la coloración anaranjada a la carne de los salmónidos
La astaxantina proporciona la coloración anaranjada a la carne de los salmónidos

La sustancia que produce (astaxantina) tiene numerosos beneficios para el ser humano. Entre otras, quizás la más significativa es su potencial en vitamina C y E, con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.  Además, en dosis pequeñas es capaz de reducir la formación de arrugas en la piel y ayuda a incrementar la capacidad cognitiva en los niños. También ha sido utilizado en medicina para proteger contra los problemas oculares como la degeneración macular o las cataratas. En los hombres, sin embargo, un consumo excesivo puede causar disfunción eréctil.

 

La astaxantina se comercializa como un potente antioxidante

La cadena británica BBC grava en Zamora un documental sobre ciencia

El interés suscitado en los medios durante las semanas posteriores a la publicación del artículo llevaron a varias cadenas internacionales a gravar un documental sobre este curioso episodio de naturaleza en estado puro. Así, el Canal Travel americano y la cadena británica BBC dedicaron sendos documentales a esta curiosa alga. Podéis ver un fragmento en este vídeo del programa de la BBC2 Nature’s Weirdest Events.

 

Puedes encontrar más información sobre este curioso organismo aquí

 

REFERENCIAS

 

Share Button

Gorilas en peligro

Seguramente muchos de nosotros conocemos el gorila de montaña (o gorila beringei beringei) gracias a la película Gorilas en la niebla, sobre la vida de la zoóloga estadounidense Dian Fossey. Según el Instituto Jane Goodall en el mundo quedan 900 ejemplares de esta especie. Son una de las dos subespecies de gorila oriental y, hoy en día, tan solo dos poblaciones viven en libertad.

Gorila de montaña / Fuente: WWF
Gorila de montaña / Fuente: WWF

Una de estas dos poblaciones se encuentra en la selva de Bwindi, en Uganda. La otra vive en las montañas de Virunga, en África Central, concentrada en tres parques nacionales: Mgahinga (sudoeste de Uganda), Parque Nacional de los Volcanes (noroeste de Ruanda) y Parque Nacional Virunga (este de la República Democrática del Congo).

Continuar leyendo

Share Button