Interstellar: un film de ciencia-(poca)ficción

Nos encontramos en un futuro no muy lejano en el que la Tierra se ha vuelto inhabitable y la única solución es emigrar a otro planeta. Un equipo formado por un granjero y otrora piloto de la NASA y tres personas más tiene la misión de explorar una serie de planetas que podrían acoger a la civilización terrícola. Y luego, ya se sabe, pasan cosas.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=KgdHelzuS5M&w=560&h=315]

Ees un film que no te deja indiferente. Se cuentan por decenas las webs y blogs donde se comenta/analiza con opiniones para todos los gustos.

El largometraje posee una estética del universo que te deja aplastado contra la butaca. Simplemente con la primera escena en ausencia de cualquier ruido en el espacio (ya que no hay aire por el cual se pueda desplazar) ya vale la pena el precio de la entrada. Todo está cuidado al milímetro. Y es que detrás de cada director de cine de ciencia ficción, hay un gran físico. En este caso, ese papel lo interpreta Kip Thorne.

El mundo se divide entonces en tres tipos de personas: los que no habéis visto Interstellar,; los que sí la habéis visto, y los que la habéis visto y habéis leído el libro del físico  especializado en agujeros negros y otras movidas Kip Thorne “La ciencia de Interstellar”.

El físico Kip Thorne
Portada del libro “La ciencia de Interstellar”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los segundos probablemente tendréis la sensación de querer saber qué partes de la película son científicamente plausibles y cuáles no, o al menos así me quedé yo antes de leer el libro. Y es que “La ciencia de Interstellar” no solamente te ayuda a entender la trama sino que desgrana las diferentes escenas y las sustenta en una base con evidencias científicas.

Thorne establece tres categorías en las cuales clasifica cada uno de las explicaciones que apoyan lo que pasa en la pantalla.

En primer lugar en la categoría Verdad (del inglés Truth) ordena todos aquellos hecho que están basados en sólidas observaciones. En la categoría Suposición Fundamentada (Educated Guess), Thorne consigue dar algún tipo de explicación basada en teorías actuales pese a no tener evidencias experimentales claras de la misma. Finalmente la categoría más libre artísticamente hablando es la que Thorne llama Especulación (del inglés Aquí viene cuando me lo invento todo). En esta categoría se engloban aquellos aspectos que, pese a no tener una base científica tan sólida como las dos anteriores, se apoyan en hechos que al parecer no serían tan descabellados desde el punto de vista físico. A continuación, describo algunos de los ejemplos de cada categoría.

  • Verdad

- Dilatación temporal: La relatividad especial de Einstein predice que objetos que se mueven a velocidades próximas a la velocidad de la luz sufren una dilatación temporal. La relatividad general, por su parte, establece un efecto similar experimentado por los cuerpos que se encuentran bajo un campo gravitatorio. Ambos efectos han sido demostrados experimentalmente y, de hecho, las correcciones en los relojes de los satélites que se encuentran orbitando alrededor de la Tierra son imprescindibles para que nuestros GPSs no te indiquen Cádiz cuando estás buscando Bilbao. Así, cuando Cooper y su tropa cosmonáutica se acercan al agujero negro Gargantúa, sus relojes avanzan más lentamente que los relojes de la Tierra, de manera que Murph, la hija de Cooper, envejece más rápido que su padre. Mola, ¿eh?

Otros ejemplos que se enmarcarían en esta categoría serían la propia existencia de los agujeros negros o las asistencias gravitatorias que la nave Endurance (la nave espacial con forma de donut) sufre para llegar a su destino con el menor gasto de combustible. En la vida real, la mayoría de misiones espaciales utilizan este mecanismo para impulsarse, como por ejemplo, la sonda Rosetta que se posó en un asteroide el pasado 12 de Noviembre (a la sombra, porque al sol hacía calor).

  • Suposición Fundamentada

- Caer en un agujero negro: Las extremas fuerzas de marea que experimentaría nuestro cuerpo al caer dentro de un agujero negro acabarían con nosotros de inmediato. Este fenómeno se conoce como espaguetificacion. La diferencia entre la gravedad que notarían nuestros pies con con respecto a nuestra cabeza nos partiría literalmente en dos (o más partes, ya que ¿sabías que un espagueti nunca se parte en dos, siempre en tres o más partes?). No obstante, se ha descubierto que teóricamente pueden existir lo que se conoce como singularidades gentiles. Tales singularidades permitirían a Cooper librarse de las fuerzas de marea y alcanzar así el “bulk” o quinta dimensión.

  • Especulación

- Apariencia del Agujero de Gusano: Los agujeros de gusano son túneles en el espacio-tiempo, es decir puedes entrar por un extremo un día determinado y puedes acabar en la otra punta del Universo a saber en qué tiempo. Las ecuaciones de la relatividad general de Einstein permiten soluciones que dan como resultado este tipo de túneles. Por eso los agujeros de gusano no dejan de ser pura especulación matemática. En el largometraje, los tripulantes de la Endurance utilizan el agujero de gusano para trasladarse hasta otra galaxia donde se hayan los tres planetas potencialmente habitables. Un viaje que les hubiese costado miles o millones de años se reduce a tan solo unos pocos.

Queda patente que la base científica que hay detrás del largometraje es bastante sólida. Y aunque probablemente Interstellar no haya aportado nada importante al avance en el conocimiento fundamental de los agujeros negros sí que ha llevado al cine un paso más allá. Cuando uno se da cuenta del trabajo científico que hay detrás de las imágenes, la sensación es incluso mejor. Éste sería uno de los casos en los que podemos encontrar la flor de la que hablaba Richard Feynman.

Y es que cuando el cine y la ciencia se dan la mano, se crean obras de divulgación magníficas.

En conclusión, Interstellar es probablemente la película de ciencia-ficción con más partes de ciencia por cada parte de ficción. Y las partes de ficción son probablemente las necesarias para no calificarla como Documental.

 

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>