Palabras clave: #TalkingBrains #CosmoCaixa #ProgramadosParaHablar

“Talking Brains”, programados para hablar

El lenguaje es una facultad única y compartida entre todos los seres humanos. Existiendo alrededor de 7.000 lenguas en el mundo, qué es lo que ha permitido a nuestro cerebro desarrollar esta cualidad?

La exposición “Talking Brains” del museo de la ciencia CosmoCaixa de Barcelona quiere explicar el cerebro  desde el punto de vista de sus funciones lingüísticas. Se centra básicamente en su constitución biológica y psicológica ligada íntimamente con la neurociéncia, la genética, la anatomía y la evolución humana.

“Talking Brains” es una exposición temporal que estará en Barcelona hasta el 28 de Enero de 2018.  Su objetivo principal, como explica Lola Ruiz del área de ciencia y medio ambiente de la fundación bancaria “La Caixa”, es entender que el lenguaje es un objeto biológico, igual que lo es la postura erecta, y que independientemente de la lengua que hablemos solo hay un cerebro lingüístico común en todos los seres humanos.

El lenguaje nos hace humanos. Cualquier niño o niña que crezca en un ambiente normal aprenderá a hablar, de la misma manera que aprenderá a andar. Las áreas cerebrales involucradas en el aprendizaje del lenguaje son exactamente las mismas para todas las lenguas, incluyendo el lenguaje de signos. Así, los niños sordos aprenden el lenguaje de signos exactamente de la misma manera que aprendemos el lenguaje oral, si están en el entorno adecuado para hacerlo.

Cómo podéis ver en el siguiente vídeo, al largo de la exposición se tratan temas muy diversos que van desde el origen de las diferentes lenguas, las cualidades del lenguaje humano y la comunicación animal hasta las enfermedades del lenguaje, los experimentos de psicolingüística y las operaciones cerebrales.

Empezamos la exposición atravesando un laberinto de idiomas que nos conduce a una proyección sobre las áreas cerebrales implicadas en el lenguaje. Esta nos muestra que el lenguaje vive en nuestro cerebro, en un bucle entre zonas corticales y subcorticales conectadas entre sí por fascículos de materia blanca. Entre estas destacan las áreas de Broca y Wernicke, encargadas respectivamente de la estructuración de la parla y su análisis estructural, y del reconocimiento de la forma sonora de las palabras y la aportación de significado.

Luego llegamos a una sala dedicada al origen de las lenguas y su relación con la evolución del cerebro humano. El momento que nos permite confirmar la existencia de lenguaje viene con la llegada del Homo Sapiens y las pinturas rupestres, pero como el lenguaje y el cerebro no fosilizan, no podemos saber con exactitud en qué punto de la evolución humana se desarrolló esta facultad.

Primero vemos el árbol de las lenguas, un mapa lingüístico que nos muestra el origen y evolución de todas las lenguas conocidas actualmente en el mundo.

Árbol de las lenguas
Árbol de las lenguas de la exposición “Talking Brains”. Todas las lenguas tienen un mismo origen: el ser humano.

Luego nos explican las caracteristicas del lenguaje humano, destacando la arbitrariedad: cada palabra tiene un significado que debemos aprender; la transmisión tradicional: nacemos con la capacidad de aprender una lengua que se transmite de generación en generación; el desplazamiento: tenemos la capacidad de hablar de cosas que no se encuentran en el momento ni lugar presente; la semanticidad: un determinado mensaje evoca un significado concreto; la productividad: podemos expresar cantidades infinitas de mensajes sin haberlos oído o dicho antes; y la discrecionalidad: el lenguaje humano se forma por unidades discretas, de manera que un texto se forma por oraciones, que se forma por palabras que, a la vez, se forman por letras. Estas características están presentes exclusivamente en el lenguaje humano. Aunque las otras especies animales también se comunican entre sí, ninguna de ellas llega a la complejidad y potencialidad de la comunicación humana.

La exposición sigue presentando el “Conectoma”, un mapa abstracto de las conexiones de la red más complexa que conocemos: el cerebro. Cada vez es más evidente que el lenguaje constituye una red distribuida por todo el cerebro. Este tipo de organización podría ser una de las claves de la plasticidad cerebral.

Conectoma
Conectoma: una inmensa red neuronal permite que todas las áreas de nuestro cerebro estén conectadas.

Antes de adentrarnos al siguiente laberinto, llega el momento más importante para nosotros, el inicio de este proceso de aprendizaje: dentro del vientre materno, al segundo trimestre de gestación el feto empieza a percibir sonidos, reaccionar a ellos e interiorizar los patrones rítmicos de la lengua de su madre. Y es así como seguidamente llegamos al laberinto de la adquisición. Este consiste en un circuito que permite a los visitantes experimentar con sus conocimientos y habilidades lingüísticas. A lo largo de este laberinto, podemos descubrir curiosidades a cerca del lenguaje y sus implicaciones a nivel cerebral, como por ejemplo las diferencias cerebrales entre las personas bilingües y las monolingües o la clara separación entre el lenguaje de signos y la mímica.

Llegando a la última gran sala de la exposición, descubrimos las dificultades que tienen algunos niños autistas para desarrollar una cualidad tan natural para los humanos como es el lenguaje.  Algunos de ellos han podido aprender a utilizar un sistema de comunicación basado en imágenes nombrado SAAC (Sistema Argumentativo y/o Alternativo de Comunicación).  Verónica Fabra nos cuenta cómo es la vida sin lenguaje a través del caso de su hijo Dídac:

Finalmente, el último espacio de la exposición nos permite vivir de primera mano experiencias como la realidad virtual sentados dentro de un cerebro gigante o la encefalografía cerebral mientras ayudamos a colaborar en un experimento sobre psicolingüística. También se dedica un espacio a las enfermedades del lenguaje, como la anómia (incapacidad para nombrar las cosas), el agramatismo (incapacidad para comprender y usar correctamente la gramática) o la afasia (comprensión deficiente y habla fluida pero incoherente) y a las técnicas quirúrgicas que permiten a los neurocirujanos operar a sus pacientes sin perjudicar las áreas implicadas en el lenguaje.

En definitiva, “Talking Brains” permite que conozcamos la lingüística y el cerebro adentrándonos en el espectacular mundo de la neurociencia, la biología y la evolución mediante una exposición interactiva, divertida y muy muy interesante.

TalkingBrains
CosmoCaixa #TalkingBrains

 

Share Button