Categoría: Otros temas

1194871704_20200120135521-k3FB-FLIEXV21DZPL6L8D-992x558@LaVanguardia-Web

Lo que necesitas saber del coronavirus

Con el segundo caso confirmado del virus en Estados Unidos, la preocupación mundial por la propagación de esta nueva infección no para.

Este viernes el Centro Nacional de Control y Prevención de Enfermedades  informó que una paciente de 60 años, que llegó a EE.UU. el 13 de enero desde Wuhan, epicentro del brote en China, fue aislada y está bajo tratamiento. Sumándose a los ya 887 contagiados y al menos 26 muertos que ha dejado esta nueva cepa del virus.

¿Cómo comenzó esto?

El 31 de diciembre la Organización Mundial de la Salud fue alertada de severos casos de neumonía en Wuhan, la ciudad más poblada en la zona central de China, con 11 millones de habitantes. Una semana después, el 7 de enero, autoridades chinas confirmaron la identificación de un nuevo virus de la familia de los coronavirus, denominado “2019-nCoV”. El cual se propagó rápidamente llegando a  Tailandia, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Estados Unidos y Francia.

Primera imagen publicada del nuevo virus. Fuente: Instituto Nacional para el Control y la Prevención de Enfermedades Virales de China.
Primera imagen publicada del nuevo virus. Fuente: Instituto Nacional para el Control y la Prevención de Enfermedades Virales de China.

Lo que se sabe es que puede infectar tanto a animales como a personas, provocando enfermedades respiratorias, desde un resfriado común hasta dolencias más graves, como la neumonía o el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), que en 2003 provocó la muerte de unas 800 personas.

El origen exacto del brote aún es desconocido, pero autoridades sostienen la teoría que fue desde un mercado de animales vivos de Wuhan. A pesar de esto, su transmisión también podría darse de persona a persona, a través de la tos o los estornudos.

En tanto, el CDC encontró que el 22% de los 198 primeros infectados, tenía exposición directa al mercado de la carne, y el 32% tenía contacto con personas que tenían fiebre o enfermedad respiratoria. Pero aproximadamente la mitad no había estado en el mercado, ni había tenido contacto con nadie que estuviera enfermo.

¿Qué se está haciendo?

Por ahora no existen medicamentos aprobados para tratar este nuevo brote de coronavirus. Mientras tanto el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró que no declararán aún emergencia internacional, “no se equivoquen, es una urgencia en China. Pero aún no es una urgencia sanitaria mundial. (Aunque) podría convertirse en ello”, sentenció tras dos días de reuniones del Comité de Emergencias.

Autoridades del gigante asiático suspendieron los eventos deportivos hasta abril y cancelaron la celebración del Año Nuevo chino. Además desde el jueves 23 prohibieron a los residentes de Wuhan abandonar la ciudad.

Entre las últimas medidas tomadas se encuentra la construcción en tiempo récord, solo días, de un hospital con mil camas para afrontar este nuevo virus mortal.

Algunas imágenes de los últimos días:

 Policías en Beijing / Kevin Frayer (Getty Images)

Héctor Retamala / AFP Via Getty Images

Leo Ramirez / AFP Via Getty Images

Mast Irham/EPA-EFE/Shutterstock

 

Share Button

Selfies y museos

museum-selfie-day

Imagen de culturethemes

Desde hace 7 años, cada enero se celebra el Museum Selfie Day. Esta iniciativa digital busca animar a los visitantes para que publiquen en twitter o instagram selfies tomados en los museos. El evento es promovido por Max Dixon, miembro de Culture Themes, y cuenta con la participación de muchos museos alrededor del mundo. Este año, el día elegido para el evento fue el miércoles 15 de enero.


¿Quién no se ha tomado un selfie? Los selfies forman parte de nuestra vida cotidiana y se ha dicho mucho sobre ellos. Por esto no es sorpredente que hayan captado también el interés de los investigadores. Se han realizado muchos trabajos al respecto, a menudo desde una perspectiva psicológica, que se han centrado en los aspectos narcisistas de la práctica. Sin embargo, aún hay poca información sobre los selfies en museos. Un buen ejemplo es la investigación ”Art/Self As Art: Museum Selfies As Identity Work” realizada por Kozinets, Gretzel y Dinhopl, quienes buscaban entenderlos desde una perspectiva holística, contextualizada y cultural, centrando su análisis en museos de arte contemporáneo.

Los investigadores empezaron revisando diferentes definiciones entre las que resalta la de Levin. Para él, los selfies son “retratos de uno mismo en el acto de autorretratarse”. Luego, observaron el comportamiento de las personas en los museos, a las que se los tomaban y a las que no. También analizaron numerosas publicaciones en redes sociales. Finalmente, concluyeron que esta práctica no es solo una manifestación de la propia identidad, sino también es un acto social, un llamado a la conexión, una respuesta a la competencia y un acto de mimetismo.

La infografía, a continuación, presenta diferentes tipos de performances relacionadas con la toma de selfies que se desarrollan en los museos.


Por otro lado, the Art Assignment ha publicado un video sobre los selfies desde la perspectiva de la historia del arte. Este programa es co-producido por PBS Digital Studios y Complexly, y dirigido por la curadora Sarah Urist Green. Es interesante ver cómo estos se originan desde la aparición de la fotografía y cómo van cambiando en el tiempo.

Es necesario que los museos reconozcan la importancia de la toma de selfies, estos reflejan el rol social de los objetos en la vida de las personas, por lo que los museos deben facilitar estas relaciones. En esta línea, el blog Edgital dice que este reconocimento está alineado al cambio de perspectiva de centrarse en los objetos a enfocarse en las audiencias.

Edgital evalúa también si los selfies se pueden considerar como engagement, a lo que responde:

¿Y si nunca se toman el tiempo para tener una interacción más profunda con el arte? Está bien. Estamos aquí para que nos usen como quieran. No existimos para asegurarnos de que todos tengan un momento transformador con el arte, pasen horas admirando las pinceladas, la composición y la luz. Estamos aquí para que nuestro público facilite una interacción significativa con el arte / historia / ciencia por sí mismos

Por otro lado, Elizabeth Hunter dice, en base a su investigación, que los selfies en museos pueden ser un puente entre las colecciones y un público digitalmente comprometido.  Así, representan una oportunidad para que las instituciones, grandes y pequeñas, aumenten la asistencia y el compromiso de los visitantes, y abran un diálogo sobre nuevas formas de relacionarse. Además señala que los selfies en los museos nos recuerdan que estos son lugares, lugares reales, con direcciones físicas, que queremos visitar.

Finalmente, si bien muchos museos participan del #museumselfieday y otros tantos utilizan la toma de selfies como estrategia, aún hay muchas instituciones que han dejado pasar la oportunidad de interactuar con sus visitantes. Este tipo de interacciones permiten no sólo la apropiación de los museos, sino también la creación de vínculos fuertes y dinámicos con las comunidades que los rodean, a la vez que visibilizan al museo, sus colecciones y a su personal.

Share Button

Alzheimer: más de un siglo de investigación y la esperanza de un tratamiento

Es considerada la epidemia del siglo XXI. Según la Organización Mundial de la Salud, se detecta un caso nuevo de Alzheimer cada tres segundos, lo que equivale a 10 millones de casos nuevos por año en el mundo. Fue descubierta entre 1901 y 1906, por el médico Aloysius Alois Alzheimer, pero aún queda mucho por investigar en prevención y tratamiento.

Cuando a William Utermolhen, artista plástico, le diagnosticaron la enfermedad de Alzheimer en 1995, tenía 61 años. Al contrario de lo que hacen muchas personas en esta situación, su respuesta fue seguir pintando y comenzar una serie de autorretratos.

El registro del olvidado

William Utermohlen: Art and Alzheimer’s from Urban Times on Vimeo.

Es un caso reconocido, comentado y, hasta, ampliamente publicado en medios relacionados con el arte pero también con la salud. Porque a medida que avanzaba la enfermedad, el pintor exploraba nuevas técnicas y formas de expresión.

self portrait with mug

Fuente: https://www.williamutermohlen.org/

Incluso, muchos creen que alcanzó una nueva dimensión artística, menos figurativa y más expresiva. Pero la pregunta es: ¿cuánto de Utermolhen quedó en esas obras que realizó y cuánto fue producto del otro Utermolhen, del que tenía Alzheimer?

William falleció en 2007, siempre acompañado de su mujer e historiadora de Arte, Patricia, quien además se ocupó de difundir y dar a conocer aún más la vida y obra del artista.

Alzheimer en números 

Fue descubierto por el psiquiatra y neurólogo alemán Aloysius Alois Alzheimer entre los años 1901 y 1906, cuando identificó y publicó, por primera vez, los síntomas de la patología que luego llevaría su apellido.

Actualmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define al Alzheimer como la forma más común de demencia, caracterizado por el deterioro de la función cognitiva. Se calcula que representa entre un 60% y un 70% de los casos de demencia en el mundo y que hay un nuevo caso de Alzheimer cada tres segundos. El equivalente a 10 millones de casos nuevos cada año.

Los síntomas que se presentan pueden ser diversos pero todos relacionados con la neurodegeneración. Y tal como indica el Hospital Clinic de Barcelona en su sitio web: “es incurable y no hay tratamientos que puedan evitar su avance”.

Según las previsiones de la OMS: en el año 2050 habrá más de 150 millones de personas con enfermedad de Alzheimer en el mundo. El coste asociado a esta enfermedad y otras demencias equivale al 1% del PIB mundial. Por todo esto, muchos la consideran la epidemia del siglo XXI. Otros, el precio que estamos pagando por la prolongación de la esperanza de vida. A menos que se encuentre el tratamiento efectivo que permita curarla. Algo que aún está pendiente.

Share Button

‘Big data’: cuando la tecnología salva vidas

 

Photo by John Middelkoop on Unsplash
Photo by John Middelkoop on Unsplash

Accedes a una página web y tu visita queda registrada. Compras on-line y la publicidad te seguirá sugiriendo productos similares. Hasta puedes conocer la frecuencia de vuelos y el perfil de los turistas que viajan a cualquier ciudad del mundo.

Es la revolución del ‘big data’. En la era de la inteligencia artificial, ‘big data’ (o datos masivos) hace referencia al conjunto de datos de gran tamaño y complejidad que son generados constantemente por nuevas fuentes. Son datos de una gran variedad (texto, imágenes, vídeo…) y se presentan en mayores volúmenes y a una velocidad superior respecto a hace tan sólo unos años. A estos rasgos se los conoce como las tres V (variabilidad, volumen y velocidad). En los últimos años se han añadido otras dos V: valor y veracidad.

Más allá del ámbito del consumo, muchos otros sectores generan constantemente datos a gran escala.

Photo by NASA on Unsplash
Photo by NASA on Unsplash

Es de sobras conocido el papel crucial del ‘big data’ en el mundo empresarial y de marketing. Pero más allá del ámbito del consumo, muchos otros sectores generan constantemente datos a gran escala. En el campo médico, por ejemplo, la digitalización del diagnóstico por imagen, el reemplazo del papel y el desarrollo de la biotecnología contribuyen de forma importante al aumento del volumen de información.

Pero identificar el valor de los datos pasa no sólo por analizarlos, sino por plantearse las preguntas correctas e identificar retos. La tecnología digital está cambiando la forma en que la sociedad se adelanta a los problemas. En los últimos años el ‘big data’ ha empezado a jugar un importante papel, por ejemplo, en la gestión de los desastres naturales.

Las nuevas tecnologías son un recurso imprescindible no sólo en la preparación ante una catástrofe sino también después de que haya ocurrido. Invertir en reducción y prevención de riesgos tiene un gran valor. Además del aumento de supervivientes, que es sin lugar a duda la prioridad, contar con tecnología digital ayuda a minimizar los costes económicos, ya que posibilita una mayor eficiencia y organización. Es decir, salvar más vidas con menos dinero.

La localización de zonas de inundaciones o de áreas propensas a sufrir desprendimientos utilizando nuevas tecnologías permite mapear los peligros a los que se exponen una ciudad y considerar sus puntos débiles. Con tan sólo un dron, una cámara en un coche y un ordenador es posible documentar en sólo unos días la totalidad de los edificios de una ciudad. Pueden entonces identificarse cuáles son vulnerables, por ejemplo, a un terremoto y qué estructuras deben mejorarse.

  Con tan sólo un dron, una cámara y un ordenador es posible documentar en sólo unos días la totalidad de edificios de una ciudad e identificar cuáles son vulnerables.

Se ha descubierto que la mayoría de las pérdidas tras un desastre natural son daños materiales en los hogares. Entre un 40 y un 90% de las pérdidas privadas son viviendas que por su construcción o situación en áreas de riesgo no soportaron el desastre. Así los programas de modernización de casas para hacerlas más resistentes son herramientas claves para evitar futuros daños.

Photo by NOAA on Unsplash
Photo by NOAA on Unsplash

Más allá de la prevención, la rapidez del uso del ‘big data’ tras una catástrofe permite tomar acción de inmediato sobre el terreno, permitiendo facilitar información fiable y de primera mano para la intervención humanitaria. Así es posible localizar a los afectados y gestionar el envío de equipos de rescate. Posteriormente, la tecnología digital permite documentarse para preparar los planes de reconstrucción en tiempo récord. Así, al aumento de supervivientes y la reducción de daños materiales se une una menor interrupción de las actividades económicas.

Utilizar las nuevas herramientas digitales será especialmente importante en los países menos desarrollados, que disponen de menos medios. La gestión del devastador terremoto de Haití en el año 2010 fue uno de los primeros casos en el que el procesamiento de los datos registrados sobre el empleo de los teléfonos móviles permitió estimar la movilidad de la población, y consecuentemente, distribuir apropiadamente la ayuda humanitaria.

Gracias a la ayuda de la tecnología seremos capaces de crear ciudades inteligentes. Además, deberíamos contar con las políticas correctas de evaluación y gestión de catástrofes naturales.

Vivimos en una era en la que el ‘big data’ y la inteligencia artificial avanzan a toda velocidad. El reto está en saber identificar su potencial y utilizar la tecnología para dar solución a los problemas existentes, empezando por los sociales y humanitarios. La tecnología al servicio de la sociedad. Y no al revés.

Image by Hermann Traub from Pixabay
Image by Hermann Traub from Pixabay
Share Button

La importancia de actualizar el software

Cuando te acostumbras a un programa es normal que te resistas a cambiar. Una vez que has aprendido todos los trucos tienes que volver a ponerte al día. Pero tiene su recompensa. No sólo haces trabajar las neuronas, sino que además obtienes muchas más funcionalidades y seguridad en tu trabajo.

Así que… administrador, actualiza al nuevo iWordPress.

descarga

Share Button

Humanizar la salud: nuevo reto para la Medicina

Cuando hablamos de medicina y asistencia sanitaria, inmediatamente pensamos en seres humanos. Ciertamente, son actividades que no se conciben sin ellos pero, paradójicamente, y de forma paralela al desarrollo tecnológico, se viene observando una creciente deshumanización de las mismas.

Vivimos una deshumanización de lo intrínsecamente humano y eso itiene consecuencias en los pacientes, en los profesionales, y en el resto de la sociedad.

Sin excepción, en algún momento todos vamos a vernos afectados por eventos que nos pueden colocar en situación de vulnerabilidad vital, propia o de alguna persona allegada. Enfermedades de todo tipo o situaciones  de transición vital, como el nacimiento o la muerte, se encuentran entre ellos.

En dichas situaciones, la tecnología ha de ser un medio para mejorar la asistencia, no el centro de la misma. El centro de la atención sanitaria, aunque ésta conlleve en muchos casos un soporte tecnológico importante y complejo, han de ser las personas que la necesitan y, además de las cuestiones orgánicas, sus necesidades psicoemocionales individuales también han de ser tenidas en cuenta y atendidas para facilitar lo máximo posible los procesos vitales en los que se encuentran inmersas.

HUMANIZAR LA ASISTENCIA SANITARIA

Fuentes consultadas:

http://www.fundacionhumans.com/analisis-de-la-situacion-de-los-aspectos-humanisticos-de-la-atencion-sanitaria-en-espana/

https://www.efesalud.com/humanizacion-formar-profesional-paciente/

http://www.medicosypacientes.com/articulo/dr-sanchez-martos-la-humanizacion-de-la-asistencia-sanitaria-es-un-reto-de-calidad

Si quieres compartir esta historia, puedes utilizar este link.

Share Button

La impresión azul

En la actualidad es muy fácil captar grandes momentos para la posteridad con cualquier dispositivo tecnológico, ya sea una cámara, un smartphone, una tablet… Lo que sin duda nos aleja de interesantes técnicas como la cianotipia, una técnica fotográfica alternativa que se descubrió en 1842 y que fue usada en divulgación científica por primera vez por la botánica Anna Atkins. 

Si quieres aprender la base científica de este proceso y recrearlo en casa, en “La Química del Azul” encontrarás todo lo que necesitas saber. La química también puede ser divertida. ¿Y tú, te atreves?

 

La Química del Azul

 

Fuentes de información:

1. Alternative Photography

2.Chemistry and Light

3. The New York Public Library

Para compartir “La Química Azul” utilizar el siguiente enlace: https://spark.adobe.com/page/C2VGjJx8VPfrh/

Share Button

Neurobiología vegetal: la última frontera entre la ciencia y la ética

En los últimos años, el vegetarianismo y el veganismo se han convertido en tendencias globales en las que el número de personas que adoptan estas filosofías de vida crece exponencialmente cada año. El consumo de productos libres de crueldad animal es la respuesta a un sentimiento de empatía hacia individuos de otras especies que se ha ido desarrollado y calando en la sociedad gracias al avanzado conocimiento generado sobre el mundo animal y la autocrítica a nuestros hábitos y el impacto resultante de éstos. En otras palabras, todas aquellas personas que abrazamos estas ideas hemos reflexionado sobre las consecuencias de nuestras acciones y hemos aprendido cuál es realmente nuestro lugar en este complejo ecosistema de interrelaciones entre especies: cuál es nuestro papel en el equilibro de las cosas. O al menos, eso creemos…

Cuando un omnívoro se interponte entre tu ética y tu plato, el principal reproche es que las plantas también son organismos vivos, e irónicamente, se nos cuestiona nuestra compasión hacia ellas. El contraargumento que se suele proporcionar es que los organismos vegetales no sienten dolor porque no tienen un sistema nervioso y, por tanto, no sufren. Este razonamiento, personalmente, nunca ha terminado de convencerme y, para defender mi postura, siempre he recurrido a otros argumentos, como la organización modular de las plantas y su capacidad de autorregeneración. Aún así, estas explicaciones no resuelven la cuestión de si mi postura, realmente, está libre de sufrimiento. ¿Cómo podemos estar seguros de que las plantas no sienten dolor? Aunque un animal tenga capacidad de regenerar sus extremidades, como ocurre con las estrellas de mar, ¿nos parece ético amputarle un brazo para hacer un guiso? Entonces, ¿por qué no nos importa hacérselo a una planta?

Está claro que tratar de dar una respuesta a todas estas preguntas es, como mínimo, polémico. Pero, en mi búsqueda de intentar comprender el impacto de mis decisiones sobre los individuos que conforman el mundo vegetal he descubierto cosas increíbles sobre las plantas que cambian totalmente el marco conceptual que tenemos de estos organismos. Este es mi pequeño homenaje a las plantas: unos seres silenciosamente activos y con una extraordinaria vida secreta que pocos conocen…

Raíces y neuronas
Tras este pequeño viaje al fascinante mundo oculto de las plantas, queda todavía una pregunta por resolver: ¿las plantas sienten dolor? La respuesta no está clara, pero la ciencia no está muy lejos de resolver este enigma. Se sabe que las plantas pueden producir anestésicos al igual que nosotros liberamos sustancias químicas para calmar el dolor de forma natural. Además, estudios recientes han demostrado que las plantas responden a la anestesia empleada en humanos de forma similar a como lo hace nuestro cuerpo.

Plantearnos si es ético o no comerse una planta, más allá de los problemas que se derivan de la agricultura industrial, nos supondría un tremendo dilema. Pero, en cualquier caso, lo que sí debemos plantearnos es la forma en la que observamos y nos aproximamos a estos extraordinarios organismos, con los que hace mucho mucho tiempo compartimos un ancestro común.

Para compartir esta historia, utiliza el siguiente enlace:

https://adobe.ly/2JHmrdk

Share Button

Importancia de la vacunación: en la rabia es la principal opción de prevención

La rabia es una enfermedad vírica con una mortalidad del 99% que causa decenas de miles de muertes al año. A pesar de ser una de las enfermedades que conocemos desde hace más tiempo, aún sigue siendo de las más peligrosas y mortales, y aunque en los países más desarrollados la tengamos casi olvidada porque nuestro estado es “libre de la enfermedad” desde hace décadas, aún estamos en riesgo de que el virus pueda penetrar. Por otra parte, en los países en vías de desarrollo produce miles de muertes y es necesario actuar para poder controlarla y prevenir su diseminación. La mejor manera de hacerlo es mediante la vacunación. Puedes conocer en este enlace cómo es la enfermedad, cómo se transmite, cómo se previene, y cuál es la estrategia actual de control:

La rabia: incurable y MORTAL

Share Button

STRESS LABORAL: ¿TE DICE ALGO?

En los últimos tiempos, “estoy estresado” se ha convertido en una expresión repetida en boca de muchos.

El stress a causa del trabajo ha pasado a convertirse en una situación de lo más habitual. En un mundo laboral cada vez más apremiado por las prisas y la competitividad, los trabajadores se ven afectados de forma cada vez más intensa por lo que se está convirtiendo en uno de los problemas más graves de nuestra sociedad.

Esta situación genera un impacto cada vez más preocupante a nivel económico, social e individual, y puede llegar a tener repercusiones nocivas para la salud física y mental del trabajador, incluso fatales, de no ser prevenidas y atendidas. Es por ello que es importante no ignorarla y poner remedio en cuanto se detecten los primeros síntomas de alarma.

En la siguiente infografía se exponen algunas de sus causas y efectos sobre la salud, y, también,  algunas de las medidas que podemos implementar para contribuir a gestionarlo.

Si quieres compartir esta infografía en redes puedes hacerlo usando este enlace: https://create.piktochart.com/output/37514120-plantale-cara-al-stress-laboral

Share Button