Categoría: Ciencia

Los pulsos de océano

El ritmo de la corriente meridional del atlántico norte se ralentiza, polarizando, aún más, el clima global.

 

Golden sunrise clouds and rising sun above sea , Atlantic Ocean

De nuevo… ¿el hombre?

Una de las principales causas de esta anomalía en la corriente meridional atlántica, AMOC (Atlantic meridional overturning circulation), viene del incremento de la temperatura global antropogénico. Sin embargo, a través de otra línea de investigación paralela, se desvela el fin de la “pequeña era de hielo” (PEH) como la raíz de este problema.

Es sabido, y entendido por muchos que, el calentamiento global,  ha provocado y provoca el deshielo de numerosos macizos de helados. El hecho, deriva en una mayor cantidad de agua, dulce, poco densa, al conjunto de los océanos. La salinidad y la temperatura del agua de nuestros océanos, son los principales factores que regulan la distribución de las aguas a lo largo y ancho del planeta.

Por otro lado, los ciclos naturales del clima terrestre, pueden tener algo que ver en esta transformación. El fin de la pequeña edad de hielo, puede ser uno de los causantes del aumento de este deshielo. Paradójicamente, muchas son las voces que atañen el fin de la PAH, al resultado de la acción humana, datando los “inicios del fin” de la PAH, con el comienzo de la revolución industrial.

 

La corriente meridional del atlántico norte

 

 

 

Las salinas y templadas aguas del cabo del golfo, dan lugar a un meandro que cruza el atlántico, formando la corriente del atlántico meridional, AMOC. Durante el frio del invierno, esas aguas saladas, densas y cálidas se destemplan, hundiéndose y creando una corriente de convección más profunda. Es esta corriente de convección la que vertebra gran parte del movimiento de la corriente meridional del atlántico norte.

 

La importancia que conlleva esta “cinta transportadora transatlántica”, tiene un enorme impacto sobre la temperatura, principalmente. Así como en los ciclos del carbono, la distribución de los solutos y alimentos a lo largo de la masa oceánica, además de la estabilidad de los ecosistemas marinos dependientes de ella. Los últimos datos novedosos en torno a esta problemática llegan desde un estudio publicado en la revista Nature. Los datos son contundentes; no existían registros de tal debilitamiento en esta corriente desde hace aproximadamente 1600 años.

El equipo del Dr. Thornalley, ha analizado los sedimentos marinos a grandes y variadas profundidades, cuyos resultados determinan, que la fuerza del flujo termohalino, ha ido decayendo desde el 1850, coincidiendo con el comienzo de la revolución industrial.

En otro paper cientfífico publicado en la misma revista, se hace una valoración aproximada de lo que esta anomalía puede provocar en el clima del planeta. Un deshielo más acentuado, provoca un aumento de la masa de agua dulce en el océano, la cual, debido a su baja salinidad y temperatura, no se une al ritmo de la circulación; no desciende para circular hasta las aguas del sur.

De esta manera, las aguas frías y dulces, restringidas a su área, refrigeran la temperatura atmosférica del giro subpolar del atlántico norte. Este bloqueo en el ciclo, hace que una menor cantidad de agua fría y profunda, emerja en zonas del sur.  De esta manera, la temperatura superficial del agua aumenta, y con ello, la temperatura atmosférica presente.

Los expertos añaden, que esta situación anómala no solo altera el clima aún mas, sino que puede dañar la estabilidad de los ecosistemas marinos.

Aún quedan por conocer los datos de los estudios que siguen su curso actualmente, y que ayuden a esclarecer, el verdadero origen de esta anomalía, a pesar de que sea fácil de intuir.

Share Button

¿Quiénes somos y cómo llegamos aquí?

En los últimos años, el estudio del genoma humano ha cambiado todo lo que sabíamos sobe nuestros orígenes y cómo el mestizaje es parte de nuestra naturaleza.

La prehistoria está de moda. Gracias a los avances en extracción y secuenciación de DNA prehistórico la ciencia nos trae increíbles historias que parecen sacadas de un libro de ciencia ficción. A todos nos gusta leer sobre nuestros orígenes, y David Reich, profesor de genética en la Universidad de Harvard, acaba de publicar un libro donde recoge todas estas piezas de nuestro pasado como si de un puzzle se tratase.

Who We Are and How We Got Here es el título donde nos cuenta una historia de viaje continuo, alianzas imposibles y mestizaje, al más puro estilo del Señor de los Anillos.

Continuar leyendo

Share Button

Nuestra salud, nuestro planeta

Los efectos del cambio climático en la última década han provocado un incremento en la calidez de las temperaturas fomentando fenómenos climáticos extremos tales como temporales, olas de calor o inundaciones. La Comisión Europea ha aprobado y revisado desde 2013 una serie de estrategias de adaptación al clima entre las que se encuentra el significativo impacto socioeconómico.

Las propuestas han permitido una mayor cooperación administrativa así como actividades de prevención de riesgos como impulsar proyectos de divulgación de los peligros del cambio climático y la estimación de los riesgos derivados. De todas formas, hasta el momento y, dado el peso ganado por el calentamiento del planeta en la agenda mundial, las acciones aprobadas han provocado conclusiones pesimistas.

Los acuerdos sobre el cambio climático en París suman un nuevo estudio en el que se garantiza un ahorro en el gasto sanitario como consecución del objetivo general de frenar el calentamiento global. La investigación publicada en la revista The Lancet Planetary Health estima una reducción de hasta 2,5 veces la inversión necesaria para llevar a una menor contaminación global.

Los objetivos alcanzados en el Acuerdo de París establecían la necesidad de no superar en 2º la temperatura previa de la Tierra, estableciendo como óptimo un incremento máximo de 1,5º. La meta del trabajo realizado entre otros por el investigador Mikel González-Equino, colaborador del Centro Vasco para el Cambio Climático (BC3), se ha fundamentado para ello en la construcción del Modelo de Evaluación Global de Cambios (GCAM) resultante de la combinación de diversos elementos como la dispersión energética en la atmósfera, las víctimas relacionadas con la contaminación, siete millones cada año y, el coste de paliar el incremento de la temperatura global.

 

860090820

Es necesario crear conciencia sobre el cambio climático para tomar decisiones de futuro

El estudio pone de relieve la conexión de paliar el calentamiento global con la mejora en la salud de los habitantes del planeta. Los resultados aportados establecen un coste de entre un 0,5 y un 1,3% del PIB mundial que supondría un descenso de hasta un 32% en el número de muertes en los próximos 30 años, es decir, hasta 100 millones menos. Dentro de los países más beneficiados por la adopción de estas propuestas contra el cambio climático se encontrarían aquellas zonas más pobladas, como India y China que, a su vez, presentan mayor exposición a la contaminación atmosférica.

A estas conclusiones se ha referido el principal investigador del estudio publicado, Anil Markandya, quien ha estimado que el ahorro en salud puede derivar en una mayor proyección de las decisiones políticas en el ámbito climático. Los argumentos del estudio difieren notablemente de las disposiciones políticas contrarias a la lucha contra el calentamiento global como las adoptadas por el gobierno de EEUU, que se resisten a seguir el Acuerdo de París. Para los autores de la reciente investigación, los países contrarios a estas actuaciones, tendrían únicamente en cuenta los cálculos “miopes y unilaterales” que se basan en costes delimitados para el impacto económico de estas naciones.

Los resultados tras la aplicación práctica del estudio publicado no sólo contribuirían a aumentar el ahorro en sanidad sino a mejorar fenómenos secundarios al calentamiento global como las pérdidas en la agricultura así como nuevas oportunidades de empleo.

Los datos que maneja la ONU arrojan como motivo principal de mortalidad precoz la nociva calidad atmosférica. De hecho, según la Agencia Europea de Medioambiente, cada año mueren por esta causa 467,000 personas en Europa, 24,000 de ellas solo en España. Lo alarmante de estas cifras se traduce en la incapacidad de los gobiernos, entre ellos el Ejecutivo español, de ejecutar las directivas sobre calidad de aire.

Share Button
La contaminación agrava  enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Frenar el cambio climático tiene beneficios económicos

Recuperar a las especies en peligro de extinción, evitar episodios meteorológicos extremos como sequías o inundaciones, mantener una cierta estabilidad en el clima para favorecer la agricultura… En definitiva, frenar el cambio climático significa alejar al planeta y a sus habitantes del peligro en el que se encuentran. Si estos no son motivos suficientes, ahora un estudio demuestra que además detener el calentamiento global supondría un ahorro a nivel económico.

Continuar leyendo

Share Button

Mujer y ciencia

Nombra a cinco mujeres científicas relevantes de la historia… Ahora a cinco hombres… ¿Cuál de las dos opciones te ha costado más de recordar?

Son muchas las mujeres que a lo largo de la historia han hecho grandes aportaciones a la ciencia, desgraciadamente en la mayoría de casos no recibieron el reconocimiento pertinente, o fueron silenciadas. Esta es solo una de las razones por las que en 2015 la ONU declaró el 11 de febrero como Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

Continuar leyendo

Share Button

La transición de la vida a la muerte

Embed from Getty Images

La transición de la vida a la muerte

Una flor recién cortada dentro de una jarra es capaz de seguir haciendo fotosíntesis, sigue absorbiendo agua y minerales, desprende olor. Si a un pez en el mercado se le corta la cabeza, la cola sigue moviéndose y su corazón sigue latiendo algunos minutos más. Y si cogemos las células de este corazón y las mantenemos en una placa Petri con acceso a nutrientes, se sincronizarán y volverán a hacer movimientos de latido.

Realmente, ¿dónde están el punto cuando la vida se acaba y consideramos que un ser está muerto?
¿Los humanos también nos apagamos paso a paso o hay un interruptor “off”?

Un estudio demuestra que algunos de nuestros órganos siguen funcionando después de la hora de la muerte. Durante algunas horas o días.

Bueno, no pasa en todos los órganos. El cerebro y el corazón se paran. Pero el hígado, el estómago o, por ejemplo, el músculo siguen activos. Esto se puede medir con el ARN mensajero que copia fragmentos de ADN para crear proteínas. Los cambios más grandes se detectan entre 7-14 horas post-mortem y se estabiliza a las 24 horas. Y no es que todo este proceso se vaya apagando poco a poco. En algunos tejidos incluso hay más actividad.

Basado en esta técnica, se han desarrollado modelos para predecir cuánto tiempo ha pasado desde que la persona dejó de respirar. Analizar los niveles de ARN mensajero resultaría una información precisa a corto plazo (las primeras 24 horas). De ahí que investigadores forenses estén interesados en incluirla en los protocolos existentes, como medir la temperatura corporal, observar el cambio de color de la piel o el rigor mortis.

Pero, ¿nos sorprende que algunas partes del cuerpo sigan funcionando aunque la sangre ya no circule en nuestro cuerpo? Pensemos en los trasplantes de órganos. Los pacientes los reciben en en la misma franja de tiempo (varias horas) y se integran y funcionan en el nuevo cuerpo. Las investigaciones biomédicas con células o tejidos humanos mayoritariamente se basan en muestras post-mortem (depende del tejido y que no sea un tumor). Ahora la pregunta es si estos resultados realmente representan los procesos en vivo.

Nuestro cuerpo es como una gran orquesta sinfónica. El director coordina a los órganos. Cuando esta coordinación falla, los instrumentos poco a poco dejan de sonar, se escuchan algunos sonidos hasta que sobreviene el silencio.

Share Button

Los jardineros del ecosistema

Share Button

Continuar leyendo

Cara a cara con un alienígena

Si buscáis a los extraterrestres no tenéis que mirar al cielo, sino en las profundidades del océano.

Share Button

Líquenes, bioindicadores de la contaminación atmosférica

¿Sabes qué es un liquen? ¿Y de cuántas cosas nos pueden informar? Haz clic en la imagen si quieres que te lo cuente.
Líquenes

Share Button

Plantas que brillan

¿Imaginan que en lugar de farolas, los árboles iluminen las calles de Barcelona? ¿Que tal al final de la noche recostarse a leer un libro a la luz de una planta de albahaca? Investigadores del MIT  están trabajando en esta dirección, como lo cuento aquí:

Loading...

Loading…

Share Button