Wakelet como herramienta para visualizar momentos en Twitter

La necesidad de comunicar del ser humano.

Parece que aún me queda camino por dejar viejas costumbres y salir del todo de la cueva, pero espero que este “breve” resumen de la actividad que realizamos en el #mccupf sirva para despertar vuestra curiosidad sobre comunicación, genética, cambio climático, la actualidad de la mujer en ciencia… ¡Y mucho más!

https://wakelet.com/wake/4296ab6b-62b0-41fc-ab9b-6270680244bf

Share Button
fisica2

Los mejores goleadores son “expertos” en física

Messi, Cristiano Ronaldo, Gerd Müller, Puskas, Pelé, Romario, Bican… Además de ser los mejores goleadores, tienen otra cosa en común. Todos ellos son expertos en Física. Y la aplican magistralmente en su juego de forma intuitiva para conseguir los mejores goles. Como lo oyes, la Física. Esa asignatura que a mucha gente se le atraganta permite a los mejores goleadores diferenciarse del resto de los jugadores de fútbol. Y gracias a ella lanzan su pierna dominante con la mayor fuerza posible, para hacer de sus tiros a puerta proyectiles imparables

Echa un vistazo a este post y entenderás cómo y por qué…

Desplaza el curso para verlo

¿SABÍAS QUE UN BUEN TIRO A PUERTA ES CUESTIÓN DE FÍSICA?

Share Button

DE HUMANOS Y PERROS

 

Creative Commons CC0 license photo.
Fotografía bajo Creative Commons CC0 license.

Sara Ceballos (@SCeballosATSEA)

La ciencia empieza a entender la relación tan especial entre humanos y perros, esa unión fuerte y profunda. Compartimos una larga historia en tiempos humanos, pero muy corta en tiempos biológicos. Los perros evolucionaron muy rápido. Los perros son una de las especies con más éxito evolutivo. Son el único animal que ha conseguido por sí mismo tener un espacio en nuestra sociedad. Nuestro viaje común nos ha cambiado, nuestra relación es un pacto evolutivo de convivencia con ventajas para ambas partes.  Algunos humanos identifican esto con cariño y amistad.

Celia, la pera que vive con la autora. Momentos en familia.
Celia, la perra que vive con la autora. Momentos en familia.

El artículo sigue

Share Button
cerebro encendido

Descubren por qué estás más torpe cuando duermes poco

Por Pilar Quijada

Cosas que te pasan cuando no duermes bien: no estás en lo que estás y no das una, mezclas el zumo con el café, el día se te hace largo, muy largo, te duermes en cualquier sitio, guardas el informe en la papelera, te equivocas de autobús, sufres percances tontos… Así lo contaba un conocido anuncio en clave de humor. Pero la realidad no anima a reírse.

Investigadores de la Universidad de California, en Los Ángelesacaban de descubrir por qué cometemos todos esos fallos cuando andamos escasos de sueño. Al parecer, dormir pocinterrumpe la capacidad de las neuronas para comunicarse entre sí, lo que lleva a lapsus mentales temporales que afectan no solo a la memoria, sino también a la percepción visual. Lo publicaba recientemente la revista Nature Medicine.

“Nos fascinó observar cómo la privación del sueño amortiguaba la actividad de las células cerebrales”, explica el autor principal del estudio, Yuval Nir, de la Universidad de Tel-Aviv. “A diferencia de la reacción rápida habitual, [con falta de sueño] las neuronas respondían lentamente, disparaban más débilmente y sus transmisiones se prolongaban más de lo habitual”.

Esta investigación muestra cómo en la vida real, a diferencia de lo que contaba el anuncio, dormir poco no tiene gracia. En realidad, pone en serio peligro la salud. La tuya y la de los demás. ¿Y si el sueño te asalta al volante, y si no lo puedes vencer, y sufres un accidente en el que se ven implicados otros?

Lo que pasa en tu cerebro

Según el estudio, la falta de sueño interfiere con la capacidad de las neuronas para codificar la información que llega al cerebro y hacerla consciente. Esto puede ocurrir cuando un conductor privado de sueño ve un paso de peatones frente a su automóvil, resalta la investigación: “El acto de ver al peatón se ralentiza en el cerebro cansado del conductor. Le lleva más tiempo a su cerebro registrar lo que está percibiendo“, advierte Yuval Nir.

Pero hay más: un segundo hallazgo mostraba que había ondas cerebrales lentas que acompañaban a la actividad de las neuronas. Esas ondas son características del sueño, pero aparecen durante la vigilia cuando dormimos poco, “Las ondas lentas del sueño interrumpieron la actividad cerebral y la realización de tareas”, señala otro de los investigadores. “Este fenómeno sugiere que hay determinadas regiones del cerebro que están dormitandocausando lapsus mentales, mientras el resto del cerebro esta despierto y funcionando como de costumbre”.

Estos hallazgos hacen reflexionar a los investigadores sobre cómo ve la sociedad la privación del sueño. “El sueño inadecuado ejerce una influencia similar en nuestro cerebro a la de beber demasiado. Sin embargo, no existen estándares legales o médicos para identificar a los conductores cansados por dormir poco, como ocurre con los conductores ebrios”, reclaman.


La punta del iceberg

Los hallazgos del estudio publicado en Nature Medicine es sólo la punta del iceberg. Estudios previos han relacionado la falta de sueño con un mayor riesgo de depresión, obesidad, diabetes, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, errores médicos o en otros terrenos profesionales.


Epidemia de falta de sueño

Según las estadísticas, en la sociedad occidental, la mayoría dormimos menos de lo aconsejable, alrededor de ocho horas. Algunos expertos han llegado a calificar esta mala costumbre, que arrastramos desde la llegada de la luz eléctrica, como una “epidemia catastrófica de pérdida de sueño” cuyas consecuencias son mucho más graves de lo que cualquiera de nosotros podría imaginar.

Janet Mullington, de la Universidad de Harvard, que investiga los efectos de la pérdida de sueño para la salud y es miembro del consejo editorial de la prestigiosa revista “Sleep”, advierte que “aunque subjetivamente puedes sentirte bien después de dormir menos horas varias noches, se cometen muchos más errores. Además, disminuyen la sociabilidad y el optimismo y aumentan la fatiga, el cansancio, la agresividad y el disconfort”. Algo especialmente peligroso cuando estamos al volante o desempeñando un trabajo que afecta a la seguridad de otras personas.

Lo detallaba en julio del año pasado en el curso de verano de la UIMP “Sueño: neurociencia, salud y hábitos sociales”, patrocinado por la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno y dirigido por los catedráticos de la Universidad Autónoma de Madrid Carmen Cavada y Miguel Garzón.

Restar horas al sueño pone en serio riesgo al organismo, advertía Mullington. Hay una relación muy clara entre dormir menos horas de las aconsejadas y el aumento de la presión arterial, que está sometida a cambios asociados al ciclo sueño-vigilia, como ha demostrado la propia Mullington y publicado en un artículo de junio 2017 en el “Journal of hypertension”.


  • En cualquier persona, la presión arterial está sujeta a considerables cambios durante el día y la noche, pero la fuente más importante de variación son los cambios asociados con el ciclo sueño-vigilia, que siguen un ritmo circadiano.
  • Durante el sueño hay una sustancial caída de la presión arterial, mayor del 10% con respecto a la diurna. Por el contrario, el despertar se asocia con un rápido incremento en los valores de presión arterial sistólica y diastólica, junto con un marcado incremento en la variabilidad de la frecuencia cardíaca y en la agregabilidad plaquetaria.

Está demostrado que la falta de este descenso nocturno de la presión arterial en personas hipertensas tienen valor pronóstico de determinadas patologías. Los pacientes en los que no se produce la caída de tensión arterial nocturna presentan mayor prevalencia de hipertrofia del ventrículo izquierdo del corazón, infartos cerebrales y de enfermedad renal precoz.

El tercer pilar de la salud

Y es que el sueño es el tercer pilar de la salud, junto con la dieta y la actividad física. Los tres influyen decisivamente en salud del corazón y el control óptimo de la presión arterial, dos variables muy relacionadas también con la salud vascular del cerebro (relacionada con algunos tipos de demencias).

La falta de sueño se ha asociado también con mayor riesgo de desarrollar diabetes, que a su vez es un factor de riesgo para el desarrollo de patologías neurodegenerativas como el Alzheimer, al que algunos expertos califican como diabetes tipo III.

Como conclusión, podría decirse que dormir poco de forma continuada resta años de vida porque aumenta el riesgo de muerte en personas obesas, con hipertensión, niveles altos de glucosa en sangre y dislipemias (colesterol y triglicéridos altos). Circunstancias todas ellas que se dan cada vez con más frecuencia en nuestra sociedad, a edades cada vez más tempranas, por el incremento de los hábitos sedentarios y la mala alimentación.

 

Mientras dormimos

El cerebro y el corazón se coordinan durante el sueño para garantizar un despertar rápido en caso de amenazas del entorno y un sueño profundo que permita llevar a cabo tareas tan importantes como la consolidación de la memoria. Esto se consigue, pasan de un estado a otro cada 25 segundos. Este intervalo de tiempo se determina por un ritmo cerebral específico que oscila en sintonía con el latido del corazón”. Lo descubrieron recientemente investigadores de la Universidad de Lausana (Suiza). Las doctoras Anita Luthi y Laura Férnadez lo explican detalladamente en este vídeo.

Coordinated infraslow neural and cardiac oscillations mark fragility and offline periods in mammalian sleep. Science Advances,  08 Feb 2017:Vol. 3, no. 2, e1602026. DOI: 10.1126/sciadv.1602026

Share Button

Los Ciclos Solares y sus efectos en el Clima Global

Es posible que tan sólo seamos co-protagonistas en la historia detrás del Antropoceno. O quizás no. ¿Somos tan importantes como para cambiar el clima de un planeta… sin la ayuda del Sol?

Los ciclos del Sol en el Cambio Climático>

Share Button

Frente al espejo

Confieso que me ha costado distanciarme de ellosParece que es habitual: los científicos que los investigan no pueden verlos solo como meros sujetos de estudio. Quizás es el largo camino evolutivo que compartimos, quizás algunos nos vemos reflejados en ellos. Lo que la ciencia sabe es que entenderlos nos ayudará a entender como somos nosotros mismos, sabe también que están el peligro.

“Reconocemos que somos como los monos, pero nos cuesta darnos cuenta que somos monos Richard Dawkins, biólogo evolutivo y divulgador.

Share Button

Tecnología para luchar contra la malaria… y cómo tu también puedes contribuir a esta causa

La malaria es una enfermedad que se puede prevenir y curar. A pesar de ello casi medio millón de personas, en su mayoría niños y niñas, mueren por malaria cada año. En este post vemos como la gamificación y el crowdsourcing se combinan para mejorar el diagnóstico. Cada uno de nosotros podemos ayudar jugando, así de simple. Hoy hablamos de malaria, pero este post ilustra el potencial de las herramientas tecnológicas (gamificación, smartphones, análisis de imagen, inteligencia artificial,…) para contribuir a resolver retos de salud global.

Share Button

Del huevo a la placenta

Share Button

El cambio climático avanza rápidamente, las soluciones no tanto

El calentamiento global y los fenómenos extremos

El clima está cambiando y adquiriendo grandes dimensiones provocado, en gran parte, por el ser humano

Share Button