Adentrémonos en un mundo invisible!

Hace poco se hizo viral un vídeo de Alvaro Garcia Montoya comparando microorganismos de menos de 1 mm.

Muchos de los microorganismos que se describen en el vídeo (y muchos de los que existen en el mundo) son invisibles a nuestros ojos. Así, ¿cómo hemos llegado a descubrir y visualizar este mundo microscópico? Gracias a instrumentos como el microscopio, del cual hablaremos en esta historia, con un recorrido desde sus inicios a algunos de los últimos avances.

Más allá de lo que el ojo ve

Si te apetece compartir esta historia puedes usar este link.

Share Button

Biomímica: Innovación sustentable inspirada por la naturaleza

La biomímica es la disciplina que busca inspirarse en las formas, procesos, sistemas y organismos de la naturaleza (aquellos que han sido exitosos a través del tiempo) para resolver problemas y adaptarnos mejor la vida en nuestro planeta.

Como dice el arquitecto Michael Pawlyn “Se podría considerar a la naturaleza como un catálogo de productos, y todos ellos se han beneficiado de un periodo de investigación y desarrollo de 3.800 millones de años. [...] Dado ese nivel de inversión, tiene sentido usarlo”

Y sin embargo, su aplicabilidad en todos los ámbitos a nivel mundial hacen de la biomímica mucho más que buen diseño. Merece la pena conocer más sobre esta nueva, vieja disciplina y comenzar a regar la voz para que más personas sepan de ella.

Biomímica

Share Button

Humanizar la salud: nuevo reto para la Medicina

Cuando hablamos de medicina y asistencia sanitaria, inmediatamente pensamos en seres humanos. Ciertamente, son actividades que no se conciben sin ellos pero, paradójicamente, y de forma paralela al desarrollo tecnológico, se viene observando una creciente deshumanización de las mismas.

Vivimos una deshumanización de lo intrínsecamente humano y eso itiene consecuencias en los pacientes, en los profesionales, y en el resto de la sociedad.

Sin excepción, en algún momento todos vamos a vernos afectados por eventos que nos pueden colocar en situación de vulnerabilidad vital, propia o de alguna persona allegada. Enfermedades de todo tipo o situaciones  de transición vital, como el nacimiento o la muerte, se encuentran entre ellos.

En dichas situaciones, la tecnología ha de ser un medio para mejorar la asistencia, no el centro de la misma. El centro de la atención sanitaria, aunque ésta conlleve en muchos casos un soporte tecnológico importante y complejo, han de ser las personas que la necesitan y, además de las cuestiones orgánicas, sus necesidades psicoemocionales individuales también han de ser tenidas en cuenta y atendidas para facilitar lo máximo posible los procesos vitales en los que se encuentran inmersas.

HUMANIZAR LA ASISTENCIA SANITARIA

Fuentes consultadas:

http://www.fundacionhumans.com/analisis-de-la-situacion-de-los-aspectos-humanisticos-de-la-atencion-sanitaria-en-espana/

https://www.efesalud.com/humanizacion-formar-profesional-paciente/

http://www.medicosypacientes.com/articulo/dr-sanchez-martos-la-humanizacion-de-la-asistencia-sanitaria-es-un-reto-de-calidad

Si quieres compartir esta historia, puedes utilizar este link.

Share Button

El anidamiento de la tortuga olivácea: un espectáculo natural amenazado

De las siete especies de tortugas marinas que existen, seis de ellas están amenazadas. Una de ellas es la tortuga olivácea o golfina (Lepidochelys olivacea), muy extendida y explotada. Esta especie de tortuga, junto a la tortuga lora, del mismo género, tienen la particularidad de realizar anidamientos sincronizados en masa (arribadas), una ceremonia singular que puede reunir de cientos a miles de tortugas en una misma playa durante un periodo de unos pocos días. Todo un espectáculo natural. Lamentablemente, las poblaciones de tortugas han disminuido drásticamente en algunas zonas, especialmente en Malasia, Tailandia o Indonesia. Merece la pena conocer más sobre estas pequeñas tortugas marinas, cuáles son las amenazas para la especie y cómo podemos atenuarlas.

La arribada de la tortuga olivácea
Comparte: https://adobe.ly/2uufqlM

Fuentes consultadas:

Varo-Cruz, N., Monzón-Argüello, C., Carrillo, M., Calabuig, P., Liriz-Loza, A. (2015). Tortuga olivácea – Lepidochelys olivacea. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Marco, A. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebradosibericos.org/

https://www.worldwildlife.org/

Share Button

La impresión azul

En la actualidad es muy fácil captar grandes momentos para la posteridad con cualquier dispositivo tecnológico, ya sea una cámara, un smartphone, una tablet… Lo que sin duda nos aleja de interesantes técnicas como la cianotipia, una técnica fotográfica alternativa que se descubrió en 1842 y que fue usada en divulgación científica por primera vez por la botánica Anna Atkins. 

Si quieres aprender la base científica de este proceso y recrearlo en casa, en “La Química del Azul” encontrarás todo lo que necesitas saber. La química también puede ser divertida. ¿Y tú, te atreves?

 

La Química del Azul

 

Fuentes de información:

1. Alternative Photography

2.Chemistry and Light

3. The New York Public Library

Para compartir “La Química Azul” utilizar el siguiente enlace: https://spark.adobe.com/page/C2VGjJx8VPfrh/

Share Button

La imagen científica: cuando la realidad se convierte en arte

Una de las claves para entender la ciencia es verla. Por eso desde los orígenes de los proyectos divulgativos, la imagen ha jugado un papel esencial en la transmisión de ideas, conceptos y formas. Se trata de un lenguaje directo que nos traslada a realidades que de otro modo no podríamos comprender en su complejidad de una forma tan simple. “Menos es más” y en el caso de la imagen científica, esta máxima minimalista queda patente. Es el poder de lo real, la visión literal de las cosas que, en ciertos momentos, se convierte en arte.

La imagen científica

Share Button

Neurobiología vegetal: la última frontera entre la ciencia y la ética

En los últimos años, el vegetarianismo y el veganismo se han convertido en tendencias globales en las que el número de personas que adoptan estas filosofías de vida crece exponencialmente cada año. El consumo de productos libres de crueldad animal es la respuesta a un sentimiento de empatía hacia individuos de otras especies que se ha ido desarrollado y calando en la sociedad gracias al avanzado conocimiento generado sobre el mundo animal y la autocrítica a nuestros hábitos y el impacto resultante de éstos. En otras palabras, todas aquellas personas que abrazamos estas ideas hemos reflexionado sobre las consecuencias de nuestras acciones y hemos aprendido cuál es realmente nuestro lugar en este complejo ecosistema de interrelaciones entre especies: cuál es nuestro papel en el equilibro de las cosas. O al menos, eso creemos…

Cuando un omnívoro se interponte entre tu ética y tu plato, el principal reproche es que las plantas también son organismos vivos, e irónicamente, se nos cuestiona nuestra compasión hacia ellas. El contraargumento que se suele proporcionar es que los organismos vegetales no sienten dolor porque no tienen un sistema nervioso y, por tanto, no sufren. Este razonamiento, personalmente, nunca ha terminado de convencerme y, para defender mi postura, siempre he recurrido a otros argumentos, como la organización modular de las plantas y su capacidad de autorregeneración. Aún así, estas explicaciones no resuelven la cuestión de si mi postura, realmente, está libre de sufrimiento. ¿Cómo podemos estar seguros de que las plantas no sienten dolor? Aunque un animal tenga capacidad de regenerar sus extremidades, como ocurre con las estrellas de mar, ¿nos parece ético amputarle un brazo para hacer un guiso? Entonces, ¿por qué no nos importa hacérselo a una planta?

Está claro que tratar de dar una respuesta a todas estas preguntas es, como mínimo, polémico. Pero, en mi búsqueda de intentar comprender el impacto de mis decisiones sobre los individuos que conforman el mundo vegetal he descubierto cosas increíbles sobre las plantas que cambian totalmente el marco conceptual que tenemos de estos organismos. Este es mi pequeño homenaje a las plantas: unos seres silenciosamente activos y con una extraordinaria vida secreta que pocos conocen…

Raíces y neuronas
Tras este pequeño viaje al fascinante mundo oculto de las plantas, queda todavía una pregunta por resolver: ¿las plantas sienten dolor? La respuesta no está clara, pero la ciencia no está muy lejos de resolver este enigma. Se sabe que las plantas pueden producir anestésicos al igual que nosotros liberamos sustancias químicas para calmar el dolor de forma natural. Además, estudios recientes han demostrado que las plantas responden a la anestesia empleada en humanos de forma similar a como lo hace nuestro cuerpo.

Plantearnos si es ético o no comerse una planta, más allá de los problemas que se derivan de la agricultura industrial, nos supondría un tremendo dilema. Pero, en cualquier caso, lo que sí debemos plantearnos es la forma en la que observamos y nos aproximamos a estos extraordinarios organismos, con los que hace mucho mucho tiempo compartimos un ancestro común.

Para compartir esta historia, utiliza el siguiente enlace:

https://adobe.ly/2JHmrdk

Share Button

¿Cómo podríamos saber la edad de un pez?

Hoy en día la ciencia no sólo se dedica a estudiar lo que hay sino que en muchos casos se aventura a realizar predicciones, y en muchos casos estamos acostumbrados a oír predicciones climáticas por ejemplo. Pero hay otros campos en los que también se realizan predicciones, por ejemplo en la pesca; para saber cuánto se puede pescar o si el ritmo de captura es adecuado hace falta basarse en modelos estadísticos. Estos modelos pueden ser desde muy sencillos a extremadamente complejos, incluyendo muchos factores que van cambiando.

Cuando intentamos averiguar cómo funcionan los modelos pesqueros, algo que tienen muchos en común, algo básico, es saber la edad de los recursos que estamos sacando. Pero ¿cómo se podría saber la edad de un animal que tan sólo vemos en el momento de su captura? Permíteme que te lo explique.

 

Estructuras biológicas

Share Button

Importancia de la vacunación: en la rabia es la principal opción de prevención

La rabia es una enfermedad vírica con una mortalidad del 99% que causa decenas de miles de muertes al año. A pesar de ser una de las enfermedades que conocemos desde hace más tiempo, aún sigue siendo de las más peligrosas y mortales, y aunque en los países más desarrollados la tengamos casi olvidada porque nuestro estado es “libre de la enfermedad” desde hace décadas, aún estamos en riesgo de que el virus pueda penetrar. Por otra parte, en los países en vías de desarrollo produce miles de muertes y es necesario actuar para poder controlarla y prevenir su diseminación. La mejor manera de hacerlo es mediante la vacunación. Puedes conocer en este enlace cómo es la enfermedad, cómo se transmite, cómo se previene, y cuál es la estrategia actual de control:

La rabia: incurable y MORTAL

Share Button

¿Por qué todos hablan de neuroplasticidad?

Tal vez no lo sepas, o tal vez nunca te lo contaron. El cerebro es un órgano plástico capaz de modificar su estructura y su funcionamiento a partir de nuevas conexiones neuronales, que se producen en respuesta al estímulo, el entorno y la experiencia. Este fenómeno es lo que la neurociencia ha denominado neuroplasticidadtambién conocida como la “renovación de cableado cerebral”. La neuroplasticidad, o plasticidad neuronal, se pone en marcha diariamente en diferentes actividades que realizamos. Pero lo sorprendente, y alentador, es que los principios de la neuroplasticidad son elementos muy valiosos para fundamentar y realizar alternativas de tratamiento fisioterapéutico, intervenciones, terapias y diversas técnicas para la rehabilitación de personas que han sufrido algún tipo de daño o lesión en el cerebro, como la parálisis cerebral.

¿Te interesa seguir leyendo sobre este enigmático proceso?

Neuroplasticidad y parálisis cerebral

Share Button