Estación Experimental de Zonas Áridas: ciencia a secas

  • Los científicos que conforman el equipo investigador de la EEZA (CSIC) se atreven a estudiar las tierras secas, esos medios extremos que parecen no albergar nada salvo polvo y viento.

Francisco Domingo Poveda (Córdoba, 1961), es Doctor en C. Químicas e Investigador Científico del CSIC y actual Director de la Estación Experimental de Zonas Áridas (EEZA) de Almería, España. Su trabajo investigador se centra en balances biogeoquímicos y en el estudio de los aspectos fisiológicos y micrometeorológicos que influyen en el intercambio gaseoso en ecosistemas semiáridos. Ha liderado la consolidación de los sitios experimentales del sureste de España como lugares de medida a largo plazo de flujos de agua y CO2 de la red internacional FLUXNET. Profesor Asociado de la Universidad de Almería durante más de 10 años impartiendo clases en la Escuela Politécnica de Ingeniería Agrícola y docente en Masters sobre seguimiento del Cambio Global en dicha Universidad y en la Universidad Andina Simón Bolívar de Bolivia. Coordinador del área de Recursos Naturales y Medioambiente de la Agencia Andaluza de Evaluación. Ha participado y liderado numerosos proyectos de investigación tanto nacionales como internacionales y es autor, entre otras, de más de 90 publicaciones del Science Citation Index..

El bosque de Sherwood, la selva Amazónica, las grandes praderas norteamericanas y la sierra de Grazalema se parecen entre sí en el deleite que nos produce contemplarlas porque transmiten, más allá de su belleza cromática, una riqueza de recursos desbordante. No ocurre así con las tierras secas de las que se tiene una visión decadente.desert-243017_1280

Con esta desventaja de “marketing”, los científicos de este centro de investigación salen al ruedo de la competitividad para conseguir proyectos financiados que les permitan continuar investigando. Y lo hacen con una pasión bien controlada, en una jornada laboral sin horarios, con el objetivo común de descubrir qué hay dentro de esos paisajes, cuáles son sus secretos mejor guardados.

Uno de esos secretos desvelados, ha sido el descubrimiento de la importancia que los suelos áridos tienen en el secuestro de carbono inorgánico, es decir, en su papel como sumideros potenciales de CO2 y lo que ello puede suponer para disminuir el calentamiento global originado por los gases de efecto invernadero. Entrevistamos a su actual Director, Francisco Domingo Póveda, doctor en Ciencias Químicas, e integrante del grupo de investigación de Desertificación y Geo-Ecología, que lleva a cabo estudios sobre balances de agua y carbono en medios extremos.

Empezaré preguntándote por los diferentes grupos de investigación de la EEZA que han obtenido sus recursos financieros a través de una serie de proyectos de investigación, internacionales y nacionales, y mediante la firma de contratos comerciales, públicos y privados. Esta variedad, imagino, os ha ayudado a permanecer activos y superar el mal momento que atraviesa la ciencia en España. ¿Crees que en ayuda a la investigación, existe también una cierta tendencia a priorizar unos medios sobre otros?

Creo sinceramente que no. La investigación goza de una neutralidad envidiable en este sentido. La única diferencia que sí se ha producido antes y después de la crisis, es que ahora se prioriza la investigación aplicada muy por encima de la investigación básica, circunstancia que no subscribo para nada.

Te agradecería que me indicaras alguna de las razones por las que las tierras secas son tan infravaloradas como áreas naturales por la sociedad en general aunque sí sean positivamente evaluadas desde el punto de vista del arte o el recreo emocional.

El desconocimiento es, sin lugar a dudas, la razón principal por la que existe esta valoración negativa, quizás acompañada de un acervo cultural difícil de eliminar.

scrub-50784_1280

¿Puede haber influido que se haya realizado una mala práctica de comunicación social de la ciencia?

Sí, totalmente de acuerdo, no se ha comunicado bien y en el peor de los casos, ni siquiera se ha producido esa comunicación.

¿Crees necesario incrementar la visibilidad y usabilidad de los productos de vuestras investigaciones, haciendo esfuerzos concretos para promover la transferencia tecnológica?

Claro, es urgente potenciar los procesos de transferencia tecnológica desde un centro de investigación hacia la sociedad en general, de hecho es uno de los objetivos evaluables que se les exige a este centro y que constituyen uno de los indicadores de su productividad.

Hablemos ahora del balance de carbono en las zonas áridas y semiáridas. La principal característica de las tierras secas es su capacidad para almacenar aproximadamente el 95% del carbono inorgánico del suelo, lo que se conoce como secuestro de carbono inorgánico (SIC) en todo el mundo, vía formación de“caliche”. ¿Podrían entonces tales suelos ser restituidos de su imagen de “sustratos sin interés económico alguno”, al existir este potencial servicio ecosistémico?

Primero hay que aclarar que esta circunstancia a la que aludes, los suelos áridos como potencial almacén de carbono, es el resultado de un proceso geológico de millones de años y que además, está insuficientemente estudiado como para realizar afirmaciones concluyentes. Sí es cierto que se desconoce y por tanto no se incluye como bien ecosistémico, la función del suelo en el balance de carbono de dicho ecosistema. Se conocen porque se ha divulgado así, que tal balance de carbono en el total de la Biosfera se sustenta sobre los océanos y sobre la cubierta vegetal pero no sobre los suelos. Otra salvedad que se ha de hacer es que en tiempo de Cambio Global la velocidad a la que se está modificando el balance de carbono no permite pensar en dichos suelos como herramientas útiles para mitigar sus efectos. La naturaleza, como siempre, marca su ritmo y la especie humana, para variar, se desmarca claramente.

En un intento de recrear cuál sería, en un futuro no demasiado lejano, el desarrollo óptimo de estas denominadas badlands, ¿crees posible la creación de áreas protegidas con el objetivo principal de preservar dichos suelos?

Creo que continúa siendo muy difícil, dada la viciada forma de entender para qué y por qué se protegen determinadas áreas naturales, apoyarse sólo en esta característica ambiental como único objetivo de protección. Lo que sí creo que hay que reivindicar es el papel fundamental del suelo en la foto de conjunto y primar que determinados puntos representativos que alberguen ejemplos de suelos singulares, como los indicados, se preserven de usos inapropiados.

Has dirigido una tesis sobre los flujos de CO2 “anómalos” detectados por las torres de Eddy Covariance, una metodología que conoces a la perfección, situadas en dos suelos carbonatados y semiáridos del Sureste español. Los resultados de esta investigación confirman que dichas emisiones provienen del suelo y no de la vegetación ya que ocurrieron principalmente durante el verano, cuando la vegetación estaba senescente. Dos factores abióticos totalmente distintos controlan estas emisiones: el viento y la presión atmosférica. ¿Estos últimos descubrimientos pueden desmontar de nuevo la idea de que los suelos áridos pueden funcionar como sumideros de cárbono o es un ejemplo más de que para dar una visión holística de un proceso hay que aunar variables espacio-temporales?

Es un ejemplo muy claro de que las investigaciones deben ser lo más completas posibles en tiempo y forma. Parcelamos correctamente los objetivos de estudio pero debemos ser capaces de ir encajando los resultados en una interpretación global y correcta de los procesos naturales.

¿Crees que el papel de la EEZA en la sociedad y en las instituciones administrativas y políticas se incrementaría si este centro divulgara el funcionamiento de los ecosistemas extremos que investigan sus científicos?

Sí, es evidente. Al dar a conocer nuestros conocimientos sobre estos ambientes se contaría con nosotros para la toma de decisiones, por ejemplo, de las administraciones gestoras o para formar e informar con corrección a la sociedad en general, por parte de las instituciones y administraciones involucradas.

¿Necesita la EEZA una Unidad de Divulgación Científica?

Es muy importante contar con una Unidad de Divulgación Científica en este centro y en cualquier centro donde se realice ciencia. Los científicos somos conscientes de que nuestras investigaciones han de saberse transmitir y difundir a distintos colectivos sociales con diferentes usos del lenguaje y apropiadas herramientas de comunicación. Y creemos además, que existen profesionales con capacidades específicas que sabrían hacerlo y con los que estaríamos encantados de colaborar.

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>