Palabras clave: medicina

thermometer-1539191_1920

Todo lo que hay tras un fármaco

Desde que un medicamento se empieza a investigar hasta que sale al mercado, se tarda de media 12 años, según datos de MSD Salud. Todo ese proceso está dividido en diversas fases.

  • Antes de nada va la preclínica, cuya duración es de casi 4 años y en la cual se hace un gran cribaje de diversas moléculas potencialmente curativas.
  • Después viene el ensayo clínico, el cual está formado por 3 fases: en la Fase I únicamente se comprueba que la molécula no sea tóxica, no que sea curativa. En la Fase II se empieza a probar en unos pocos pacientes enfermos y se busca sobre todo cual es la dosis adecuada. Finalmente, en la Fase III se divide a un número de pacientes en dos grupos; a uno se le administra el fármaco y al otro no. Con ello, se contrastan los efectos con un grupo control.
  • Finalmente, una vez se aprueba el fármaco, queda aún controlar a la población en busca de posibles nuevos efectos secundarios, interacciones con otros medicamentos y de dosis óptimas.

El ensayo clínico por Daniel Rodríguez Urbano

Share Button

La historia tras cualquier medicamento

Es el último superviviente. Tras un largo proceso de 15 años y una inversión superior a los 500 millones de euros. Tras ser comparado con cientos, miles de rivales. Por fin, el fármaco, puede comercializarse. Ésta es la historia que cualquier medicamento comparte, la historia oculta que guarda dentro de su pequeño ser. Continuar leyendo

Share Button
1194871704_20200120135521-k3FB-FLIEXV21DZPL6L8D-992x558@LaVanguardia-Web

Lo que necesitas saber del coronavirus

Con el segundo caso confirmado del virus en Estados Unidos, la preocupación mundial por la propagación de esta nueva infección no para.

Este viernes el Centro Nacional de Control y Prevención de Enfermedades  informó que una paciente de 60 años, que llegó a EE.UU. el 13 de enero desde Wuhan, epicentro del brote en China, fue aislada y está bajo tratamiento. Sumándose a los ya 887 contagiados y al menos 26 muertos que ha dejado esta nueva cepa del virus.

¿Cómo comenzó esto?

El 31 de diciembre la Organización Mundial de la Salud fue alertada de severos casos de neumonía en Wuhan, la ciudad más poblada en la zona central de China, con 11 millones de habitantes. Una semana después, el 7 de enero, autoridades chinas confirmaron la identificación de un nuevo virus de la familia de los coronavirus, denominado “2019-nCoV”. El cual se propagó rápidamente llegando a  Tailandia, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Estados Unidos y Francia.

Primera imagen publicada del nuevo virus. Fuente: Instituto Nacional para el Control y la Prevención de Enfermedades Virales de China.
Primera imagen publicada del nuevo virus. Fuente: Instituto Nacional para el Control y la Prevención de Enfermedades Virales de China.

Lo que se sabe es que puede infectar tanto a animales como a personas, provocando enfermedades respiratorias, desde un resfriado común hasta dolencias más graves, como la neumonía o el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), que en 2003 provocó la muerte de unas 800 personas.

El origen exacto del brote aún es desconocido, pero autoridades sostienen la teoría que fue desde un mercado de animales vivos de Wuhan. A pesar de esto, su transmisión también podría darse de persona a persona, a través de la tos o los estornudos.

En tanto, el CDC encontró que el 22% de los 198 primeros infectados, tenía exposición directa al mercado de la carne, y el 32% tenía contacto con personas que tenían fiebre o enfermedad respiratoria. Pero aproximadamente la mitad no había estado en el mercado, ni había tenido contacto con nadie que estuviera enfermo.

¿Qué se está haciendo?

Por ahora no existen medicamentos aprobados para tratar este nuevo brote de coronavirus. Mientras tanto el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró que no declararán aún emergencia internacional, “no se equivoquen, es una urgencia en China. Pero aún no es una urgencia sanitaria mundial. (Aunque) podría convertirse en ello”, sentenció tras dos días de reuniones del Comité de Emergencias.

Autoridades del gigante asiático suspendieron los eventos deportivos hasta abril y cancelaron la celebración del Año Nuevo chino. Además desde el jueves 23 prohibieron a los residentes de Wuhan abandonar la ciudad.

Entre las últimas medidas tomadas se encuentra la construcción en tiempo récord, solo días, de un hospital con mil camas para afrontar este nuevo virus mortal.

Algunas imágenes de los últimos días:

 Policías en Beijing / Kevin Frayer (Getty Images)

Héctor Retamala / AFP Via Getty Images

Leo Ramirez / AFP Via Getty Images

Mast Irham/EPA-EFE/Shutterstock

 

Share Button

Però, doctor, què tinc?

Lema del World NTD Day

Mariona Folguera Blasco- A Europa, més de 4 milions de persones van patir un càncer el 2018, segons les últimes dades de l’Agència Internacional d’Investigació del Càncer, que pertany a l’Organització Mundial de la Salut (OMS). I al voltant de 60 milions de ciutadans del vell continent conviuen amb diabetis. Com demostren les xifres, ambdues malalties afecten un enorme gruix de població, i en condicionen la seva vida. Per això, tots sabríem, amb major o menor precisió, definir-les; però què sabem del pian, el Chagas o la dracunculosi?

Per a la comunitat d’experts, aquestes tres patologies, juntament amb quinze més, es coneixen com malalties tropicals desateses (NTD, per les sigles en anglès). Tot i conèixer-les poc, les seves xifres d’afectació esfereeixen: més de 1.600 milions de persones viuen condicionades per aquestes divuit malalties infeccioses, tal i com recull l’OMS. Són patologies que proliferen “en entorns empobrits, especialment en l’ambient calorós i humit dels climes tropicals”, i que es transmeten a través d’insectes, com les mosques o els mosquits; i es propaguen per l’aigua contaminada i el sòl infestat d’ous de cucs.

Llista d'NTD, segons l'OMS
Llista de les 20 malalties tropicals desateses, segons l’OMS.

Per tal de posar fi al desconeixement que les envolta, l’OMS s’ha decidit a dedicar-hi enguany, i per primera vegada, un dia: el 30 de gener. El Dia Mundial de les Malalties Tropicals Desateses (World NTD Day) vol aconseguir que els dignataris mundials destinin més recursos i mitjans per al seu estudi i prevenció, per donar-les a conèixer i vèncer-les, una tasca comuna que es visibilitzarà a les xarxes a través de l’etiqueta #BeatNTDs i es recollirà en aquest portal. Al llarg de l’any, l’OMS també farà públics els nous objectius per a orientar el progrés fins al 2030, que buscarà alinear amb l’Agenda 2030.

Per a l’organisme sanitari de referència mundial, aquest 2020 serà un any “decisiu” per al treball sobre les NTD. Després de la firma de la Declaració de Londres l’any 2012, en què el grup d’organitzacions de salut i desenvolupament, donants i indústria farmacèutica es van comprometre a recolzar l’OMS en la seva feina de combat i eradicació de 10 d’aquestes malalties abans del 2020, tot va quedar en paper mullat. Fins ara, que sembla que ha arribat l’hora de les accions reals.

Compromís pioner a Catalunya

Com tot, les idees cal materialitzar-les, ja sigui per demostrar la voluntat real de dur-les a terme o perquè un mateix s’ho cregui. I això és el que ha fet l’OMS; i amb força reeixida. De moment, més de 230 socis mundials ja s’han sumat a aquest projecte. A Catalunya, la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) i lInstitut de Salut Global de Barcelona (ISGlobal) han estat les entitats pioneres a comprometre’s amb l’OMS.

D’una banda, la UOC ho ha fet a nivell institucional com a part del seu compromís amb la salut mundial i la millora de la qualitat de vida de tota la població. Des del nou centre de coneixement de la UOC, l’eHealth Center, la universitat posarà a disposició de l’OMS tots els seus recursos de salut digital, una disciplina que serà essencial en el treball vers les NTD. L’ISGlobal, per la seva part, hi aportarà el coneixement tècnic i el valor humà del seu equip d’investigadors.

I és que la incidència d’aquestes patologies a casa nostra cada cop es farà més palesa. Malgrat avui dia encara es troben focalitzades, principalment, a les zones tropicals del planeta -l’Amèrica Llatina i l’Àfrica- i havien anat desapareixent de les regions amb millors nivells de vida i higiene, estan reapareixent. La circulació constant de persones i mercaderies pròpia del món cada vegada més global en què vivim, i l’emergència climàtica, les està tornant a fer presents a Europa. De fet, i com a resposta a l’augment de casos detectats d’una d’aquestes malalties, el Chagas, el desembre del 2018, la Generalitat de Catalunya va posar en marxa el Protocol de Cribratge, Diagnòstic i Tractament de la Malaltia de Chagas en dones embarassades llatinoamericanes i en els seus fills .

Institucions, centres de recerca, empreses, governs i societat han de treballar plegats per a trencar tabús sobre les NTD, donar-les a conèixer i fer que la pregunta ‘Doctor, què tinc?’ deixi de ser impossible de respondre per a una gran part de la població. En paraules de la vicerectora de Planificació Estratègica, Investigació i Recerca de la UOC i presidenta del Consell de Direcció de l’eHealth Center, Marta Aymerich, “treballar junts per a revertir la situació de les NTD i deixar d’anomenar-les desateses perquè no ho haurien de ser”.

Share Button

Humanizar la salud: nuevo reto para la Medicina

Cuando hablamos de medicina y asistencia sanitaria, inmediatamente pensamos en seres humanos. Ciertamente, son actividades que no se conciben sin ellos pero, paradójicamente, y de forma paralela al desarrollo tecnológico, se viene observando una creciente deshumanización de las mismas.

Vivimos una deshumanización de lo intrínsecamente humano y eso itiene consecuencias en los pacientes, en los profesionales, y en el resto de la sociedad.

Sin excepción, en algún momento todos vamos a vernos afectados por eventos que nos pueden colocar en situación de vulnerabilidad vital, propia o de alguna persona allegada. Enfermedades de todo tipo o situaciones  de transición vital, como el nacimiento o la muerte, se encuentran entre ellos.

En dichas situaciones, la tecnología ha de ser un medio para mejorar la asistencia, no el centro de la misma. El centro de la atención sanitaria, aunque ésta conlleve en muchos casos un soporte tecnológico importante y complejo, han de ser las personas que la necesitan y, además de las cuestiones orgánicas, sus necesidades psicoemocionales individuales también han de ser tenidas en cuenta y atendidas para facilitar lo máximo posible los procesos vitales en los que se encuentran inmersas.

HUMANIZAR LA ASISTENCIA SANITARIA

Fuentes consultadas:

http://www.fundacionhumans.com/analisis-de-la-situacion-de-los-aspectos-humanisticos-de-la-atencion-sanitaria-en-espana/

https://www.efesalud.com/humanizacion-formar-profesional-paciente/

http://www.medicosypacientes.com/articulo/dr-sanchez-martos-la-humanizacion-de-la-asistencia-sanitaria-es-un-reto-de-calidad

Si quieres compartir esta historia, puedes utilizar este link.

Share Button

Resistencia a antibióticos: una carrera contrarreloj

La resistencia a los antibióticos en bacterias y otros microorganismos es uno de los problemas de salud pública más importantes, así como una grave amenaza para la seguridad alimentaria. El uso creciente de los antibióticos (tanto en medicina como en ganadería e industria), acompañado de un uso excesivo e inadecuado muchas veces, ha acelerado el proceso natural de adquisicion de resistencia.

En esta infografía se recogen algunos datos básicos sobre la resistencia a antibióticos así como consejos de como podemos contribuir a que los antibióticos sigan funcionando.

Loading...

Loading…

Comparte esta infografía en redes o en tu blog con este link:

https://create.piktochart.com/output/37489944-resistencia-a-antibioticos

Share Button

One Health: una sola salud y un solo planeta

Desde hace más de un siglo sabemos que la salud humana y la salud animal están relacionadas entre sí y con el ecosistema. A comienzos de la década del año 2000 se introdujo el concepto One Health, o Una Sola Salud, que pretende abordar los riesgos para la salud pública (acentuados por la globalización y el cambio climático) desde un enfoque multidisciplinar, estableciendo estrategias y herramientas de cooperación internacional entre profesionales de la salud humana y animal y de las ciencias del medio ambiente.
En esta línea de trabajo, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han publicado recientemente una guía para abordar las zoonosis (enfermedades que pueden transmitirse de los animales al ser humano) desde esta perspectiva de colaboración.

Copia y pega este enlace para compartir la infografía en redes sociales: https://create.piktochart.com/output/37426759-one-health

Share Button

El alcohol: el asesino silencioso

El consumo de alcohol no solamente conlleva una gran carga social, si no que provoca más de 200 enfermedades y es el responsable del 5,9% de las muertes en el mundo. Se asocia a un mayor riesgo de desarrollar problemas de salud como por ejemplo:
-Trastornos mentales
-Enfermedades cardiovasculares
-Cáncer
-Accidentes de tráfico

Es importante conocer el impacto que produce el alcohol en nuestro cuerpo y en nuestro entorno. Por este motivo se ha realizado la siguiente infografía.

 

Share Button

ComunicARTE en Ciencia

Share Button

Reacciones adversas a alimentos, ¿quién es quién?

Las reacciones adversas a alimentos son cada vez más frecuentes en nuestra sociedad. Entre las posibles causas de este incremento están: los cambios en las costumbres alimentarias, cambios en la flora intestinal, mejora de las técnicas de diagnóstico y una mayor sensibilización de la sociedad. Alergia alimentaria, intolerancia o enfermedad celíaca son conceptos cada vez más habituales en nuestro día a día, y que se confunden con facilidad, sobretodo por la similitud en el causante (un alimento) y en los síntomas. En este post intentaremos clarificar estos conceptos.

Imagen generada con fotos de Gaelle Marcel, Kim Gorga, Monika Grabkowska y Rebecca Luna de Unsplash
Imagen generada con fotos de Gaelle Marcel, Kim Gorga, Monika Grabkowska y Rebecca Luna de Unsplash

Para empezar, conviene recalcar que hay diferentes tipos de reacciones adversas: las tóxicas y las no tóxicas. Las tóxicas son aquellas que ocurren en todo los individuos que ingieren el alimento. Pueden ser causadas por productos de bacterias u otros microorganismos, por metales pesados como el mercurio, entre otros. Las no tóxicas, ocurren solo en individuos que, por diferentes razones, son sensibles a determinados alimentos. A continuación se describen las principales reacciones adversas a alimentos de tipo no tóxico.

Alergias alimentarias

Las alergias alimentarias son reacciones adversas a alimentos, debido a una respuesta exagerada del sistema inmune. La mayoría de las alergias alimentarias ocurren porque nuestro cuerpo, a través de la inmunoglobulina E (IgE), reconoce un alimento inocuo como algo peligroso. De forma inmediata o en pocas horas, este reconocimiento activa a células del sistema inmune y da lugar a los diferentes síntomas. Entre ellos encontramos síntomas cutáneos (urticaria), reacciones en la mucosa oral, dolor abdominal, diarrea o vómitos, entre otros. Entre las consecuencias más graves de la alergia alimentaria está el choque anafiláctico, que puede ocasionar la muerte.

Este vídeo explica, de forma general, en que consiste la alergía y el mecanismo inmunológico que la ocasiona:

Las alergias alimentaria son más frecuentes en niños, muchos de los cuales desarrollaran tolerancia al crecer; y en la población adulta la frecuencia es del 1-2%. La percepción social pero (autodiagnostico), sitúa su frecuencia alrededor del 6%: éste es uno de los hechos que también puede explicar la percepción de que este tipo de reacciones han aumentado.

Los alimentos más frecuentes causantes de alergia en niños son la leche, el huevo, los frutos secos, las legumbres, las frutas y los mariscos; y en adultos las frutas y los mariscos, aunque existen muchos otros alimentos que pueden ocasionar alergia.

Para el diagnóstico de las alergias alimentarias es muy importante la historia clínica, que se complementa con varias pruebas: medir los niveles de IgE específica a ciertos alimentos, las pruebas cutáneas y finalmente la provocación oral, que suele hacerse en caso de que las otras pruebas no sean concluyentes. Por esta última razón, es importante saber que un diagnostico no se basa solo en pruebas “positivas” o “negativas”, sino en base a una interpretación de éstas junto a la historia clínica. Así, por ejemplo, tener IgE frente a melocotón no indica que seamos alérgicos a ese mismo, sino que estamos sensibilizados. Si en nuestro día a día ingerimos melocotón sin síntomas, significa que no somos alérgicos y por lo tanto no debemos eliminar ese producto de nuestra dieta. La eliminación de alimentos a los que estamos sensibilizados pero no somos alérgicos pueden comportar que posteriormente desarrollemos la alergia. Por otra parte, algunos test diagnósticos que se ofertan, como el análisis de pelo, la quinesiología aplicada o el test leucocitotoxico, carecen de base científica.

El tratamiento de la alergia alimentaria consiste en evitar el alimento en la dieta. En caso de ingestión accidental, existen varios fármacos (antihistamínicos o corticoides) para controlar la reacción, y en caso de reacción anafílactica será necesaria la administración de adrenalina. Desde hace unos años, y para ciertos alimentos, existe lo que se conoce como desensibilización o inducción oral de tolerancia. Consiste en introducir, bajo supervisión médica, cantidades crecientes del alimento hasta que el paciente puede ingerir una cantidad determinada de manera segura. En algunos casos se consigue una tolerancia total al alimento y en otros casos solo parcial, pero se disminuye de esa forma las reacciones graves que pueden ser ocasionadas por una ingesta accidental. También se estan ensayando hoy en día vacunas para la alergía a alimentos, aunque estan en fase de desarrollo.

Existen, además, algunas alergias a alimentos que no son mediadas por IgE, y que pueden aparecer de forma más retardada. Es el caso de la esofagitis eosinofílica o las enteropatías por proteínas de la dieta.

Para profundizar en el tema, recomendamos visitar la página de la SEAIC (Sociedad Española de Alergía e Inmunología Clínica) o la lectura de este capítulo del libro de las Enfermedade Alergicas de la Fundación BBVA.

Intolerancias alimentarias

Las intolerancias alimentarias, a diferencia de las alergias alimentarias donde interviene el sistema inmune, son debidas a problemas de tipo digestivo o metabólico. Esto incluye, por ejemplo, la falta de enzimas para procesar ciertos alimentos, el mal funcionamiento de éstas o problemas en la absorción de nutrientes. Los síntomas de las intolerancias alimentarias son similares a los de la alergia alimentaria, sobretodo en referencia a los síntomas digestivos, aunque también puede haber síntomas cutáneos y otras manifestaciones como migraña o fatiga. Los síntomas, además, suelen ser dependientes de la dosis y, a diferencia de las alergias, pueden aparecer varias horas después de la ingesta.

Las intolerancias son más frecuentes que las alergias y suelen tener consecuencias menos graves. A día de hoy solo hay unas pocas intolerancias alimentarias bien definidas. La más conocida es la intolerancia a la lactosa (conviene no confundirla con la alergia a proteínas de la leche), que afecta a un porcentaje bastante elevado de la población (en algunas zonas del planeta, prácticamente el 100% de la población es intolerante a la lactosa) y que se debe a la falta de lactasa, la enzima que degrada la lactosa. Otras intolerancias descritas son las intolerancias a la fructosa o a la sacarosa, o el déficit de diamina oxidasa (DAO), la enzima que degrada la histamina. Existen otras potenciales intolerancias, de las que hay pocas evidencias y generan controversia. Es posible que algunas de éstas, sean debidas a otras enfermedades del sistema digestivo o que sean inducidas por la aversión a un alimento.

Las intolerancias pueden ser de diferentes grados, no es un “todo o nada”. Así, hay algunos individuos que pueden comer pequeñas cantidades del alimento sin consecuencias mientras que otros con la misma cantidad si van a desarrollar una reacción adversa.

El diagnóstico de las intolerancias alimentarias es difícil y solo existen test diagnósticos para algunas de ellas. Como en el caso de las alergias, se ofrecen numerosos tests de validez dudosa. Entre ellos es bastante común el test de las IgGs frente a alimentos, que carece de suficiente evidencia científica y no es apoyado por las principales asociaciones y organizaciones de profesionales de la salud.

El tratamiento de la intolerancias suele consistir en evitar el o los alimentos a los que se es intolerante, aunque en algunos casos existe la posibilidad de ingerir la enzima de la que no disponemos lo que que permite al paciente ingerir el alimento durante un período de tiempo.

Enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca es una enfermedad de tipo autoinmune que afecta a individuos susceptibles genéticamente (aunque solo un pequeño porcentaje de los portadores de genes que confieren susceptibilidad desarrollaran la enfermedad). En la enfermedad celíaca, el sistema inmune reconoce el gluten (presente en trigo, cebada, algunos tipos de avena, espelta o centeno) y como consecuencia desarrolla una respuesta inmune. Esta respuesta daña el intestino delgado, causando una absorción inadecuada de nutrientes básicos, y es responsable de sus síntomas digestivos (diarrea, dolor de estómago, nauseas, úlceras bucales) pero también de síntomas extradigestivos (dolor en las articulaciones, acné o eczemas, neuropatías o infertilidad).

La enfermedad celíaca afecta a un 1% de la población aproximadamente, con mayor frecuencia en mujeres (hecho habitual en enfermedades de tipo autoinmune). Para el diagnóstico de la enfermedad celíaca se analiza la historia clínica, un test para determinar la presencia en suero de anticuerpos asociados a la celiaquía (aunque un test negativo no descarta la enfermedad) y si se requiere se puede realizar una biopsia intestinal para determinar alteraciones en el tejido. Además, se puede complementar con un estudio genético para determinar que la persona es portadora de los genes que confieren susceptibilidad.

El único tratamiento que existe a día de hoy para la enfermedad celíaca es una dieta libre de gluten de por vida.

Conviene distinguir la enfermedad celíaca de la alergia al trigo (mediada por IgE frente a algunas proteínas del trigo) y de lo que se conoce como sensibilidad al gluten no-celíaca, un trastorno descrito en los últimos años y que aún genera controversia.

Podéis leer más en este documento de la Sociedad Española de Inmunología o visitar la web de la FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España).

Otras fuentes para profundizar: artículo (en inglés) y artículo (en español) sobre alergia e intolerancias alimentarias
Share Button