Categoría: Otros temas

STRESS LABORAL: ¿TE DICE ALGO?

En los últimos tiempos, “estoy estresado” se ha convertido en una expresión repetida en boca de muchos.

El stress a causa del trabajo ha pasado a convertirse en una situación de lo más habitual. En un mundo laboral cada vez más apremiado por las prisas y la competitividad, los trabajadores se ven afectados de forma cada vez más intensa por lo que se está convirtiendo en uno de los problemas más graves de nuestra sociedad.

Esta situación genera un impacto cada vez más preocupante a nivel económico, social e individual, y puede llegar a tener repercusiones nocivas para la salud física y mental del trabajador, incluso fatales, de no ser prevenidas y atendidas. Es por ello que es importante no ignorarla y poner remedio en cuanto se detecten los primeros síntomas de alarma.

En la siguiente infografía se exponen algunas de sus causas y efectos sobre la salud, y, también,  algunas de las medidas que podemos implementar para contribuir a gestionarlo.

Si quieres compartir esta infografía en redes puedes hacerlo usando este enlace: https://create.piktochart.com/output/37514120-plantale-cara-al-stress-laboral

Share Button

La luz: musa de la Física Cuántica

La Física es, probablemente, una de las disciplinas de la ciencia más difíciles de entender. En especial, la física o mecánica cuántica se antoja particularmente compleja incluso para aquellos que se dedican a ella. Sin embargo, entender qué es y de dónde viene es relativamente sencillo si desglosamos su historia y rescatamos los descubrimientos que dieron lugar a su nacimiento a principios del siglo XX.

La siguiente infografía pretende seguir, cronológicamente, los hallazgos que permitieron formular la Teoría Cuántica, una rama de la física cuyo objetivo es comprender la naturaleza de los fenómenos a escalas espaciales pequeñas.

Todo comenzó con la luz

 

Hoy en día, la mecánica cuántica nos ha permitido descubrir fenómenos increíbles como el teletransporte cuántico, y se está utilizando para desarrollar ordenadores cuánticos que permiten simular viajes hacia atrás en el tiempo, o incluso crear sistemas de cifrado “irrompibles”. Aunque esto, quizá, es mejor dejárselo a los iluminados

Si quieres compartir esta infografía, utiliza el siguiente enlace: https://bit.ly/2ubNYck

Share Button

Fácil y divertido: Ideas para comunicar ciencia a los niños

Share Button

Microblogging o divulgación científica a través de las redes sociales (RRSS)

Share Button

La flexibilidad del lenguaje digital

Share Button

¿Qué nos gusta compartir en redes sociales?

Share Button

Las publicaciones científicas vuelan en Twitter

Share Button

Espacios azules: El agua y sus beneficios ocultos

El agua cubre más del 70% de la superficie de la Tierra (a la cual nos referimos afectuosamente como  ‘planeta azul’), constituye casi el 70% de nuestros cuerpos y no podemos vivir más de cuatro días sin ella. ¿Pero conocemos realmente la importancia e impacto que tiene el agua en nuestro día a día?

Mar_Wikicommons

Un hallazgo en particular ha intrigado a los científicos durante las últimas dos décadas: los ambientes acuáticos o “espacios azules”, tanto en el interior de las masas terrestres como en la costa, parecen atraer a la mente humana más que otros paisajes. De hecho, una encuesta realizada por el filósofo Denis Dutton en 1997 mostró que si se agrega agua a una escena natural, ya sea de manera directa a la vista o como un distante tono azulado que el ojo interpreta como una indicación del agua, el interés por ese paisaje aumenta. Esta investigación ha sido respaldada por múltiples investigaciones, incluido un estudio más reciente que, realizado en la Escuela de Medicina de la Universidad de Exeter (Reino Unido), confirmó la preferencia que tienen las personas por el agua al presentar varias imágenes de paisajes a un grupo de sujetos e introducir gradualmente más y más agua en las fotografías que se mostraban para evaluar el nivel de interés.

brain-962650_1920¿Por qué ocurre esto exactamente? Los principales expertos están de acuerdo en que nuestro afecto por el agua es el resultado de cuatro cosas. El hecho de que consideremos “hermoso” cualquier paisaje natural, incluídos los elementos de la naturaleza que ayudaron a asegurar nuestra supervivencia como especie (por ejemplo las praderas de caza, los bosques de refugio, una fuente cercana de agua, etc.) y – tal como nos explica Wallace Nichols en su libro Blue Mind (2014) – una creciente evidencia que apunta a la influencia del agua, e incluso su sonido, sobre la atención, la neuroplasticidad y la salud humana. Es decir, la capacidad del agua para (estemos ubicados en frente, encima o debajo de ella) sumergir nuestras mentes en un estado moderadamente meditativo caracterizado por la calma, la claridad y el aumento de la creatividad; su impacto positivo en el proceso de desarrollo de nuestro cerebro; y los beneficios a nivel de nuestra salud física y mental. Aunque por ahora, nadie lo sabe a ciencia cierta.

Hoteles con vista al agua. Diseño CanvaEn cualquier caso, los científicos no son los únicos que están al tanto de la situación. Los agentes inmobiliarios y los hoteleros, por ejemplo, son conscientes de que las personas están dispuestas a pagar más por las casas y habitaciones de hotel con vistas acuáticas, y de que aquellos que no pueden permitirse tales puntos de vista todavía buscan la cercanía a estos entornos en su tiempo libre. No es de extrañar que los centros turísticos costeros se encuentren entre los destinos turísticos más populares de la Unión Europea. Así mismo, los gobiernos y planificadores urbanos se encuentran actualmente buscando formas de poner este conocimiento en práctica y convertir el agua en una herramienta para promover la salud de la comunidad. Ejemplos claros de estos esfuerzos son el Proyecto Sea Change (2015) y la Iniciativa de investigación Blue Health  (2016-2020) – ambos financiados por Programa Marco de Investigación e Innovación de la Unión Europea (H2020).

Estas dos iniciativas pioneras tienen objetivos establecidos. Sea Change busca formas en las que se pueda alentar a las personas a proteger y conservar el mar a través de la educación interactiva, mientras que Blue Health se enfoca en investigar el impacto de los diferentes ambientes acuáticos sobre las enfermedades y la promoción de la salud. Al empoderar a los ciudadanos con un más profundo conocimiento de sus ríos, lagos, mares y otros cuerpos de agua (incluidos los artificiales en lugares urbanos) ambos proyectos apuntan a que las comunidades tomen medidas directas y sostenibles hacia sus “espacios azules”, lo cual se traduce en comunidades más responsables y, en última instancia, un planeta más saludable. ¿No es esto emocionante?

Dada la relativa novedad y complejidad del tema, todavía son muchas las cosas que la ciencia moderna no ha conseguido dar por hecho sobre el agua y sus beneficios. Sin embargo, la cantidad cada vez mayor de datos sugieren que es un asunto a considerar y explorar seriamente desde un punto de vista multidisciplinario e incluso a nivel internacional. No se descarta la posibilidad de que, siguiendo el ejemplo de la Unión Europea y respaldados por los resultados científicos, la economía y el inherente afecto humano por el agua, otras naciones del mundo emprendan proyectos similares en un futuro cercano.

Share Button

El poder del lenguaje: Del origen a la era digital

El lenguaje humano es una de las particularidades de nuestra especie que más quebraderos de cabeza sigue dando a la ciencia. Desentrañar su origen y trazar su evolución ha llevado a investigadores de diversas disciplinas a un arduo debate. Sin embargo, a pesar de que todavía no comprendemos del todo de dónde viene ni cómo funciona, somos capaces de utilizarlo a diario, y es una de las herramientas más poderosas que tenemos y que condiciona nuestro comportamiento, nuestra supervivencia y nuestra forma de vida.

Ilustración: Iván García
Ilustración: Iván García

De la información emerge el lenguaje:

La información, no obstante, es un concepto flexible, algunos hasta dirían promiscuo o incluso infiel, a veces, al lenguaje. Según cómo se definan los términos, no todo lo que entendemos por información es lenguaje. La información, en algunos contextos, puede ser un subproducto de nuestra conducta, una consecuencia involuntaria de nuestro comportamiento. En estudios sobre comunicación animal, esta idea se conoce como información social inadvertida y de ella parten algunas teorías actuales que aspiran a explicar la aparición de elementos clave en la evolución del lenguaje como son las señales comunicativas.

Los biólogos H. Martin Schaefer y Graeme Ruxton ilustran estas propuestas en su revisión de 2012, “By-product information can stabilize the reliability of communication”, con el ejemplo de “las marcas del tigre”. Los tigres suelen marcar su territorio rasgando la corteza de los árboles lo más alto que pueden: una demostración de su tamaño corporal cuya finalidad es mantener a raya a sus competidores. Sin embargo, los expertos sugieren que, originalmente, estos arañazos podrían haber sido resultado de otros comportamientos no relacionados con la comunicación intencional, como estirar la musculatura o afilar las garras. Es posible que los tigres comenzaran a extraer, indirectamente, información sobre la capacidad competitiva de sus rivales a partir de estas marcas involuntarias, lo que habría beneficiado a los individuos de mayor tamaño. La selección positiva de este comportamiento podría haber llevado a la ritualización de la conducta y, en consecuencia, a su evolución en una señal comunicativa que advierte de la fuerza relativa del emisor.

Las señales comunicativas y el cotilleo nos llevan al lenguaje hablado:

Con independencia de lo acotada (o no) que sea la definición de información empleada, los estudios comparativos entre humanos y animales no humanos se utilizan desde hace décadas para entender el origen y la evolución del lenguaje hablado. Nuestros parientes más cercanos (el resto de especies del orden de los primates) han resultado ser un modelo útil para plantear hipótesis sobre el tema. Dentro de este marco comparativo, existen tres enfoques principales que tratan de explicar cuáles son los elementos de partida y cómo ha sido su transición hasta el desarrollo del lenguaje humano: el primero sitúa el origen del habla en las vocalizaciones de los primates; el segundo considera la comunicación gestual de los grandes simios como la base de la comunicación humana; una tercera aproximación multimodal combina las dos anteriores. Por otro lado, las presiones ambientales que han moldeado las señales comunicativas a lo largo de nuestra evolución son varias, y entre ellas encontramos aspectos relacionados con la funcionalidad del lenguaje. Una de las teorías más famosas sobre la función del habla, que se ha postulado como potencial agente promotor de la evolución del lenguaje humano, es la teoría del cotilleo de Dunbar.

Robin Dunbar, antropólogo de la Universidad de Oxford, propuso, hace ya un par de décadas que, con el incremento del tamaño y la complejidad de las sociedades humanas, el desarrollo del lenguaje fue fundamental para mantener la estabilidad y la cohesión social. En el resto de sociedades primates, la conducta de grooming (acicalamiento) permite formar coaliciones, alianzas y mantener los lazos sociales con otros miembros del grupo. Este comportamiento, sin embargo, limita el número de individuos que pueden interactuar a la vez. En sociedades tan grandes como la humana, en las que cada persona puede mantener contacto regular con un máximo de 150 individuos (lo que llamaríamos “nuestro entorno de familiares y amigos”), el lenguaje resulta ser un mecanismo de cohesión social mucho más eficiente que el grooming.

Aunque podamos pensar que la función principal del lenguaje es la transmisión de conocimiento, los estudios sociológicos muestran que más del 50% de nuestras conversaciones está destinado al intercambio de información social. Comunicarnos mediante el habla nos permite, entre otras cosas, expandir nuestra red de contactos, intercambiar información sobre los cambios que ocurren en nuestro entorno, pedir consejo, discutir sobre situaciones hipotéticas, llamar la atención sobre nuestras cualidades para formar alianzas o encontrar pareja, engañar a los demás para sacar provecho de una situación evadiendo las consecuencias y controlar a quienes se saltan las normas. Este último punto es especialmente relevante, y aquí es donde entra en juego el cotilleo, que funciona como un medio de contención y de represalia para todos aquellos que intentan desestabilizar (y hackear) el sistema social.

Tiempo que dedicamos a diversos temas de conversación. Dunbar, R. I., Marriott, A., & Duncan, N. D. (1997). Human conversational behavior. Human nature, 8(3), 231-246. Ilustración: Iván García
Tiempo que dedicamos a diversos temas de conversación. Dunbar, R. I., Marriott, A., & Duncan, N. D. (1997). Human conversational behavior. Human nature, 8(3), 231-246. Ilustración: Iván García

¿Cómo hablar mal de otros se convierte en un procedimiento de castigo social?

Las normas sociales son un conjunto de estándares de conducta, basados en una serie de creencias compartidas culturalmente dentro de un grupo, que establecen cómo se han de comportar los miembros de la sociedad en una situación dada. Esta cultura común proporciona una identidad de grupo que se puede expresar en formas tan complejas como la religión o la moral, y es el pilar fundamental para que se establezcan relaciones de confianza. Para mantener la unidad social es necesaria la confianza, la cual, está mediada por el lenguaje. La confianza en los demás es lo que nos permite cooperar y establecer alianzas y relaciones afectivas.

Los humanos, al igual que la mayoría de primates, nos caracterizamos por ser extremadamente gregarios. Este, no es un rasgo arbitrario, sino más bien adaptativo: la vida en grupo presenta una serie de ventajas fundamentales para nuestra supervivencia, como la protección frente a depredadores (o enemigos) o el fácil acceso a potenciales parejas sexuales. Este sistema, sin embargo, no es perfecto, y tiene sus costes: la competencia por los recursos incrementa el estrés entre los miembros del grupo y, por ende, las probabilidades de conflicto. A pesar de ello, vivir en sociedad nos compensa y asumimos los riesgos que se derivan, pero siempre existen detractores del sistema que abusarán de la confianza para obtener los beneficios de la vida social sin pagar sus costes. Estos estafadores sociales se aprovechan de la predisposición de otros a la confianza para engañar. Por suerte, parece ser que los humanos somos muy sensibles a las opiniones de los demás, por lo que tendemos a modificar nuestra conducta para evitar que hablen mal de nosotros. El cotilleo, por tanto, entendido como crítica y desaprobación de ciertos comportamientos, previene que los individuos de una sociedad se conviertan en estafadores sociales, manteniendo así la estabilidad del grupo.

El lenguaje también es mediador en las relaciones de confianza que se establecen en la Red:

En la era de la información, las redes sociales se han convertido en el principal canal por el que se comparten contenidos digitales. Este tráfico de información se basa en la confianza que existe entre el usuario y sus seguidores. La selección que hagamos de esos contenidos que compartimos tendrá un gran impacto en las opiniones de todas aquellas personas que estén conectadas con nosotros a través de estas plataformas. Este intercambio de cultura virtual permite unificar los puntos de vista a nivel global e ir adaptándolos mediante la agregación de nuevas críticas, opiniones y creencias. Es el cotilleo a gran escala, en un mundo donde todos tenemos un papel activo en la información que se transmite.

La digitalización de la información nace y evoluciona a partir de la creación de nuevos lenguajes, como la programación en html o el lenguaje audiovisual, y a lo largo de las últimas décadas, ha ido cambiando nuestra manera de comunicarnos. Pero el lenguaje, además, tiene el poder de moldear nuestra forma de pensar. Esta idea del lenguaje como escultor del modo en el que percibimos el mundo, quedó maravillosamente representada en la oscarizada película de ciencia ficción de 2016 La llegada, del director canadiense Denis Villeneuve. En el siguiente video, la psicóloga Lera Boroditsky profundiza en este poder transformador del lenguaje con ejemplos reales de sus investigaciones.

 

¿Hasta qué punto la revolución digital será capaz de modificar cómo pensamos?

Share Button

Robots contra la soledad

Barcelona, 4 de febrero 2019 | Francesco Schiraldi

Al cabo de unos años habrá unos robots muy monos que echarán los perros a la calle ¡Descubre cómo la tecnología puede llegar a substituir el mejor amigo del hombre!

Robots contra la Soledad

Share Button