Palabras clave: conservación

Las expediciones Colombia Bio: un claro ejemplo de que con la paz la ciencia también gana

Durante el siglo XVIII, José Celestino Mutis fue encomendado para realizar la denominada “Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada”, una travesía científica que buscaba realizar el inventario de especies de plantas y animales que habitaban el territorio donde actualmente se ubica Colombia. Más de 200 años después y con notables avances tecnológicos, varios grupos de científicos buscan redescubrir la biodiversidad del País, a través de las expediciones Bio.

Si eres un amante de la naturaleza y de la ciencia, no te puedes perder esta interesante historia, donde ciencia y paz se encuentran.

Share Button

José Manuel Pereñíguez: “Las densidades de especies de interés comercial como el mero han aumentado entre 3 y 60 veces desde que se creó la reserva”

ENTREVISTA

El investigador predoctoral José Manuel Pereñíguez trabaja en pos de un modelo de desarrollo sostenible desde la reserva marina de Cabo de Palos-Islas Hormigas

Llúcia Ribot. Fruto de las excepcionales características oceanográficas y geológicas de la zona, el Área Marina Protegida (AMP) Cabo de Palos-Islas Hormigas creada en 1995, “supone uno de los puntos calientes de biodiversidad del mediterráneo”. Y así nos la presenta el investigador predoctoral José Manuel Pereñíguez, que trabaja en el Grupo de Investigación “Ecología y Conservación Marina”, en el Departamento de Ecología e Hidrología de la Universidad de Murcia, con el objetivo de hallar medidas de gestión que permitan encontrar un equilibrio entre la actividad humana y la salud de nuestros ecosistemas marinos. Bucear en uno de los lugares más espectaculares de todo el Mediterráneo, es una de las exigencias de su trabajo, que reparte sus horas entre el despacho y el mar.

José Manuel Pereñíguez realizando censos de peces en la reserva marina. Imagen: Adrián Aguilar, Universidad de Murcia.
José Manuel Pereñíguez realizando censos de peces en la reserva marina. Imagen: Adrián Aguilar, Universidad de Murcia.

Desde el Grupo de Investigación “Ecología y Conservación Marina”, ¿qué proyectos desarrolláis en el área?

Nuestro grupo centra gran parte de su trabajo en estudios relacionados con los efectos asociados a la actividad humana, siendo la reserva un lugar idóneo para llevarlos a cabo debido a su diseño. Ésta se divide en dos zonas de gestión diferente: la reserva integral, en la que está prohibida cualquier tipo de actividad (salvo la científica), y la reserva parcial, donde están autorizadas ciertas actividades muy reguladas, como la pesca artesanal y el buceo recreativo.

La regulación restrictiva de las actividades nos permite comparar distintos parámetros biológicos entre distintos niveles de protección.

Entonces, ¿cuáles son los parámetros biológicos que comparáis en la reserva?

Por ejemplo, podemos comparar el efecto del buceo entre la zona donde se puede practicar y la que no, o las abundancias de ciertas especies de peces dentro y fuera de la reserva marina. A partir del uso de censos de peces, se evalúa el efecto que áreas marinas protegidas como la de Cabo de Palos tienen sobre las poblaciones de peces. Tales censos se vienen haciendo de manera casi ininterrumpida desde la creación de la reserva por medio del buceo con escafandra autónoma.

En estos estudios, ¿qué efectos habéis detectado en el desarrollo de las especies y hábitats marinos en la reserva?

La creación de la reserva ha tenido un importante efecto, sobre todo en peces, algo que va en línea con lo encontrado en numerosas áreas marinas protegidas de todo el mundo. Estos efectos de la protección no son inmediatos, sino que han pasado entre 5 y 10 años hasta poderse percibir y alrededor de 15 hasta que han sido máximos.

En el caso de especies de interés comercial como el mero, dentón, corvina o sargos imperiales, sus densidades han aumentado entre 3 y 60 veces con respecto al cuando se creó reserva. Los incrementos de biomasa, a su vez, han repercutido en los pescadores artesanales de la zona, que han visto cómo sus capturas por unidad de esfuerzo han aumentado dentro de la reserva.

En el caso de especies de interés comercial como el mero, dentón, corvina o sargos imperiales, sus densidades han aumentado entre 3 y 60 veces con respecto al cuando se creó reserva. 

Esta es una pequeña parte de los resultados obtenidos en los últimos años de investigación sobre el efecto de la protección en las poblaciones de peces. Muchos otros van más en la línea del conocimiento básico, necesarios para conocer mejor la ecología de las especies que componen los ecosistemas marinos, y que tienen como fin último proponer medidas de gestión adecuadas para restaurar y/o conservar los servicios ecosistémicos marinos.

El trabajo de campo en la reserva 

Cuando realizáis investigación de campo en la reserva, en la práctica ¿cómo son vuestras jornadas de trabajo?

Cada jornada de trabajo es una lotería. Esto se debe a que estamos en el mar, donde todo puede pasar, y en una zona especialmente variable en cuanto a vientos y corrientes marinas. Unos factores que, junto con la turbidez, quizás sean los más determinantes a la hora de poder realizar o no nuestro trabajo. Por ejemplo, en el caso de la realización de censos de peces, las corrientes o la baja visibilidad pueden complicarlo. Sumado a esto, solemos llevar con nosotros diversos materiales en función del trabajo a realizar, lo cual lo complica aún más. Nunca sabes lo que te puedes encontrar, y eso para mí es muy estimulante.

Sigamos en primera persona, ¿qué supone para ti trabajar en este enclave?

Como investigador, y como buzo, he tenido que aprender a gestionar gran cantidad de factores, tanto humanos como materiales, lo cual en última instancia implica aprender a tomar decisiones. Esto para mí es lo más valioso, ya que será crucial en un futuro para desarrollar correctamente mi trabajo.

Y, ¿cómo valoras la creación de espacios protegidos o reservas marinas para la protección de los ecosistemas?

Es algo imprescindible en la sociedad en la que actualmente vivimos. Desde hace décadas, nuestro planeta está sufriendo un proceso continuado y cada vez más acelerado de degradación. Sin duda, la creación de espacios protegidos está ayudando a frenar este proceso, aunque todo hace indicar que no es suficiente. Por tanto, es crítico seguir investigando el funcionamiento de nuestros ecosistemas y cómo la actividad humana los está afectando, con el objetivo de tomar las medidas de gestión necesarias que nos permitan alcanzar un modelo de desarrollo sostenible.

Desde hace décadas, nuestro planeta está sufriendo un proceso continuado y cada vez más acelerado de degradación

Ejemplos como el del Mar Menor en Murcia sirven para evidenciar la importancia de alcanzar un modelo de desarrollo humano acorde a las características ecológicas del entorno en el que nos encontramos. Al igual que entendemos que nuestro cuerpo tiene unas limitaciones biológicas que debemos respetar, los ecosistemas tienen sus limitaciones ecológicas. Esto, unido al avance en el conocimiento científico, nos permitirá optimizar cada vez más el aprovechamiento de los servicios que los ecosistemas nos brindan.

Share Button

Silencio en el cielo… y en los mares?

Qué debemos aprender de la extinción de la paloma migratoria Ectopistes migratorius

Poca gente debía creer a Bénédict Henry Révoil cuando en 1847 predijo que de no cesar la caza de palomas migratorias la especie se extinguiría. En ese año la población ya había disminuido alarmantemente pero aún se observaban bandadas formadas por millones de aves. En 1914 murió Martha, el último ejemplar de la especie, habían transcurrido poco más de 50 años.

De forma parecida, los recursos pesqueros parecen inagotables. La comunidad científica alerta desde hace años sobre la sobreexplotación pesquera pero los intereses económicos y políticos hacen oídos sordos a estos avisos.

Esperemos que en unos años otro estudiante no deba utilizar la extinción del bacalao o de otra especie de pez para alertarnos de nuevas extinciones inminentes.

Share Button

COBRA, un protocolo para saber con quién compartimos el bosque

En esta entrada ya comenté que aún estamos lejos de conocer de forma precisa el número de especies de animales con el que compartimos el mundo, y que ésto se refleja en que cada día se descubren nuevas especies.

Pero aún así, una cosa es saber que una especie existe, así en general, y la otra es saber cuántas y cuáles especies hay en un lugar concreto. Si me acompañas un momento te explico a qué me refiero.

Imagínate que te acercas al bosque más cercano de tu casa y lo observas atentamente. Probablemente oirás el canto de un pájaro o encontrarás algún rastro de un pequeño mamífero, como una piña medio mordida o la entrada de un túnel hacia lo profundo. Aunque no es tan fácil como podría parecer, saber aproximadamente cuántas especies de aves o mamíferos hay es relativamente sencillo.

Pero ahora acércate más. Fíjate en la corteza de los árboles, mira detrás de cada hoja o levanta una piedrecita. Descubrirás un enorme mundo de pequeñas criaturas. Intenta calcular cuántas especies hay repartidas en tu bosque. Difícil ¿verdad?

Pues bien, una de las tareas de los biólogos es crear herramientas que nos permitan conocer mejor nuestro entorno, en este caso, poder estimar con cuántas especies compartimos nuestros montes.

Con esta idea en mente, el Dr. Pedro Cardoso, junto con un equipo de colaboradores, decidieron diseñar una metodología que permitiera obtener de la forma más eficaz una medida fiable de la diversidad de estos grupos de pequeños animales. Para su estudio se fijaron en las arañas, por su enorme diversidad y abundancia, aunque la misma filosofía es aplicable a los otros grupos megadiversos de animales.

Después de pasar infinidad de horas en diferentes bosques de Portugal, de separar, contar e identificar todo lo que recogieron, y de aplicar ciertos modelos estadísticos, pudieron diseñar cuál sería la mejor metodología. En el caso concreto de las arañas, propusieron una metodología optimizada para los ambientes mediterráneos, llamada COBRA (Conservation Oriented Biodiversity Rapid Assesment), con la cuál ya se están realizando diferentes estudios.

Share Button

La conservación del lince en España

El lince ibérico (lynx pardinus) está considerado como el felino más amenazado del mundo, y lo tenemos justo aquí, en la Península Ibérica, único lugar donde se reproduce.

Esta recopilación de contenidos sobre el lince trata la problemática a la que se enfrenta la especie que hasta hace 50 años era cazada indiscriminadamente, además de las soluciones que pretenden mejorar el estado de conservación de la especie con ayuda del programa LIFE + iberlince.

Share Button

¿La intoxicación de Maya? Claves del declive de las abejas

Abeja Polinizando

Recientes estudios señalan los pesticidas como posible causa de la gran pérdida de abejas. Su presencia en el polen podría ser tóxica. Discutimos en esta entrada el largo camino que nos queda para conocer su acción y poner remedios.

Esta semana veíamos destacado en la Agencia Sinc cómo un grupo de investigadores de la Universidad de Almería ha perfeccionado protocolos de cromatografía y espectometría para detectar sustancias adheridas al polen. Así se podrían analizar hasta 253 compuestos al instante, entre ellos pesticidas. Sin embargo, estos investigadores se muestran cautos al culpabilizar a los pesticidas que se usan en agricultura de la pérdida de abejas y creen que su técnica puede abrir el abanico de posibilidades de compuestos. Pero ¡si yo ya tenía confirmadísimo que los cultivos transgénicos estaban matando a las abejas! Vamos a analizar más a fondo esta problemática y los distintos actores.

Un problema de gran magnitud

Durante la última década las poblaciones de abejas están disminuyendo drásticamente. Se calcula que el 84% de los cultivos europeos dependen totalmente de la polinización realizada por estos insectos. Si esta tendencia continúa nos enfrentamos a una posible extinción masiva, que haría peligrar la alimentación mundial. Por ejemplo, en el sur de China ya hay agricultores polinizando manualmente sus cultivos por falta de abejas. Las causas, como nos cuentan en este vídeo de la BBC, son: la pérdida de sus hábitats naturales, parásitos y patógenos, los cambios climáticos y, posiblemente, los ya mencionados pesticidas.

Los malignos pesticidas

Quizá la cobertura periodística que se ha hecho sobre éste último factor excede su importancia en comparación con el resto. Pero ¿qué dice la ciencia?

 Francisco Sánchez Bayo de la Universidad de Sidney, hace una revisión sobre las investigaciones del tema este febrero de 2016.  En general no se ven efectos directos de residuos neonicotinoides  con el colapso de colonias. Pero ¿por qué no se encuentra relación si hasta la Unión Europea ha prohibido el uso de algunos? Porque la exposición de las abejas es a dosis no dañinas.  Cuando se analizan varios agentes con modelos matemáticos se establecen mejor sus efectos en conjunto. Ya se había descrito el daño que producen algunos neonicotinoides al sistema inmune y  recientemente se probó que las abejas siempre preferían agua azucarada con necotinoides, posiblemente por su acción similar a la nicotina en el sistema nervioso. Por primera vez en agosto del 2015 se describió su efecto negativo en un estudio de campo siguiendo poblaciones de abejas durante 11 años. Éstos y otros estudios apuntan a que funcionan como un catalizador de la pérdida de abejas: agravan las consecuencias de otros agentes al debilitar su salud.

monantointOiga, yo había oído que el Bt de Monsanto las estaba matando, ¿qué pasa con esto? Lo primero que hay que considerar es que el Bt (de la bacteria que lo produce Bacillus thuringiensis) es una proteína. Aunque mate larvas de insectos plaga, en general se digiere. Se pensó que podría estar afectando a las bacterias del tracto digestivo de las abejas, pero hay poca evidencia. De nuevo, su actuación no causa la muerte de abejas, pero sí modifica ligeramente su metabolismo, por lo que podría ser otro factor a sumar. Desde luego, la empresa es la primera interesada en no causar efectos devastadores,  y provocar un escándalo, por lo que tienen en marcha un proyecto propio de conservación.

 Otros malos malísimos

La realidad es que la pérdida de diversidad de flores en las zonas agrícolas y la extensión de prácticas de monocultivos parecen influir gravemente en la desaparición de los distintos géneros de abejas. Ahora tienen menos opciones de alimentación y de menor calidad. Pero mucho más daño están causando parásitos, virus y enfermedades microbianas. Cabe destacar el ácaro Varroa y sus virus asociados, y el hongo Nosema, ambas especies originarias de Asia y consideradas invasoras. La actividad humana ha puesto en contacto abejas por primera vez con estos organismos contra los que no tienen adaptación.

Otra acción del hombre que está repercutiendo gravemente es el cambio climático.  Daniel Romero, investigador de la Universidad Complutense de Madrid, nos cuenta que “en el sur de Europa hay muchas especies de abejorros que viven en zonas montañosas. Con el aumento de temperaturas se ven obligados a subir a zonas altas hasta que no lo toleran y acaban desapareciendo”. La investigación que realizan en su grupo se centra en las abejas silvestres, de las que menos datos se tienen y urge conocer su importancia ecológica y diversidad. Con respecto a los neonicotinoides comenta que “aunque en Europa han prohibido algunos, en la región mediterránea casi no se usan, por lo que no serían la causa de las pérdidas por ejemplo en España”.

Nos quedamos atentos a las últimas novedades y siguiendo a organismos internacionales e investigadores muy comprometidos con desentrañar el misterio… Pues como tarden mucho, nos vamos a quedar sin ellas. ¿Maya pasará de dibujo nostálgico a cuento de hadas? #SOSAbejas

Marina Martínez García @MarinaMtzGcia

 ¿Quieres ayudar? Hay una app para eso: BEE ALERT de un proyecto Brasileño financiado por la FAO. Greenpeace España también está ayudando a concienciar a la población:

Regalo envenenado. Las abejas se mueren masivamente… x @Lferreirim https://t.co/K3nVlrxS7u #SOSAbejas pic.twitter.com/TjeBXpFFa6

— Greenpeace España (@greenpeace_esp) February 16, 2016

 

Share Button

Popurrí científico

Después de conocer scoop.it avanzamos en “content curation” de la mano de Storify.
Aquí tenemos una muestra de lo que puede ofrecer, compuesta por tweets de #mcc21, videos y noticias curiosas.

Continuar leyendo

Share Button

Mundo azul

El agua, elemento básico para la vida, ocupa 3/4 partes de la superficie de la Tierra. Posiblemente hemos escuchado esta frase más de una vez y ya no nos parece tan impactante pero si te paras a pensar en todo lo que implica… No se pueden estimar la cantidad de descubrimientos que quedan por realizar y los que igual se quedan en el fondo de los océanos. Para estar al día del pasado, presente y futuro de nuestro mundo azul aquí os dejo una recopilación de algunas noticias para bucear en ellas.

Share Button

Optimismo ambiental

Estamos acostumbrados a recibir información catastrófica relacionada con el medio ambiente, aún así, en ocasiones encontramos ejemplos donde se pretende enmendar errores o mejorar las situaciones actuales.
Existen muchos proyectos de reorganización del territorio enfocados a la restauración natural, los cuales pretenden minimizar impactos y mejorar las condiciones medioambientales entre otras cosas.
La implicación de empresas privadas con fines indefinidos, las decisiones tomadas activamente desde el ministerio o las forzadas a base de trabajo asociativo y social han propiciado cambios tanto en entornos urbanos como en entornos naturales.
A veces dar lo que algunos considerarían un paso atrás puede suponer dar dos pasos al frente.

 

Share Button

La cara oculta de “Liberad a Willy”

Numerosos medios hacen eco esta semana del último azote a SeaWorld. La compañía, poseedora de diversos parques temáticos en Estados Unidos, ha anunciado el final de sus espectáculos con orcas. Sus planes ahora se centran en el Blue World Project, un cambio en la orientación de sus exhibiciones que, según dicen, ofrecerá al público experiencias más naturales. Pero, ¿qué hay detrás de todo esto?

En 2013 se presentó un documental titulado Blackfish, dónde aparecían numerosas críticas a esta gran empresa. Impactan las muertes de los entrenadores de estos grandes mamíferos, como es el caso de Keltie Byne, Dawn Bracheau y el canario Alexis Martínez. Todas ellas producidas en las instalaciones de SeaWorld -el caso español en Loro Parque, cuyas orcas son propiedad de la compañía americana- y encubiertas bajo supuestas negligencias de los adiestradores. Nada más lejos de la realidad, la culpa en ninguno de los casos había sido de ellos, sino que los resultados forenses revelaban claros signos de ataque.

Orcas el libertad

Con las evidencias de agresión de estos animales y su nombre de ballenas asesinas, uno puede plantearse la naturaleza violenta de estos animales. Sin embargo, se conoce hace muchos años que las orcas actúan de manera totalmente amigable en su hábitat natural. El cambio de comportamiento se debe a la cautividad a la que nosotros les sometemos: Secuestramos sus bebés, los introducimos en una piscina de diminuta dimensión e intentamos que se reproduzcan al ritmo que nosotros deseamos. Además, para satisfacer nuestras ansias circenses les alimentamos con la condición de que actúen para nosotros. La pregunta es evidente: ¿Qué harían ustedes? ¿No acabarían también matando a alguien?

Continuar leyendo

Share Button