La contaminación agrava  enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Frenar el cambio climático tiene beneficios económicos

Recuperar a las especies en peligro de extinción, evitar episodios meteorológicos extremos como sequías o inundaciones, mantener una cierta estabilidad en el clima para favorecer la agricultura… En definitiva, frenar el cambio climático significa alejar al planeta y a sus habitantes del peligro en el que se encuentran. Si estos no son motivos suficientes, ahora un estudio demuestra que además detener el calentamiento global supondría un ahorro a nivel económico.

Según un estudio del Centro Vasco para el Cambio Climático BC3 publicado por la revista The Lancet Planetary Health, los beneficios de frenar el cambio climático serían 2,5 veces superiores a los costes si se tiene en cuenta el impacto que tiene la contaminación sobre la salud de la población mundial y el coste que comporta para los sistemas sanitarios.

 

Los escenarios del Acuerdo de París

Declaraciones de dirigentes internacionales han contribuido a difundir la idea de que frenar el cambio climático tiene unos costes elevadísimos. Es precisamente este argumento el que esgrimió el presidente de Estados Unidos Donald Trump cuando sacó a su país del Acuerdo de París. A pesar de esta percepción generalizada, este estudio demuestra lo contrario.

Parte de los actores implicados en este conflicto como gobiernos o lobbies empresariales únicamente consideran en sus cálculos los costes tangibles, fáciles de contabilizar. En cambio, no tienen en cuenta beneficios indirectos, como el ahorro que supone para el sistema sanitario tener aire limpio.

Los investigadores del Centro Vasco para el Cambio Climático han estimado los costes y beneficios de tres escenarios diferentes, los mismos con los que se trabajó en París: mantener las políticas actuales y dejar que la temperatura vaya subiendo de forma descontrolada, llevar a cabo acciones para que la temperatura global en 2100 no sea más de 2ºC superior a la temperatura preindustrial o tomar medidas más radicales para que este aumento no supere 1,5ºC. En los dos últimos casos, el ahorro económico a nivel mundial es notable.

 

La contaminación, un gran coste para la salud

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) siete millones de personas mueren prematuramente cada año a causa de la mala calidad del aire de las ciudades donde viven. La contaminación agrava los efectos de enfermedades cardiovasculares y respiratorias, como el asma, y tiene un impacto sobre otras enfermedades como el cáncer de pulmón, la diabetes, el retraso en el crecimiento fetal y efectos en el desarrollo de los niños.

En una ciudad como Barcelona, hasta el 95% de la población está potencialmente expuesta a niveles de partículas en suspensión que superan las recomendaciones de la OMS. Según los datos de un estudio realizado por la Agencia de Salud Pública de Barcelona, si se redujesen estos niveles de contaminación cada año podrían evitarse 250 muertes y casi 1.500 ingresos hospitalarios.

 

Beneficio global

A nivel mundial, si se alcanzara la meta fijada en el Acuerdo de París entre 2020 y 2050, se estima que las muertes relacionadas con la contaminación se reducirían entre un 21% y un 32%, el equivalente a 90 millones de muertes. Las zonas que más se beneficiarían serían las regiones más pobladas del planeta: China e India, según el mismo estudio. Estos son además, junto con Estados Unidos, los tres países que emiten más cantidad de CO2 a la atmósfera.

En este sentido, China ya está dando los primeros pasos para convertirse en el líder mundial contra el cambio climático, ahora que Estados Unidos ha abandonado esta lucha. China es el país con más instalaciones de energía verde: cerca del 20% de la su energía procede de centrales hidroeléctricas y tiene miles de hectáreas cubiertas por molinos de viento y placas fotovoltaicas.

China es uno de los países que produce más energía solar del mundo.
China es uno de los países que produce más energía solar del mundo.

En cambio, los autores admiten que en Europa el ahorro sanitario no cubriría el coste total de las medidas anticontaminación. Eso sí, el estudio solo contempla el coste de tratar enfermedades respiratorias y no tienen en cuenta otros fenómenos como la meteorología y su efecto en la agricultura o la migración masiva de refugiados climáticos, que podrían tener un impacto en la economía y modificar las fuerzas en la balanza.

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>