Palabras clave: enfermedad parasitaria

Nuevos avances para prevenir la transmisión de Chagas durante el embarazo

por Paloma Goñi Oliver

transmisión de Chagas durante el embarazo

Un estudio liderado por científicos del Instituto de Parasitología y Biomedicina “López Neyra” de Granada ha demostrado que la regulación del sistema inmune durante el embarazo puede prevenir la transmisión del mal de Chagas al feto. Esta patología es un importante problema de salud pública que solo en España afecta a unas 50.000 personas y a entre 6 y 7 millones en todo el mundo. Está causada por el parásito Trypanosoma cruzi, y una de sus vías de transmisión más importante y difícil de controlar es la que se produce de madre a hijo durante el embarazo.

En este trabajo utilizaron técnicas in vivo, analizando tanto ratonas gestantes sanas como infectadas con T. cruzi. Observaron que si el sistema inmunológico de la madre no detecta al parásito y, por tanto, no es consciente de la infección, se produce la inmunosupresión habitual que ocurre durante el embarazo para evitar el rechazo hacia el feto. Esta disminución de la actividad del sistema inmune favorece la transmisión del parásito al feto. Sin embargo, si el sistema inmune detecta la infección, se produce un equilibrio en su actividad para que sea capaz tanto de combatir al parásito como de tolerar al feto. Si se da este último caso, el contagio de la enfermedad se previene en un 60%.

Esta investigación abre la puerta a nuevos avances que permitan predecir el riesgo de transmisión del parásito durante el embarazo y frenar la expansión de esta grave enfermedad que la ciencia y la medicina llevan más de 100 años tratando de controlar.

Share Button

Chagas, una enfermedad silenciosa que afecta a millones de personas

 por Paloma Goñi Oliver

  • Solo uno de cada diez infectados sabe que lo está
  • Es posible prevenir la transmisión de madre a hijo
Vinchuca-enfermedad de Chagas
La chinche besucona o vinchuca es el parásito que transmite la enfemedad de Chagas

Hoy 14 de abril se celebra el día internacional de la enfermedad de Chagas, una enfermedad parasitaria endémica de Latinoamérica y que se calcula que afecta a entre 6 y 7 millones de personas en todo el mundo. La enfermedad es causada por el parásito Trypanosoma Cruzi y transmitida por un insecto conocido como vinchuca o chinche besucona que habita regiones cálidas y secas del Cono Sur del continente americano. En aquellas zonas donde el insecto no es endémico, la enfermedad solo se transmite por transfusiones de sangre, trasplantes de órganos, alimentos contaminados con el parásito o de manera vertical (cuando pasa de madres a hijos).

Desde el año 2005, existen en España protocolos para controlar las donaciones de sangre y los trasplantes de órganos, y evitar así el contagio por estas vías. El seguimiento de la transmisión del parásito de madres a hijos es más complicado. Solo en algunos hospitales se hacen pruebas para detectar el mal de Chagas en mujeres embarazadas que hayan podido estar en contacto con el parásito en algún momento de su vida.

El parásito se aloja principalmente en el músculo cardíaco y en el aparato digestivo. Según la OMS, hasta un 30% de los pacientes sufren alteraciones cardíacas y hasta un 10% presentan alteraciones digestivas, neurológicas o combinadas. Con el paso de los años la infección puede causar muerte súbita o insuficiencia cardíaca debido a la destrucción progresiva del músculo cardíaco.

El principal problema está en el infra diagnóstico: se calcula que solo una de cada diez personas infectadas sabe que lo está. Es una enfermedad silenciosa: apenas presenta  síntomas y estos solo aparecen muchos años después de la infección. Por otro lado, muchas personas prefieren no realizarse las pruebas por miedo, ya que piensan que la enfermedad no tiene cura. Sin embargo, esto no es así, sí que existe un tratamiento para el mal de Chagas. Además en muchas ocasiones también es necesario administrar un tratamiento específico para los síntomas cardíacos o digestivos.

Actualmente solo existen dos medicamentos que se usan en el tratamiento de este mal: benznidazol y nifurtimox. Aunque son fármacos desarrollados hace más de cuarenta años, pueden curar la enfermedad si se administran al poco tiempo de producirse la infección. Por otro lado, si se suministran en la fase crónica también son útiles, ya que pueden frenar la progresión de la enfermedad. Además, es muy importante tener en cuenta que pueden prevenir la transmisión del parásito de madre a hijo si la mujer los toma antes del embarazo. Por último, también es clave en el tratamiento en niños infectados: 9 de cada 10 se curan si son tratados durante su primer año de vida.

“El beso de la muerte”

La Vinchuca o chinche besucona es un insecto hematófago, es decir que se alimenta de sangre. Suele vivir en las grietas de paredes y techos de viviendas de zonas rurales de Latinoamérica. Se le llama chinche besucona porque suele picar de noche y en muchos casos alrededor de la boca, por lo que su picadura se conoce como “el beso de la muerte”. Esto provoca que la persona se rasque, facilitando así que las heces del insecto entren en contacto con mucosas o heridas cutáneas y que el parásito pase al flujo sanguíneo.

Chagas en España

Debido al aumento de la movilidad de la población en los últimos años, actualmente esta enfermedad también se encuentra en países donde no habita la Vinchuca. España es el segundo país con más casos de Chagas fuera de Latinoamérica. En 2015 había alrededor de 80.000 infectados en toda Europa, de los cuales 42.000 se encontraban en España. Es decir, más de la mitad de todos los casos de Chagas de Europa.

Share Button