Categoría: Ciencia

¿Qué es y que fases tiene un ensayo clínico?

¿Te has preguntado alguna vez qué son y para qué sirven los Ensayo clínicoensayos clínicos?

Los ensayos clínicos son experimentos diseñados para evaluar la seguridad y la eficacia de medicamentos y tratamientos médicos. Son largos y complejos y cuesta explicarlos al público ajeno a la ciencia.

En mi día a día recibo con frecuencia preguntas como estas:

  • ¿Para qué sirven los ensayos clínicos?
  • ¿Cuántas fases tienen?
  • ¿Es muy difícil sacar un fármaco al mercado?
  • ¿Cómo se prueban los medicamentos antes de comercializarse?

¡Espero que esta infografía ayude a resolver algunas de estas dudas!

El ensayo clínico y sus fases (Elaboración propia)
El ensayo clínico y sus fases (Elaboración propia)
Share Button

Arte+Ciencia, disciplinas cómplices en la divulgación científica

¿De ciencias o humanidades? ¿médica o abogada? ¿artista o científica? ¿esto o aquello?. Desde que tengo uso de razón había que decidir por una disciplina: una profesión o un pasatiempo que intrínsecamente se excluían. Las sociedades de nuestros días han fomentado estructuras rígidas y sistemas de conocimiento y de educación que segmentan el saber.

La separación conceptual de ciencia y arte las han convertido en disciplinas incluso antagónicas, sin embargo, a pesar las evidentes diferencias, hay similitudes y una gran complementariedad, en las cuales el artista y científico se relacionan estrechamente. Así lo documenta muy bien Guillermo Fernández, en el artículo “En Cos y Ànima: una dècada d’art emergent”, que aparece en el libro que editó el Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya.

Artista y científico darán lugar a “algo nuevo”, algo que pasará a formar parte de la misma realidad a la que observaron. En el caso del científico, ese elemento busca ser un nuevo componente de la realidad que encaje en ella y armonice con ella (la teoría; o también el “invento”). En el caso del artista el elemento nuevo producirá una emoción en sus espectadores (la experiencia estética), espectadores que también son partícipes de la realidad que inspiró al autor. Estos dos propósitos, científico o artístico, comúnmente se entrecruzan o aparecen juntos o intercambiados, potenciando una idea de similitud fundamental entre estas dos disciplinas

Una mirada al mundo microscópico en el trabajo plástico de la artista Alejandra Tello Zamorano.  Fotografía por Daniela Diez
Una mirada al mundo microscópico en el trabajo plástico de la artista Alejandra Tello Zamorano.
Fotografía por Daniela Diez

Hoy en día la unión de Arte y Ciencia esta tomando fuerza y no solo es evidente en los Museos, sino que se está difundiendo en otras instituciones. En España, la Academia Arte y Ciencia ubicada en Madrid, a través de cursos basados en la confluencia, intercambio e integración de las ciencia, artes y humanidades estimula el conocimiento multidisciplinar. Desde Salamanca, Con-Ciencia-Con-Arte, una iniciativa de la Dra. Sandra Blanco Benavente y el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca, promueven la comunicación intercultural de artistas y científicos con la finalidad de que converjan e integren en elementos divulgativos. Desde Chile, la Fundanción Arte + Ciencia, una organización que fomenta la incorporación de prácticas del arte en la investigación científica, realiza talleres, workshops y actividades de comunicación de la ciencia desde la mirada de Arte+Ciencia para favorecer la vinculación con la sociedad y el medio.

No solo quiero referirme a instituciones que promueven la unión del arte y las ciencias, sino a los propios artistas y/o científicos(as) que fusionan sus pasiones para difundir conocimientos. En la reciente versión de Congreso Futuro 2020 realizada en Santiago de Chile, evento orientado a la difusión de las ciencias y tecnologías más grande de Sudamérica, Andro Montoya, Guillermo Mardones, Silvana Zuñiga, entre otros realizaron murales científicos con realidad aumentada para transmitir conocimientos científicos de diferentes centros de investigación al alcance de la ciudadanía.

Por otro lado, aprovecho también de mencionar a “científicos(as)-artistas” que han logrado integrar ambas disciplinas en sus proyectos profesionales, Alexa Garin-Fernández, dibujante y microbióloga, Felipe Serrano, biólogo e ilustrador y Alejandra Tello, científica y artista visual. También quiero destacar a Magda Polo, filósofa, editora, poeta y profesora de la Universitat de Barcelona, quien trabaja en un proyecto para reforzar las terapias de identidad de género a través del arte.

Daniela Diez

Share Button
1194871704_20200120135521-k3FB-FLIEXV21DZPL6L8D-992x558@LaVanguardia-Web

Lo que necesitas saber del coronavirus

Con el segundo caso confirmado del virus en Estados Unidos, la preocupación mundial por la propagación de esta nueva infección no para.

Este viernes el Centro Nacional de Control y Prevención de Enfermedades  informó que una paciente de 60 años, que llegó a EE.UU. el 13 de enero desde Wuhan, epicentro del brote en China, fue aislada y está bajo tratamiento. Sumándose a los ya 887 contagiados y al menos 26 muertos que ha dejado esta nueva cepa del virus.

¿Cómo comenzó esto?

El 31 de diciembre la Organización Mundial de la Salud fue alertada de severos casos de neumonía en Wuhan, la ciudad más poblada en la zona central de China, con 11 millones de habitantes. Una semana después, el 7 de enero, autoridades chinas confirmaron la identificación de un nuevo virus de la familia de los coronavirus, denominado “2019-nCoV”. El cual se propagó rápidamente llegando a  Tailandia, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Estados Unidos y Francia.

Primera imagen publicada del nuevo virus. Fuente: Instituto Nacional para el Control y la Prevención de Enfermedades Virales de China.
Primera imagen publicada del nuevo virus. Fuente: Instituto Nacional para el Control y la Prevención de Enfermedades Virales de China.

Lo que se sabe es que puede infectar tanto a animales como a personas, provocando enfermedades respiratorias, desde un resfriado común hasta dolencias más graves, como la neumonía o el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), que en 2003 provocó la muerte de unas 800 personas.

El origen exacto del brote aún es desconocido, pero autoridades sostienen la teoría que fue desde un mercado de animales vivos de Wuhan. A pesar de esto, su transmisión también podría darse de persona a persona, a través de la tos o los estornudos.

En tanto, el CDC encontró que el 22% de los 198 primeros infectados, tenía exposición directa al mercado de la carne, y el 32% tenía contacto con personas que tenían fiebre o enfermedad respiratoria. Pero aproximadamente la mitad no había estado en el mercado, ni había tenido contacto con nadie que estuviera enfermo.

¿Qué se está haciendo?

Por ahora no existen medicamentos aprobados para tratar este nuevo brote de coronavirus. Mientras tanto el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró que no declararán aún emergencia internacional, “no se equivoquen, es una urgencia en China. Pero aún no es una urgencia sanitaria mundial. (Aunque) podría convertirse en ello”, sentenció tras dos días de reuniones del Comité de Emergencias.

Autoridades del gigante asiático suspendieron los eventos deportivos hasta abril y cancelaron la celebración del Año Nuevo chino. Además desde el jueves 23 prohibieron a los residentes de Wuhan abandonar la ciudad.

Entre las últimas medidas tomadas se encuentra la construcción en tiempo récord, solo días, de un hospital con mil camas para afrontar este nuevo virus mortal.

Algunas imágenes de los últimos días:

 Policías en Beijing / Kevin Frayer (Getty Images)

Héctor Retamala / AFP Via Getty Images

Leo Ramirez / AFP Via Getty Images

Mast Irham/EPA-EFE/Shutterstock

 

Share Button

William Shakespeare, que estás en los cielos…

Hay más cosas en el cielo y en la tierra, Horacio, de las que han sido soñadas en tu filosofía”. No podía expresar mejor el bardo de Avon, con esta frase de Hamlet,  las incógnitas que se planteaban en su época. Era un tiempo dominado por los descubrimientos de nuevos continentes y la reformulación de la dinámica de los planetas. Lo que seguramente no sospechaba es que, con el tiempo, algunos de sus personajes formarían parte de ese nuevo universo en expansión.

En época de Shakespeare el Sistema Solar conocido estaba formado por los mismos cinco planetas ya descritos desde la antigüedad, y que recibian nombres mitológicos. Junto con el Sol y la Luna eran la base de nuestro sistema de medición del tiempo, la semana. Parecía, pues, que todo estaba sólidamente establecido.

Heliocentric
Modelo heliocéntrico. Andreas Cellarius. Wikipedia.

Continuar leyendo

Share Button

‘Big data’: cuando la tecnología salva vidas

 

Photo by John Middelkoop on Unsplash
Photo by John Middelkoop on Unsplash

Accedes a una página web y tu visita queda registrada. Compras on-line y la publicidad te seguirá sugiriendo productos similares. Hasta puedes conocer la frecuencia de vuelos y el perfil de los turistas que viajan a cualquier ciudad del mundo.

Es la revolución del ‘big data’. En la era de la inteligencia artificial, ‘big data’ (o datos masivos) hace referencia al conjunto de datos de gran tamaño y complejidad que son generados constantemente por nuevas fuentes. Son datos de una gran variedad (texto, imágenes, vídeo…) y se presentan en mayores volúmenes y a una velocidad superior respecto a hace tan sólo unos años. A estos rasgos se los conoce como las tres V (variabilidad, volumen y velocidad). En los últimos años se han añadido otras dos V: valor y veracidad.

Más allá del ámbito del consumo, muchos otros sectores generan constantemente datos a gran escala.

Photo by NASA on Unsplash
Photo by NASA on Unsplash

Es de sobras conocido el papel crucial del ‘big data’ en el mundo empresarial y de marketing. Pero más allá del ámbito del consumo, muchos otros sectores generan constantemente datos a gran escala. En el campo médico, por ejemplo, la digitalización del diagnóstico por imagen, el reemplazo del papel y el desarrollo de la biotecnología contribuyen de forma importante al aumento del volumen de información.

Pero identificar el valor de los datos pasa no sólo por analizarlos, sino por plantearse las preguntas correctas e identificar retos. La tecnología digital está cambiando la forma en que la sociedad se adelanta a los problemas. En los últimos años el ‘big data’ ha empezado a jugar un importante papel, por ejemplo, en la gestión de los desastres naturales.

Las nuevas tecnologías son un recurso imprescindible no sólo en la preparación ante una catástrofe sino también después de que haya ocurrido. Invertir en reducción y prevención de riesgos tiene un gran valor. Además del aumento de supervivientes, que es sin lugar a duda la prioridad, contar con tecnología digital ayuda a minimizar los costes económicos, ya que posibilita una mayor eficiencia y organización. Es decir, salvar más vidas con menos dinero.

La localización de zonas de inundaciones o de áreas propensas a sufrir desprendimientos utilizando nuevas tecnologías permite mapear los peligros a los que se exponen una ciudad y considerar sus puntos débiles. Con tan sólo un dron, una cámara en un coche y un ordenador es posible documentar en sólo unos días la totalidad de los edificios de una ciudad. Pueden entonces identificarse cuáles son vulnerables, por ejemplo, a un terremoto y qué estructuras deben mejorarse.

  Con tan sólo un dron, una cámara y un ordenador es posible documentar en sólo unos días la totalidad de edificios de una ciudad e identificar cuáles son vulnerables.

Se ha descubierto que la mayoría de las pérdidas tras un desastre natural son daños materiales en los hogares. Entre un 40 y un 90% de las pérdidas privadas son viviendas que por su construcción o situación en áreas de riesgo no soportaron el desastre. Así los programas de modernización de casas para hacerlas más resistentes son herramientas claves para evitar futuros daños.

Photo by NOAA on Unsplash
Photo by NOAA on Unsplash

Más allá de la prevención, la rapidez del uso del ‘big data’ tras una catástrofe permite tomar acción de inmediato sobre el terreno, permitiendo facilitar información fiable y de primera mano para la intervención humanitaria. Así es posible localizar a los afectados y gestionar el envío de equipos de rescate. Posteriormente, la tecnología digital permite documentarse para preparar los planes de reconstrucción en tiempo récord. Así, al aumento de supervivientes y la reducción de daños materiales se une una menor interrupción de las actividades económicas.

Utilizar las nuevas herramientas digitales será especialmente importante en los países menos desarrollados, que disponen de menos medios. La gestión del devastador terremoto de Haití en el año 2010 fue uno de los primeros casos en el que el procesamiento de los datos registrados sobre el empleo de los teléfonos móviles permitió estimar la movilidad de la población, y consecuentemente, distribuir apropiadamente la ayuda humanitaria.

Gracias a la ayuda de la tecnología seremos capaces de crear ciudades inteligentes. Además, deberíamos contar con las políticas correctas de evaluación y gestión de catástrofes naturales.

Vivimos en una era en la que el ‘big data’ y la inteligencia artificial avanzan a toda velocidad. El reto está en saber identificar su potencial y utilizar la tecnología para dar solución a los problemas existentes, empezando por los sociales y humanitarios. La tecnología al servicio de la sociedad. Y no al revés.

Image by Hermann Traub from Pixabay
Image by Hermann Traub from Pixabay
Share Button

En busca de una nueva Tierra

25 años atrás, Michael Mayor y Didier Queroz descubrían el primer planeta que orbita alrededor de una estrella similar al sol. Con este hito comenzaba la carrera hacia la búsqueda de un mundo semejante al nuestro, a muchos millones de kilómetros de distancia. Desde el ya lejano 1995, la astronomía se ha volcado en este nuevo campo de conocimiento, dejando una lista de 4104 exoplanetas (o planetas extrasolares) descubiertos hasta la fecha.

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Confirmed_exoplanets_EPE.svg
Exoplanetas descubiertos cada año | Wikipedia

Continuar leyendo

Share Button

CRISPR en humans: els límits que He Jiankui no va saber trobar

El novembre del 2018 saltava la notícia. La Lulu i la Nana, unes bessones xineses, naixien d’embrions modificats genèticament per la tècnica de CRISPR/Cas9. Mesos més tard, coneixíem l’existència d’un tercer embaràs.

La notícia, que va donar la volta al món, s’havia publicat en un vídeo de youtube penjat pel laboratori del científic xinès He Jiankui, autor de l’experiment.

Jiankui i el seu equip havien decidit modificar l’ADN dels embrions de parelles en que el pare era portador del virus de la immunodeficiència humana (VIH) mentre que la mare no havia contret la malaltia. Però calia realment modificar el seu ADN?

Continuar leyendo

Share Button

¿Vamos hacia la segunda era de la eugenesia?

De adolescentes todos estudiamos un poco de genética. ¿Quién no recuerda, al menos borrosamente, aquellos problemas: cruzabas plantitas con guisantes de diferentes colores y podías predecir cómo sería la descendencia.

EugenesiaTe pintaban la genética como algo relativamente fácil. Además, te decían, sus leyes se aplican a todos los seres vivos incluyendo a los seres humanos. De hecho en los años posteriores al nacimiento de la genética se creía que todas nuestras características se podrían describir tan fácilmente (o casi) como los famosos caracteres con los que trabajó Mendel. Tal era el optimismo que estas ideas científicas, que ahora sabemos incorrectas, se extendieron a buena parte de la sociedad y a la política. Así, a principios del siglo XX muchos países decidieron utilizar la nueva ciencia de la genética para mejorar sus poblaciones.

La idea estaba clara: se puede mejorar la especie humana utilizando los conocimientos que la genética nos brinda. Ésta visión simplista de la genética hizo que en Estados Unidos y en muchos países de Europa aparecieran leyes encaminadas a conseguir sociedades formadas por individuos genéticamente perfectos. Había nacido la eugenesia.

EugenesiaPoco a poco se vio que las ideas eugenésicas eran inalcanzables, tenían más de prejuicio que de ciencia. Su falta de rigor fue denunciada por la comunidad científica en general. Aún con esto, muchos países aplicaron leyes eugenésicas durante las primeras décadas del sXX. Algunas de las más atroces fueron las aprobadas durante el III Reich. Solo en Alemania se esterilizó a 400.000 personas alemanas consideradas de raza “aria” pero con características indeseables: alcoholismo, baja inteligencia… Se tardó más de lo debido pero, al final, la falta de rigor científico y las atrocidades cometidas por los nazis mataron a la eugenesia.

Han pasado décadas desde aquello y la ciencia ha avanzado mucho. Ahora sabemos mucho más sobre la naturaleza de características como la inteligencia o la personalidad. Sabemos que estas características tienen efectivamente una base genética pero también sabemos que están muy influidas por el ambiente.

En los últimos años las técnicas de edición genética han sufrido una revolución y son ya muchos los artículos y libros que hablan de la posibilidad, quizás no muy lejana, de poder tener hijos a la carta. Se especula que, en pocas décadas, los padres podrán decidir dar a sus hijos una ayuda en la lotería genética. ¿Por qué dejar al azar características como el riesgo de tener depresión, ansiedad o baja inteligencia?

¿Cómo negarle a tu futuro hijo todas las ventajas que puedas darle? “El mundo es duro y si no lo hago yo, lo harán los demás”, pensarán muchos padres.

Hay empresas que ya venden test poligenéticos que predicen el riesgo de padecer múltiples enfermedades. El primer bebé seleccionado para tener el mínimo riesgo de padecer 11 de las enfermedades genéticas más frecuentes nacerá en unos meses.

 Muchos científicos piden bajar las expectativas, quizás se nos está vendiendo más humo que otra cosa. Los test poligenéticos que predicen el riesgo de sufrir enfermedades o el cociente intelectual de los niños, son aún muy poco fiables.  Algunos pagarán mucho dinero por algo que en realidad es menos influyente en el desarrollo de sus hijos que una buena educación o una nutrición adecuada.

Quiero hablar aquí no tanto de si podremos llegar a elegir nuestras características genéticas, sino de si realmente debemos aspirar a hacerlo. Creo que hay que hablar de dónde poner las líneas rojas. Creo que hay que hablar de quién podrá pagarlo.

Deberíamos tener un marco ético claro y consensuado para cuando éstas tecnologías estén disponibles.

Ben Taylor (Flickr)
Ben Taylor (Flickr)

Crear la tecnología para obtener características genéticas a la carta es muy difícil pero creo que es solo cuestión de tiempo que esté disponible. Crear esa tecnología y hacer además que sea segura, supone un reto adicional. Debemos trabajar en los retos de la seguridad y la ética de antemano.

Mi mayor miedo sería que resolviéramos todos los retos técnicos antes de tener bien resueltos los dilemas éticos y de seguridad.

Tiendo a ser optimista, no creo que la mera llegada de estas tecnologías nos vaya a llevar a una distopía tipo “Black Mirror”. Ahora bien, me da miedo llegar a vivir en un mundo donde estas tecnologías no estén al servicio del bien común sino al servicio de unos pocos y dominadas por las leyes del mercado. ¿Quién podrá beneficiarse de estas técnicas?, ¿quién podrá pagarse un hijo genéticamente privilegiado? Imaginad que solo una pequeña parte de la población puede permitirse el lujo de eliminar enfermedades graves de su estirpe o de mejorar características como la inteligencia de sus hijos. Es evidente; las diferencias sociales que podrían aparecer no tienen precedentes.  Debates como estos deben empezar a plantearse en todas las capas de la sociedad. Podríamos estar avanzando sin darnos cuenta hacia un mundo dominado por un nuevo tipo de eugenesia.

El comienzo del siglo XX estuvo marcado por la eugenesia totalitaria de algunos estados. No dejemos que el siglo XXI sea el siglo de la eugenesia (neo)liberal.

Sebastià Benejam Ríos (@sebasbenejam)

 

 

 

Share Button

Hibridación de arte y ciencia

Nanocaedre es un proyecto único, donde el mundo del arte y el mundo de la ciencia encuentran un punto de unión, en las profundidades de la materia. El proyecto quiere ser un punto de intersección entre arte y ciencia que haga posible acercarse de una forma distinta y original al mundo de la (nano)ciencia y la (nano)tecnología a través del fresco contemporáneo y otras disciplinas artísticas.

El nanocaedre es una figura simbólica compuesta por 7 pentágonos que representan de una forma visual y diferente la multidisciplinariedad de la nanotecnología a través de 7 propuestas diferentes. El proyecto quiere ser la puerta de entrada a la nanociencia, hidridando las disciplinas de arte y ciencia, marcando una diferencia entre el exterior y el interior de la estructura, una diferencia que podemos encontrar entre el mundo visible e invisible a nuestros ojos.

Hibridación de arte y ciencia
Hibridación de arte y ciencia. Fotografía tomada de enciclopedia.cat

El proyecto está liderado por el Institut de Nanociència i Nanotecnologia de la UB (IN2UB) i la Associació Catalana de Comunicació Científica (ACCC). Participan el Institut de Ciències Fotòniques (ICFO), el Institut Català de Nanociència i Nanotecnologia (ICN2), l’Institut de Ciència de Materials de Barcelona (ICMAB-CSIC), l’Institut de Recerca en Energia de Catalunya (IREC), el King’s College de Londres, la Universidad de Oxford, la Academia de Bellas Artes Francisco Valderrama i la Fundación Épica. En el proyecto Nanocaedre también participan SMATH del Instituto de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona.

La primera obra está basada en una interpretación desde la perspectiva de la nanotecnología del pasaje del Éxodo 32:20 del Antiguo Testamento, que ha dado lugar a la pieza artística Nanoéxodo, que se presentó el pasado 10 de diciembre del 2019.

La segunda parte del proyecto se basa en una serie de diálogos sobre arte y ciencia en diferentes espacios singulares. La idea es hablar de la hibridación entre ciencia y arte a partir de la relación de la primera con distintas disciplinas artísticas (música, danza, …). Esta parte del proyecto se realizará en colaboración con la Fundación Épica (Fura dels Baus) y Enrique Conches (Punk Design).

Os dejamos un recopilatorio de tweets desde la concepción del proyecto hasta la presentación del día 10 de diciembre:

Share Button

Las extrañas Gemínidas iluminarán las noches del fin de semana

  •  La lluvia de estrellas será uno de los últimos eventos astronómicos del 2019.
  •  Se trata del único caso en que tal acontecimiento es provocado por un asteroide, no un cometa.
  • La noche se podrá seguir en streaming gracias al Instituto de Astrofísica de Canarias.
Lluvia de estrellas - Foto de John Moore en Unsplash
Lluvia de estrellas – Foto de John Moore en Unsplash

Continuar leyendo

Share Button