Palabras clave: conservación marina

El anidamiento de la tortuga olivácea: un espectáculo natural amenazado

De las siete especies de tortugas marinas que existen, seis de ellas están amenazadas. Una de ellas es la tortuga olivácea o golfina (Lepidochelys olivacea), muy extendida y explotada. Esta especie de tortuga, junto a la tortuga lora, del mismo género, tienen la particularidad de realizar anidamientos sincronizados en masa (arribadas), una ceremonia singular que puede reunir de cientos a miles de tortugas en una misma playa durante un periodo de unos pocos días. Todo un espectáculo natural. Lamentablemente, las poblaciones de tortugas han disminuido drásticamente en algunas zonas, especialmente en Malasia, Tailandia o Indonesia. Merece la pena conocer más sobre estas pequeñas tortugas marinas, cuáles son las amenazas para la especie y cómo podemos atenuarlas.

La arribada de la tortuga olivácea
Comparte: https://adobe.ly/2uufqlM

Fuentes consultadas:

Varo-Cruz, N., Monzón-Argüello, C., Carrillo, M., Calabuig, P., Liriz-Loza, A. (2015). Tortuga olivácea – Lepidochelys olivacea. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Marco, A. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebradosibericos.org/

https://www.worldwildlife.org/

Share Button

¿Has ido alguna vez a ver cetáceos en barco?

¿Sabes qué es el Whalewatching? Se trata de una actividad turística que tiene lugar en muchos lugares del mundo, llevando personas en barco para ver cetáceos en libertad. Podríamos pensar que esta actividad depende mucho de la suerte, pero ¿y si tuviéramos poblaciones de mamíferos marinos viviendo continuamente en el mismo lugar? A estas se les llama “poblaciones residentes” y facilitan mucho los avistamientos. En las costas de Tenerife tenemos la gran suerte de tener una de las 5 poblaciones residentes de calderón tropical del mundo. En muchos puntos de la costa española se producen salidas constantemente de barcos para ver animales, y son una gran oportunidad para disfrutar de la naturaleza, pero ¿cómo saber si estamos afectando a los animales por salir en barco?

Si quieres saber más puedes visitar la web de Asociación Tonina. Recuerda que el respeto a la naturaleza es fundamental para poder seguir disfrutando entre todos.

Share Button

Último bastión para el tiburón ángel

Hace unos años se puso de manifiesto que las poblaciones de tiburones en el mundo estaban disminuyendo, y uno de los hitos que ayudó a que todos fuéramos conscientes de ellos, como sociedad, fue la película de 2006 Sharkwater. Ganadora de múltiples premios internacionales, esta película tenía como uno de sus grandes desafíos acercar los tiburones a las personas, que empezáramos a verlos con otros ojos y quedara atrás la imagen creada por la película de Spielberg del despiadado come-hombres.

Como efecto de la decadencia puesta de manifiesto en sus poblaciones, y como suele ocurrirle al ser humano, que es más reactivo que pro activo, es que se disparó el número de difusiones de imágenes más amables de los tiburones y por otro lado aumentó el número y visibilidad de investigaciones sobre estos animales incomprendidos. Una de ellas está siendo llevada a cabo en nuestro territorio insular canario a manos de un grupo de investigadores que conforma la “Asociación Tonina”. Ellos han descubierto en las islas la primera área de cría de uno de los tiburones más amenazados del mundo, el angelote o tiburón ángel.

Antiguamente abundante, el angelote se encuentra en la actualidad en la lista de animales amenazados de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) clasificado como “en peligro crítico de extinción“. Los peligros para este animal, como suele ocurrir con el resto de especies de tiburón, somos nosotros: la pesca, la reducción de lugares adecuados, la contaminación, etc. En concreto, para el angelote, se ha visto que la pesca de arrastre de fondo ha producido extinciones locales en buena parte de su distribución natural. De hecho, originalmente se encontraba desde el norte de Noruega hasta las Islas Canarias, pasando por todos los mares europeos, y en la actualidad la única población sana y estable del mundo se encuentra en nuestro archipiélago más austral. En este archipiélago está prohibida la pesca de arrastre desde hace años, de forma que el vínculo puede establecerse fácilmente.

Fotografía: Jaime Ezequiel Rodríguez Riesco
Fotografía: Jaime Ezequiel Rodríguez Riesco

Hasta el momento tan sólo se ha visto un área que se pueda asegurar sea zona de cría, es la playa de las Teresitas, donde las condiciones son ideales para que estos animales puedan procrear, pero es una de las playas más turísticas en la Isla de Tenerife. Por suerte, gracias a la insistencia de varias organizaciones, entre las que se encuentra la Asociación Tonina, existen ahora numerosas regulaciones en el lugar para impedir mayores molestias a estos animales; sin embargo estas siguen ocurriendo de forma eventual, como son las capturas furtivas de adultos y juveniles, la acumulación de basuras en la playa e incluso se han visto algunos casos de escoliosis en los animales (en estos casos una de las principales causas propuestas, aunque no se puedan descartar otros, es que los animales sufren deformaciones en la columna al ser pisados por los bañistas).

Fotografía: Asociación Tonina
Fotografía: Asociación Tonina

Podríamos considerar al angelote uno de tantos animales que estamos perdiendo por malas prácticas, pero ¿y si consiguiéramos evitarlo? La comunidad científica sabe que estos animales son muy importantes para la estabilidad de los mares y la vida que contienen. Incluso quedó claro en un estudio en el 2011 que los tiburones pueden tener un muchísimo mayor valor económico para la sociedad vivo que cuando es pescado, ya que entre otras cosas puede atraer al turismo. En el caso de Tenerife y la playa de las Teresitas, las regulaciones se han conseguido, e incluso hay leyes que prohíben estrictamente la captura de estos individuos en toda Europa, pero queda la parte más importante, nos toca ahora apreciar y cuidar nuestros recursos. Al fin y al cabo, no somos más que invitados en su maravilloso mundo, ¡seamos unos invitados responsables!

Fotografía: Asociación Tonina
Fotografía: Asociación Tonina
Share Button