Nuestra salud, nuestro planeta

Los efectos del cambio climático en la última década han provocado un incremento en la calidez de las temperaturas fomentando fenómenos climáticos extremos tales como temporales, olas de calor o inundaciones. La Comisión Europea ha aprobado y revisado desde 2013 una serie de estrategias de adaptación al clima entre las que se encuentra el significativo impacto socioeconómico.

Las propuestas han permitido una mayor cooperación administrativa así como actividades de prevención de riesgos como impulsar proyectos de divulgación de los peligros del cambio climático y la estimación de los riesgos derivados. De todas formas, hasta el momento y, dado el peso ganado por el calentamiento del planeta en la agenda mundial, las acciones aprobadas han provocado conclusiones pesimistas.

Los acuerdos sobre el cambio climático en París suman un nuevo estudio en el que se garantiza un ahorro en el gasto sanitario como consecución del objetivo general de frenar el calentamiento global. La investigación publicada en la revista The Lancet Planetary Health estima una reducción de hasta 2,5 veces la inversión necesaria para llevar a una menor contaminación global.

Los objetivos alcanzados en el Acuerdo de París establecían la necesidad de no superar en 2º la temperatura previa de la Tierra, estableciendo como óptimo un incremento máximo de 1,5º. La meta del trabajo realizado entre otros por el investigador Mikel González-Equino, colaborador del Centro Vasco para el Cambio Climático (BC3), se ha fundamentado para ello en la construcción del Modelo de Evaluación Global de Cambios (GCAM) resultante de la combinación de diversos elementos como la dispersión energética en la atmósfera, las víctimas relacionadas con la contaminación, siete millones cada año y, el coste de paliar el incremento de la temperatura global.

 

860090820

Es necesario crear conciencia sobre el cambio climático para tomar decisiones de futuro

El estudio pone de relieve la conexión de paliar el calentamiento global con la mejora en la salud de los habitantes del planeta. Los resultados aportados establecen un coste de entre un 0,5 y un 1,3% del PIB mundial que supondría un descenso de hasta un 32% en el número de muertes en los próximos 30 años, es decir, hasta 100 millones menos. Dentro de los países más beneficiados por la adopción de estas propuestas contra el cambio climático se encontrarían aquellas zonas más pobladas, como India y China que, a su vez, presentan mayor exposición a la contaminación atmosférica.

A estas conclusiones se ha referido el principal investigador del estudio publicado, Anil Markandya, quien ha estimado que el ahorro en salud puede derivar en una mayor proyección de las decisiones políticas en el ámbito climático. Los argumentos del estudio difieren notablemente de las disposiciones políticas contrarias a la lucha contra el calentamiento global como las adoptadas por el gobierno de EEUU, que se resisten a seguir el Acuerdo de París. Para los autores de la reciente investigación, los países contrarios a estas actuaciones, tendrían únicamente en cuenta los cálculos “miopes y unilaterales” que se basan en costes delimitados para el impacto económico de estas naciones.

Los resultados tras la aplicación práctica del estudio publicado no sólo contribuirían a aumentar el ahorro en sanidad sino a mejorar fenómenos secundarios al calentamiento global como las pérdidas en la agricultura así como nuevas oportunidades de empleo.

Los datos que maneja la ONU arrojan como motivo principal de mortalidad precoz la nociva calidad atmosférica. De hecho, según la Agencia Europea de Medioambiente, cada año mueren por esta causa 467,000 personas en Europa, 24,000 de ellas solo en España. Lo alarmante de estas cifras se traduce en la incapacidad de los gobiernos, entre ellos el Ejecutivo español, de ejecutar las directivas sobre calidad de aire.

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>