Palabras clave: ingeniería genética

Luz vital

La humanidad se enfrenta a un problema cada vez más acuciante: el modelo energético actual es totalmente insostenible. El cambio climático es una realidad, la demanda energética es cada día mayor y las reservas de combustibles fósiles tienen un límite. Ante este panorama, muchos colectivos buscan alternativas a las fuentes de energía convencionales. Y algunos de ellos han encontrado una fuente de esperanza en la vida misma: la bioluminiscencia.

Las moléculas de la luz

Lampyris noctiluca
Lampyris noctiluca, gusano de luz. / Wikimedia Commons

Estrellas bailarinas entre los árboles en las noches de verano; las luciérnagas muestran en silencio su espectáculo, ajenas a cualquier fascinación. Para ellas es un proceso de vital importancia: la búsqueda de pareja para el apareamiento. Pero no son los únicos organismos capaces de brillar con luz propia.

Hay peces abisales que utilizan la luz que generan en sus antenas para atraer presas, mientras que la parte inferior del cuerpo de algunos cefalópodos brilla para camuflarse con la luz que viene de la superficie. Sin embargo, las mayores expertas en bioluminiscencia son las bacterias, y es que la luz emitida por muchos animales la generan en realidad bacterias a cambio de ser alimentadas; es lo que se conoce como simbiosis.

Continuar leyendo

Share Button