Categoría: Medio Ambiente

Biomímica: Innovación sustentable inspirada por la naturaleza

La biomímica es la disciplina que busca inspirarse en las formas, procesos, sistemas y organismos de la naturaleza (aquellos que han sido exitosos a través del tiempo) para resolver problemas y adaptarnos mejor la vida en nuestro planeta.

Como dice el arquitecto Michael Pawlyn “Se podría considerar a la naturaleza como un catálogo de productos, y todos ellos se han beneficiado de un periodo de investigación y desarrollo de 3.800 millones de años. [...] Dado ese nivel de inversión, tiene sentido usarlo”

Y sin embargo, su aplicabilidad en todos los ámbitos a nivel mundial hacen de la biomímica mucho más que buen diseño. Merece la pena conocer más sobre esta nueva, vieja disciplina y comenzar a regar la voz para que más personas sepan de ella.

Biomímica

Share Button

El anidamiento de la tortuga olivácea: un espectáculo natural amenazado

De las siete especies de tortugas marinas que existen, seis de ellas están amenazadas. Una de ellas es la tortuga olivácea o golfina (Lepidochelys olivacea), muy extendida y explotada. Esta especie de tortuga, junto a la tortuga lora, del mismo género, tienen la particularidad de realizar anidamientos sincronizados en masa (arribadas), una ceremonia singular que puede reunir de cientos a miles de tortugas en una misma playa durante un periodo de unos pocos días. Todo un espectáculo natural. Lamentablemente, las poblaciones de tortugas han disminuido drásticamente en algunas zonas, especialmente en Malasia, Tailandia o Indonesia. Merece la pena conocer más sobre estas pequeñas tortugas marinas, cuáles son las amenazas para la especie y cómo podemos atenuarlas.

La arribada de la tortuga olivácea
Comparte: https://adobe.ly/2uufqlM

Fuentes consultadas:

Varo-Cruz, N., Monzón-Argüello, C., Carrillo, M., Calabuig, P., Liriz-Loza, A. (2015). Tortuga olivácea – Lepidochelys olivacea. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Marco, A. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebradosibericos.org/

https://www.worldwildlife.org/

Share Button

Neurobiología vegetal: la última frontera entre la ciencia y la ética

En los últimos años, el vegetarianismo y el veganismo se han convertido en tendencias globales en las que el número de personas que adoptan estas filosofías de vida crece exponencialmente cada año. El consumo de productos libres de crueldad animal es la respuesta a un sentimiento de empatía hacia individuos de otras especies que se ha ido desarrollado y calando en la sociedad gracias al avanzado conocimiento generado sobre el mundo animal y la autocrítica a nuestros hábitos y el impacto resultante de éstos. En otras palabras, todas aquellas personas que abrazamos estas ideas hemos reflexionado sobre las consecuencias de nuestras acciones y hemos aprendido cuál es realmente nuestro lugar en este complejo ecosistema de interrelaciones entre especies: cuál es nuestro papel en el equilibro de las cosas. O al menos, eso creemos…

Cuando un omnívoro se interponte entre tu ética y tu plato, el principal reproche es que las plantas también son organismos vivos, e irónicamente, se nos cuestiona nuestra compasión hacia ellas. El contraargumento que se suele proporcionar es que los organismos vegetales no sienten dolor porque no tienen un sistema nervioso y, por tanto, no sufren. Este razonamiento, personalmente, nunca ha terminado de convencerme y, para defender mi postura, siempre he recurrido a otros argumentos, como la organización modular de las plantas y su capacidad de autorregeneración. Aún así, estas explicaciones no resuelven la cuestión de si mi postura, realmente, está libre de sufrimiento. ¿Cómo podemos estar seguros de que las plantas no sienten dolor? Aunque un animal tenga capacidad de regenerar sus extremidades, como ocurre con las estrellas de mar, ¿nos parece ético amputarle un brazo para hacer un guiso? Entonces, ¿por qué no nos importa hacérselo a una planta?

Está claro que tratar de dar una respuesta a todas estas preguntas es, como mínimo, polémico. Pero, en mi búsqueda de intentar comprender el impacto de mis decisiones sobre los individuos que conforman el mundo vegetal he descubierto cosas increíbles sobre las plantas que cambian totalmente el marco conceptual que tenemos de estos organismos. Este es mi pequeño homenaje a las plantas: unos seres silenciosamente activos y con una extraordinaria vida secreta que pocos conocen…

Raíces y neuronas
Tras este pequeño viaje al fascinante mundo oculto de las plantas, queda todavía una pregunta por resolver: ¿las plantas sienten dolor? La respuesta no está clara, pero la ciencia no está muy lejos de resolver este enigma. Se sabe que las plantas pueden producir anestésicos al igual que nosotros liberamos sustancias químicas para calmar el dolor de forma natural. Además, estudios recientes han demostrado que las plantas responden a la anestesia empleada en humanos de forma similar a como lo hace nuestro cuerpo.

Plantearnos si es ético o no comerse una planta, más allá de los problemas que se derivan de la agricultura industrial, nos supondría un tremendo dilema. Pero, en cualquier caso, lo que sí debemos plantearnos es la forma en la que observamos y nos aproximamos a estos extraordinarios organismos, con los que hace mucho mucho tiempo compartimos un ancestro común.

Para compartir esta historia, utiliza el siguiente enlace:

https://adobe.ly/2JHmrdk

Share Button

El agua: 5 Beneficios que quizá no conocías

El agua cubre más del 70% de la superficie de la Tierra (nuestro  ‘planeta azul’), constituye casi el 70% de nuestros cuerpos y no podemos vivir más de cuatro días sin ella. ¿Pero conocemos realmente la importancia e impacto que tiene el agua en nuestro día a día?

Los beneficios del ‘elixir de la vida’ son muchos, y no pocos de los descubiertos más recientemente son  desconocidos por la mayoría de la población. La infografía a continuación tiene por propósito ayudar a divulgar estos valiosos datos:

Share Button

One Health: una sola salud y un solo planeta

Desde hace más de un siglo sabemos que la salud humana y la salud animal están relacionadas entre sí y con el ecosistema. A comienzos de la década del año 2000 se introdujo el concepto One Health, o Una Sola Salud, que pretende abordar los riesgos para la salud pública (acentuados por la globalización y el cambio climático) desde un enfoque multidisciplinar, estableciendo estrategias y herramientas de cooperación internacional entre profesionales de la salud humana y animal y de las ciencias del medio ambiente.
En esta línea de trabajo, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han publicado recientemente una guía para abordar las zoonosis (enfermedades que pueden transmitirse de los animales al ser humano) desde esta perspectiva de colaboración.

Copia y pega este enlace para compartir la infografía en redes sociales: https://create.piktochart.com/output/37426759-one-health

Share Button

Los océanos pierden biodiversidad y se llenan de plástico

En esta infografía me gustaría hacer un resumen sobre la pérdida de biodiversidad en los océanos, cuáles son las causas, cómo están aumentando los vertidos de plástico en los mares y océanos, y qué previsiones se están dando para los próximos años. Si no se actúa con inmediatez y eficacia, las consecuencias serán terribles para nuestro planeta y las especies que habitan en él.El CREA (Centro de Recursos del Agua) publicó este impactante vídeo para crear conciencia sobre la gravedad del problema.

Para compartir esta infografía en las redes sociales, copia y pega este código:

https://create.piktochart.com/output/37332229-biodiversidad-oceanos-y-plasticos

Share Button

¿Has ido alguna vez a ver cetáceos en barco?

¿Sabes qué es el Whalewatching? Se trata de una actividad turística que tiene lugar en muchos lugares del mundo, llevando personas en barco para ver cetáceos en libertad. Podríamos pensar que esta actividad depende mucho de la suerte, pero ¿y si tuviéramos poblaciones de mamíferos marinos viviendo continuamente en el mismo lugar? A estas se les llama “poblaciones residentes” y facilitan mucho los avistamientos. En las costas de Tenerife tenemos la gran suerte de tener una de las 5 poblaciones residentes de calderón tropical del mundo. En muchos puntos de la costa española se producen salidas constantemente de barcos para ver animales, y son una gran oportunidad para disfrutar de la naturaleza, pero ¿cómo saber si estamos afectando a los animales por salir en barco?

Si quieres saber más puedes visitar la web de Asociación Tonina. Recuerda que el respeto a la naturaleza es fundamental para poder seguir disfrutando entre todos.

Share Button

Las publicaciones científicas vuelan en Twitter

Share Button

Nuevo Paradigma Ecológico: 40 años desde la publicación de un artículo fundacional

Dos profesores e investigadores de la Washington State University, William R. Catton y Riley E. Dunlap, publicaron en febrero 1978 un artículo revolucionario en la revista The American Sociologist. Reclamaban abandonar el dominante Paradigma de la Excepcionalidad Humana (PEH) y la adopción de un Nuevo Paradigma Ecológico (NPE). Acusaban el antropocentrismo generalizado de los estudios sociales, y realizaban un llamamiento para que la visión dominante de la sociología tomara en consideración los crecientes problemas ecológicos.

Se trata de un artículo de una admirable coherencia, carácter revolucionario y fundacional para la Sociología del Medio Ambiente: sobre todo por su trascendencia a la hora de transmitir información y razonamientos sobre problemáticas sociales y medioambientales a la sociedad en su globalidad. Además, estos dos autores reclamaban su lugar en el ámbito académico de la sociología americana.

 Riley E. Dunlap

Resulta del todo coherente la explicación relacional entre sociedad y medio ambiente de estos dos autores, pero eso lo percibimos desde nuestra perspectiva contemporánea; no pasaba lo mismo en la década de los 70 –ni en años posteriores. La Asociación Sociológica Americana (ASA) estableció en 1976 una Sección de Sociología del Medio Ambiente, pero la práctica totalidad de estudios se centraba en los movimientos sociales y medioambientales, además de análisis locales del ámbito rural. Es un nuevo paradigma, revolucionario en todos los aspectos. Si el popular tango observa que veinte años no es nada en la vida personal, un encuadre evolutivo referente al pensamiento -y acción- humana de los últimos cuarenta años resulta abrumador.

El cambio social de estas décadas y el cambio del pensamiento hegemónico contemporáneo ha convertido el NPE en un paradigma de “ciencia normal”; dicho en términos establecidos por Thomas Khun en “La estructura de las revoluciones científicas” . Ese carácter revolucionario del paradigma jugó un rol fundacional muy significativo para el desarrollo de la Sociología del Medio Ambiente en el ámbito académico; también en el plano institucional y, por supuesto, en la transmisión del conocimiento a la sociedad.

“El aumento de los problemas medioambientales, y especialmente el temor por los ‘límites del crecimiento’, es algo muy diferente a las exuberantes expectativas que los sociólogos han compartido con el público en general. Los problemas y las restricciones medioambientales han contribuido al malestar de la sociedad americana debido a sucesos acaecidos en los años sesenta. Los sociólogos, no en inferior medida que otros intelectuales, aún están lidiando con el dramático cambio de década desde los tranquilos años 50, donde los sueños americanos de progreso social, ascenso social y estabilidad social parecían estar asegurados.

The American Sociologist, feb. 1978.

descarga

Catton y Dunlap critican a las diversas perspectivas teóricas de la sociología contemporánea (funcionalismo, interaccionismo simbólico, etnometodología, teorías del conflicto, marxismo, etc.) por su necesidad de diferenciarse entre las mismas, pero, sobre todo, por una característica que igualaba a todas ellas, su notable antropocentrismo (PEH). Acusan la no observación de leyes propias de “otras ciencias”, por ejemplo, el Principio de Entropía o la Ley de la Conservación de la Energía; o critican las afirmaciones del distinguido sociólogo Daniel Bell, en las que apuntaba a que “la posibilidad de abundancia es real”, y afirmaba que el conjunto del movimiento ecológico estaba afectado por una “histeria apocalíptica” generalizada.

Dunlap Catton

William R. Catton y Riley E. Dunlap

Desde la perspectiva actual, resulta asombroso el debate generado durante tantas décadas. Pero hay que recordar que, sobre todo, con la llegada al gobierno de Ronald Reagan y su famoso discurso en el que afirmaba que “los mejores años están a la vuelta de la esquina”, se finiquitaban por completo las primeras investigaciones y medidas impulsadas por el gobierno de Carter. En el Reino Unido, mediante malabares lingüísticos (conservacionismo y conservadurismo), Margaret Thatcher reivindicaba al Partido Tory como principal defensor del ecosistema y su conservación. Los ochenta resultaron muy negativos para la sociología del medioambiente, hasta comenzar a recuperarse a finales y principios de los noventa.

A modo de conclusión, debe resaltarse la importancia de desastres ecológicos como el del segundo reactor nuclear en Three Mile Island (1979), el de la planta de pesticidas de la corporación Union Carbide en Bhopal (1984), la catástrofe de Chernobyl (1986), el derrame de crudo del Exxon Valdez (1989) o el del Prestige (2002) frente a la costa gallega, que dejan bien clara la resolución del debate y dotan aún de mayor valía a un artículo fundacional y fundamental escrito en 1978. Los autores desarrollaron posteriormente una Escala del Nuevo Paradigma Ecológico, por el que se investigan las actitudes y conductas orientadas por los valores, perspectivas del mundo y paradigmas de las personas participantes en las encuestas.

Share Button

Un destructor fantasma

Existe un tipo de insecto capaz de destruir una vivienda sin que el propietario lo note. Porque la destrucción que realiza es invisible a simple vista. Se alimentan fundamentalmente de madera, por eso se denominan xilófagos. Etimológicamente, la palabra proviene del griego: xylo (madera) y fago (comer).

Son las llamadas termitas subterráneas, una especie de insecto que pertenece a la familia de los Isópteros y originaria de América del Norte.

No obstante, observadores de distintos países aseguran haber visto esta especie en otros lugares de la geografía mundial.

1539840839152k

Fuente: El día

Estas termitas son los xilófagos que más impacto económico genera al año en los Estados Unidos dado su poder destructivo como plaga. Estudios científicos afirman que una colonia de termitas madura puede llegar a contar con más de 10 millones de miembros. Además, la reina principal de la colonia, pone entre 5.000 y 10.000 huevos al día, de forma que el crecimiento de este tipo de comunidades es exponencial y muy difícil de controlar por el ser humano.

Se trata de un tipo de organismo que huye de la luz, por eso crea sus colonias subterráneas cerca de sus fuentes de alimento predilecto: madera, cartón y papel.

Algunos de estos termiteros se pueden encontrar a más de 40 metros de profundidad, lo que dificulta en gran medida los trabajos de eliminación de las colonias por parte del ser humano. En ocasiones pueden verse en la superficie cuando transportan la comida. Tienen “estómago social”, es decir, trasladan el alimento en sus estómagos desde el lugar en el que lo encuentran hasta el termitero, donde lo ceden a otros miembros de la comunidad.

En la isla de Tenerife se ha advertido la presencia de este tipo de insecto desde hace varios años y la preocupación de habitantes y expertos no para de crecer. En concreto se ha identificado una de los tipos más virulentos, llamado científicamente Reticulitermes flavipes.

Ya hay varios colectivos afectados por la plaga, cuyas casas se han visto seriamente perjudicadas y que incluso han tenido que reemplazar muebles de madera por otros de plástico para paliar la voracidad de las termitas.

Ademas, el problema se está agravando aún más y han comenzado a denunciarse los primeros daños en cultivos en Tacoronte, uno de los municipios con mayor tradición agrícola de la isla. Los insectos han empezado a arrasar los troncos de vid en varios terrenos de la zona y según afirman los vecinos, las fincas abandonadas que abundan en los alrededores también están infectadas de colonias de termitas y de nada sirve “limpiar” solo algunas de ellas, a la vista de la capacidad expansiva de la plaga.

Varias agrupaciones políticas han reclamado al gobierno planes estratégicos urgentes, capaces de frenar el fenómeno antes de que llegue a núcleos urbanos como La Laguna, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO,  cuyo patrimonio artístico, con abundante madera, podría servir de alimento a las termitas.

Tres biólogos de la Universidad de La Laguna, David Hernández Teixidor, Daniel Suárez Ramos y Javier García Pérez, han mostrado su preocupación por los destrozos que han provocado hasta el momento las Reticulitermes flavipes ya que, según afirman, su poder destructivo es mucho mayor al de otras especies similares identificadas en el pasado.

A pesar de que según los expertos la plaga “sólo” avanza cien metros de forma natural cada año, existe el riesgo de que su propagación a otros puntos geográficos se produzca mediante el traslado accidental de las termitas que se cuelen en árboles frutales o en plantas ornamentales.

De hecho, los especialistas creen que este es el motivo por el cual se han encontrado ejemplares de estos insectos en otro municipio de la isla, Valle de Guerra, ubicado a unos 60 kilómetros de distancia de Tacoronte, el primer pueblo en el que se detectaron.

El Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife efectuarán una importante inversión de aproximadamente 10 millones de euros para frenar el avance de la plaga. Esta acción se realizará mediante la empresa pública Gestión del Medio Rural (GMR), adscrita a la Consejería de Agricultura, y que cuenta con experiencia previa en la lucha contra la plaga del picudo rojo de las palmeras, que ha afectado a las islas el los últimos años.

Por su parte, representantes de la empresa multinacional sueca Anticimex, especializada en la erradicación de plagas, aseguran que han tratado de combatir las termitas en Tacoronte desde el año 2010 y que “han mostrado resistencia a los tratamientos habituales”. En declaraciones al periódico El día, David Mora, jefe técnico nacional de la empresa, afirma que “el problema actual para el control de esta plaga es que solo se han tratado las viviendas afectadas y no se ha intervenido de forma global, por este motivo esta plaga se está expandiendo”.

Mora aporta una solución al problema y reivindica que ha demostrado su eficacia, tras varios estudios en el laboratorio y en campo, con la especie Reticulitermes flavipes. Se trata del Hexaflumurón, un producto que inhibe el crecimiento de las termitas y que ha servido para erradicar estos insectos en “más de cien propiedades” afectadas por la plaga en Tacoronte, en los que esta empresa actuó con éxito.

Esta sustancia se coloca en el interior de una celulosa que las termitas se comen y cuyo efecto debilita a cada ejemplar y a la colonia de forma progresiva. Además, el experto afirma que esta solución es “es un sistema inocuo para el ser humano o animales”.

Existen evidencias científicas de que el uso del Hexaflumurón es eficaz para combatir a la especie Reticulitermes flavipes y que ha funcionado para resolver casos similares en otras regiones del mundo, como en Estados Unidos y Chile.

Habrá que esperar para ver si gracias a estos proyectos de erradicación se consigue eliminar por completo la plaga o al menos mantenerla bajo control. Nada menos que el futuro de las viviendas, el patrimonio y la agricultura de la isla está en juego.

 

Share Button