DE HUMANOS Y PERROS

 

Creative Commons CC0 license photo.
Fotografía bajo Creative Commons CC0 license.

Sara Ceballos (@SCeballosATSEA)

La ciencia empieza a entender la relación tan especial entre humanos y perros, esa unión fuerte y profunda. Compartimos una larga historia en tiempos humanos, pero muy corta en tiempos biológicos. Los perros evolucionaron muy rápido. Los perros son una de las especies con más éxito evolutivo. Son el único animal que ha conseguido por sí mismo tener un espacio en nuestra sociedad. Nuestro viaje común nos ha cambiado, nuestra relación es un pacto evolutivo de convivencia con ventajas para ambas partes.  Algunos humanos identifican esto con cariño y amistad.

Celia, la pera que vive con la autora. Momentos en familia.
Celia, la perra que vive con la autora. Momentos en familia.

El origen de los perros

No cabe duda de que los perros (Canis lupus familiaris) proceden de lobos salvajes (Canis lupus). El último estudio científico sobre su origen se publicó en Nature Communications en 2017. Realiza un análisis genético, usando ADN mitocondrial como reloj molecular,  con muestras extraídas de fósiles de perro del neolítico, lobos antiguos y coyotes, perros y lobos actuales. Data la domesticación hace 20.000 – 40.000 años en un solo evento y en Europa. Desde el paleolítico superior perros y hombres han estado juntos.

¿Cómo un depredador como el lobo se convirtió en una mascota adorable?

Macho de lobo adulto (Creative commonds CCo license)
Macho de lobo adulto (Creative commons CCo license).
La perra que vive con la autora.
La perra que vive con la autora.

La domesticación de los perros es interesante porque se hipotetiza que los lobos “se dejaron” domesticar, es decir: convertirse en perro fue una adaptación evolutiva. Los humanos no seleccionaron individuos de lobos con determinadas características para obtener perros, lo hicieron después, dando lugar a las diferentes razas.

Algunos lobos, posiblemente más curiosos y menos agresivos que el resto, se adentraron en asentamientos humanos para comer las sobras de alimentos. Los humanos los toleraron y con el tiempo empezaron a establecer una relación con ellos. Aquellos lobos más mansos, juguetones y simpáticos recibían más comida y se reproducían más, tenían mayor eficacia biológica, en jerga científica, dando lugar a generaciones más atractivas para los humanos. Con el tiempo los humanos vieron en ellos unos aliados en el pastoreo y la caza, y un sistema de alarma y protección. Empezaron a cuidarlos. Los lobos dejaron de ser lobos, pero recibieron compañía, refugio, alimento y diversión. Sí, porque los perros se toman  el trabajo como un juego. (Vídeo en inglés con subtítulos).

Comunicación

Los perros han desarrollado habilidades cognitivas para entendernos y comunicarse como adaptación evolutiva. Estas habilidades, son únicas en la naturaleza, más aún si las comparamos con las de otros mamíferos con un cerebro más desarrollado. Nos miran, siguen constantemente nuestros gestos, incluso la dirección de nuestra mirada, obtienen mucha información así, y son mucho mejores en esta tarea que los chimpancés.

Es didicil aguantarles la mirada y no pierden detalle (Creative commons CCo licence).
Es difícil aguantar la mirada, luego verán por qué,  y no pierden detalle (Creative commons CCo license).

La comunicación entre humanos y perros es fundamentalmente no verbal, pero los perros entienden decenas de palabras. Son capaces de discriminar si nuestras emociones son positivas o negativas, integrando información que obtienen por nuestras expresiones faciales y sonidos, de igual forma que hacen entre ellos, como demuestra un estudio publicado en Biology Letters en 2016.

Nosotros también hemos puesto de nuestra parte en la tarea de la comunicación, somos capaces de distinguir si un perro está enfadado o tiene miedo por como ladra, aunque no sea nuestro, o no tengamos perro, como se muestra en este estudio (vídeo en inglés con subtítulos):

Coevolución

Humanos y perros hemos evolucionado a la par adaptándonos al sistema de comunicación de los otros y así hemos desarrollado esa relación interespecifica única, que algunos llaman amistad. Pero aún hay más.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_39ef

La oxitocina es una hormona de “recompensa social”. Está implicada en la unión entre madres y crías o miembros de una familia, en la sensación de confianza y seguridad, o en la empatía, por ejemplo. Cuando un perro  y su dueño juegan, o cuando el dueño da mimos al perro y este responde el nivel de oxitocina crece en ambos. Tanto humanos como perros usamos la mirada para comunicarnos con nuestros congéneres. Según un estudio científico publicado en Science en 2015  cuando un perro y su dueño se miran se elevan los niveles de oxitocina también en los dos. La oxitocina hace que nos sintamos bien juntos, nos une, y esto puede pasar solo con mirarnos.

Con perros vivimos más y mejor

Actualmente los perros son fundamentalmente mascotas, se podría decir que disfrutan de una vida privilegiada: buena comida, camas cómodas, paseos, juguetes… todo a cambio de su compañía. Algunos dirán que nos hacen felices. La ciencia ha encontrado múltiples evidencias de que los perros son beneficiosos para nuestra salud  psíquica y física. A continuación les cuento un ejemplo:

Las personas con perro tienen menor probabilidad de morir por enfermedades cardiovasculares,  en general mayor longevidad, que las que no lo tienen. Los efectos beneficiosos son más importantes en personas que viven solas. Los autores de este trabajo, publicado en Scientific Reports, sugieren que es debido a que el perro obliga a hacer más ejercicio –hay que pasear y jugar con él–, y a que el perro es una fuente de apoyo social que hace que el dueño se sienta más relajado y con menos estrés.

¿Recuerdan que acariciar un perro aumenta los niveles de oxitocina? Pues la oxitocina está relacionada con la regulación de la presión sanguínea, y se ha demostrado que acariciar un perro baja la presión sanguínea al liberarse esta hormona. Esto en sí mismo es beneficioso para la salud cardiovascular y además relaja: la oxitocina reduce los niveles de cortisol, la hormona del estrés, ayudando a sentir menos miedo y ansiedad.

¿Quieren más? Un perro puede facilitar la relaciones socialesreduciendo los sentimientos de soledad y aislamiento: se ha encontrado que las interacciones con otras personas son más habituales cuando se pasea con un perro que cuando se hace solo. Más: los dueños de perros presentan menos síntomas de depresión, especialmente en población sensible, como los ancianos.

La ciencia tiene mucho más que contar sobre de la sociedad perros – humanos, que nos hace más humanos. Este artículo pretende solo despertar su curiosidad de homínido. Les pediría que ahora no se lancen a llevar a su casa un perro, que lo mediten, que sean responsables. En España se abandonaron 140.000 perros el año pasado. Eso no es humano.

Alguien abandonó a Celia, aunque ahora no lo parezca.

 

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>