Palabras clave: Planeta Tierra

Antropoceno, la Edad del Plástico

Por Gema Valera Vázquez | 08/08/2017

 

Tienes 30 segundos para mirar a tu alrededor y hacer una lista de los materiales con los que están hechos los objetos que te rodean.

cronometro

¿Lo tienes? ¿Cuántas veces anotaste plástico? Probablemente más que cualquier otro material, y seguramente no te ha cogido por sorpresa.

Se dice que en el futuro, el plástico integrado en los estratos del suelo servirá como marcador geológico para distinguir nuestra era, el Antropoceno.

Y es que desde que en 1950 comenzamos a producir plástico a gran escala, no hemos hecho sino aumentar cada vez más su uso: ¿Puedes imaginar 8300 millones de toneladas? Es aproximadamente la cantidad de plástico que la Humanidad ha producido desde aquellos años 50, según un estudio publicado en la revista Science. A este ritmo, en 2050 viviremos sobre una montaña de vertidos plásticos de 12000 millones de toneladas, dice el mismo estudio.

Explanada cubierta de residuos tras un festival en Alemania (Pixabay)
Explanada cubierta de residuos tras un festival en Alemania (Pixabay)

Lo encontramos en casi cualquier producto y en infinidad de formas: Poliuretano, polietileno, polipropileno, resinas, fibras y un largo etcétera; y todos tienen algo en común: durabilidad y resistencia.

Preguntemos a un fabricante de recipientes alimentarios (por poner un ejemplo de negocio) qué opina de un material extraordinariamente versátil y de bajo coste que además posee esas dos cualidades. Puestos en sus zapatos es fácil entender por qué se ha convertido en el material estrella.

El problema es que el plástico producido, en algún momento es desechado como basura, y lo hacemos de 3 formas: 1) lo reciclamos para transformarlo en un material secundario, 2) lo incineramos o 3) lo acumulamos en montañas de desechos.

Las dos primeras son muy costosas energéticamente. El reciclaje, además, solo retrasa la acumulación de desechos sin aliviar la sobreproducción, porque la industria no ajusta su producción en base al material reciclado. La incineración es altamente contaminante a no ser que se usen plantas incineradoras de alta seguridad. Y la tercera opción es dañina por definición.

Se podría decir que no hay solución buena para los desechos plásticos, y la que hay, pasa por reducir al máximo su uso y fomentar el empleo de materiales biodegradables.

¿Empezamos?

Ver también: cover

Share Button

El Desacuerdo de París

Por Gema Valera Vázquez  | 07/08/2017

 

El 2 de agosto se cumplían 2 meses de la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París. Un acuerdo que se redactó entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre de 2015, y en el cual, de forma histórica, firmaron 195 países.

Todos los firmantes se comprometían por ley a poner en marcha acciones para cumplir una serie de objetivos que persiguen la remisión del cambio climático. El objetivo principal consiste en limitar, para el año 2100, a +1,5ºC el calentamiento global con respecto a la temperatura pre Revolución Industrial de 1750.

VÍDEO | Donald Trump anuncia la retirada de EEUU del Acuerdo de París (TheGuardian)
VÍDEO | Donald Trump anuncia la retirada de EEUU del Acuerdo de París (TheGuardian)

Con la retirada de EEUU, los acuerdistas quedaron consternados. Si lograr los objetivos con EEUU de su parte era un desafío, con su caída parecía poco menos que imposible. No olvidemos que son los principales emisores de gases invernadero (con un 15% del total de emisión) seguidos por China. Además habría que prescindir de su contribución económica para ayudar a países subdesarrollados a implementar mejoras que condujeran al mundo entero a alcanzar los objetivos, y que estaba contemplada en el acuerdo.

Sin embargo, algunos expertos han manifestado su escepticismo, opinando que con EEUU y sin ellos, el Acuerdo de París es una utopía, y que solo un cambio drástico a energías renovables y la retirada masiva del CO2 de la atmósfera, podrá dejarnos en una posición próxima a la que se espera llegar con el acuerdo.

Otro estudio publicado recientemente, apunta que solo tenemos un 5% de posibilidades de cumplirlo.

Cartel de una protesta por el cambio climático (Pixabay)
Cartel en una protesta por el cambio climático (Pixabay)

De cualquier modo, no hay razón para perder la esperanza. Se prevé que para el año 2020 las energías renovables serán la opción más barata, y que EEUU cumplirá con el objetivo del 2100 incluso fuera del acuerdo, ya que ellos también se sumarán a las energías verdes, aunque sea solo por ahorrar dinero.

Share Button