Palabras clave: música

La ciencia y la música

¿Has pensado alguna vez por qué hay músicas que suenan mejor al oido que otras? ¿Crees que la música es un hecho cultural o hay algo más en ella? ¿Piensas que la música es un arte que afecta solo a nuestras emociones o también puede ser un ejercicio intelectual?

La respuesta no es sencilla, pero está claro que, además de un arte bellísima, la música es ciencia, mucha ciencia. En el fondo, las escalas, la armonía, las distancias tonales, etc. se pueden reducir a números, a relaciones matemáticas entre ellos. Además, el sonido es la vibración del aire y, como tal, la física también tiene mucho que decir respecto a la música.

Aquí tienes una serie de artículos, curiosidades o detalles en los que podrás encontrar de todo (aunque no todo) relacionado con esta unión entre ciencia y música. Encontrarás textos más o menos técnicos, entretenidos, detallados, curiosos… que abordan este tema desde diferentes puntos de vista: la física, las matemáticas, la historia, la programación, etc.

Aquí la tienes: en Ciencia y música.

Share Button

Musicalmente insensibles

La música es un placer. O al menos eso creemos la mayoría de personas. Es capaz de transportarnos a otros tiempos y lugares, evocar recuerdos, transmitir emociones, e incluso crear sentimientos de cohesión de grupo…. siempre que seamos sensibles a ella. Pero, como para los gustos se hicieron los colores, a no todos nos afecta por igual, según un estudio publicado en la revista Current Biology.

El estudio, dirigido por A. Rodríguez Fornells, y realizado conjuntamente por la Universidad de Barcelona y el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Bellvitge (Idibell), desvela que entre un 1% y 5% de la población es insensible a la música. Puede leer el estudio publicado en el enlace: Individual Differences in Music Reward Experiences

El estudio se realizó sobre individuos sanos, es decir se comprobó que sí son capaces de experimentar placer con otros métodos de recompensa antes de determinar su sensibilidad musical. A esta característica, ser insensible a la música pero no a otros tipos de recompensa, se le llama anhedonia específica.

Con tal de determinar que los individuos estudiados presentan un circuito normal de recompensa cerebral, se les efectuó dos pruebas, una musical y otra relacionada con ganar y perder dinero. Los individuos insensibles a la música no presentaron un incremento en la actividad cardíaca ni en la conductáncia de la piel al escuchar música, pero sí lo presentaron al exponerse a otro tipo de sistemas de recompensa ‘complejos’ como es ganar y perder dinero. Los sistemas de recompensa cerebrales también se pueden activar con otros mecanismos más ‘primarios’ como son el sexo y la comida.

Realizar test de sensibilidad musical

Las raíces de la música

“La música es uno de los aspectos más misterioso de la naturaleza humana.” Charles Darwin

Hay varias teorías sobre el papel evolutivo de la música en el ser humano, ya que no representa una ventaja evolutiva clara. Para C. Loersch, y N.L. Arbukle, la respuesta emocional musical está íntimamente relacionada con fenómenos sociales de creación de grupos. Es decir, se trataría de una herramienta de cohesión social, como indica el estudio “Unraveling the Mystery of Music: Music as an Evolved Group Process“.

Il·lustració de Prudència Illustration
Ilustración de Prudència Illustration. Visita el Blog

En cambio, G. Miller, de la University College of London, afirma que la música está mucho más relacionado con  la selección sexual, en su estudio Evolution of human music through sexual selection.

En este sentido, serviría de reclamo para encontrar pareja, igual que en el caso de los cantos de las aves. Ilustra esta afirmación con el caso de Jimmy Hendrix, que murió a los 27 años de sobredosis, pero gracias a su extraordinario talento musical, se acostó con cientos de ‘groupies’, dejando (al menos) tres hijos para perpetuar sus genes, cosa que no hará su música, a pesar de ser un clásico.

Share Button