Palabras clave: clima

¿Qué son los fenómenos meteorológicos extremos?

La existencia de riesgos globales ocupa un lugar destacado en los debates sobre el cambio global y sus implicaciones en la sociedad

fenomenos_extremos_clima
Las sequías se incluyen en la lista de los fenómenos meteorológicos extremos. Fuente: Morguefile.

Llúcia Ribot. La frecuencia y gravedad de los fenómenos meteorológicos extremos derivados del cambio climático, como las inundaciones, olas de frío y calor o los períodos de sequía, se ha incrementado en las últimas décadas. Estos eventos plantean la necesidad de gestionar los riesgos y desastres derviados de los mismos, para mejorar nuestra adaptación al cambio global.

Los fenómenos extremos de origen meteorológico y climático, son sucesos muy por encima o muy por debajo de la media. Por sus características extraordinarias, tienen un gran impacto social y afectan en mayor medida a los sectores más vinculados con el clima, como el agua, la agricultura y la seguridad alimentaria, la silvicultura, la salud y el turismo; advierte el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés).

Aumento de olas de frío o calor extremo

La física y meteoróloga Aurora Ribot, nos explica que en España las olas de frío son fenómenos meteorológicos propiciados por una situación sinóptica (anticiclón), una configuración de vientos por la que nos llega aire procedente del Polo Norte o Siberia. Se producen generalmente en invierno, aunque pueden suceder todo el año. Estas olas de frío afectan al medio ambiente, animales, plantas y, sobre todo, a los cultivos.

Una ola de calor, por otro lado, es una situación meteorológica producida por una bolsa de aire caliente. Esta bolsa se forma en una situación de estabilidad atmosférica o como consecuencia de la llegada de viento del Sur con aire del desierto; destaca Aurora Ribot.

Los efectos de estas olas son diferentes en función del lugar en el que se producen, llegando a causar una alta mortalidad en determinados grupos de riesgo, como personas con problemas cardiorrespiratorios o personas mayores. En el caso de la Península Ibérica, la tasa de mortalidad anual por estos eventos no se ha incrementado debido a que es un fenómeno intrínseco a su climatología. En cambio, en otras latitudes, como en los países nórdicos, pueden provocar incrementos significativos de mortalidad.

A raíz del progresivo incremento de la temperatura media global para el resto del siglo XXI, es muy probable que aumente la frecuencia de estos fenómenos extremos, señala la meteoróloga. En Europa, los mayores riesgos serán las inundaciones, la disponibilidad de agua dulce, así como los eventos de calor extremo, según advierte el IPCC.

Una adaptación necesaria

La globalización tiene una dimensión ecológica que se manifiesta en la existencia de riesgos globales como el debilitamiento de la capa de ozono, los fenómenos extremos, las epidemias, las amenazas a la biodiversidad, etc. Los riesgos globales aumentan la conciencia sobre la globalidad del sistema y conllevan a la convicción de la imposibilidad de enfrentarse nacionalmente a estos riesgos.

La necesidad de hacer frente a estas amenazas, implica integrar la gestión de riesgos de desastre y la adaptación al cambio global en todos los ámbitos de la política. La respuesta a la problemática medioambiental es una de las dimensiones clave del desarrollo sostenible de la sociedad, como destaca el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La sostenibilidad social, económica y medioambiental puede mejorarse con enfoques destinados a cambiar los modelos de producción y de consumo, así como mediante la innovación para la sostenibilidad. En este escenario, el compromiso se perfila como un ingrediente esencial de los avances y las nuevas generaciones deben asegurarlo.

Share Button

Un vistazo al Cambio Climático

Hablar de cambio climático conlleva el reto de dar información drástica sin generar rechazo en la audiencia. Es bastante sencillo caer en un catastrofismo que aterre a la gente y la lleve a la parálisis que provoca el no ver salida. También podemos centrarnos en dar información sobre las cosillas que podemos hacer en nuestro día a día para reducir nuestra huella ecológica, mientras vemos anonadados en el televisor el impacto de la minería de las arenas bituminosas, los vertidos de petróleo, o las trampas que Volkswagen hace para esconder su contaminación.

En este caso, he querido mostrar el cambio climático de una manera gráfica y un tanto interactiva. Podemos ver la evolución del clima en estos últimos siglos, jugar con las predicciones y sus posibles consecuencias, o recrearnos con imágenes que muestran que siempre hay espacio para la belleza.

Share Button

Cambio Climático – Causas y Consecuencias

Follow Stephy Paz’s board Crisis climática on Pinterest.

Share Button

“¿Cambio climático? Hace 16 años que no sube la temperatura”,

Entrevista al Profesor Marc Oliva, doctor en geografía física y especialista en cambio climático y la Antártida

El doctor Marc Oliva
El doctor Marc Oliva

Marc Oliva tiene 33 años y lleva desde los cinco apasionado por la metereología. “Siempre quise ser el hombre del tiempo”. Sin embargo, conocer la evolución y variaciones del clima a lo largo de la historia de la Tierra ha sido su pasión, por ello estudió Geografía, “ carrera que me ha dado las herramientas para conocer el pasado, y tener las claves para predecir el futuro”. Doctor con una tesis sobre el calentamiento en Sierra Nevada por la Universidad de Barcelona, hoy es investigador del proyecto sobre Cambio climático en la Antártida del Centro de Estudios Geográficos de la Universidad de Lisboa. Rechaza completamente el alarmismo generado en torno al cambio climático, pues considera el calentamiento un proceso natural de la Tierra, y es plenamente consciente de la importancia del clima en la forma de ser y vivir de las personas. Por ello, resulta esencial conocerlo.

 

- ¿Por qué a la gente le interesa tanto el tiempo y le asusta que cambie el clima?

- A la gente le interesa el tiempo (lo que hace hoy) porque, inevitablemente, nos condiciona en todo lo que hacemos. Pero no quieren conocer el clima (lo que hace normalmente en una región), lo que les ayudaría a comprender las oscilaciones climáticas y no alarmarse por el cambio climático. El tiempo y el clima siempre han interesado a la humanidad, porque nos afecta a todos los niveles.

 

- ¿Cómo nos afecta el tiempo?

- La propia dinámica climática ha llevado a pueblos al colapso. Algunas regiones no han llegado a resistir periodos de inundaciones o, sobre todo, periodos de sequías. Hay determinadas poblaciones de los Alpes que tuvieron que cambiar de residencia hace 300 años, porque los hielos estaban avanzando mucho; esto se conoce como pequeña edad de hielo. Conocer estos cambios en la circulación atmosférica, saber si nos trae lluvias o frío, nos hace más sabios y nos prepara. El clima explica muchas situaciones históricas.

 

- ¿Por ejemplo?

- Una de las causas de la revolución francesa de 1789 tiene que ver con el descontento de los payeses, porque el año anterior fue muy frío y húmedo, destrozando las cosechas. El mal tiempo y los fracasos agricultores, encendieron al pueblo. El clima condiciona incluso nuestra forma de vivir y sentir.

 

- ¿Hasta qué punto?

- Hay sectores en los que, según el viento que sopla, la mentalidad de la gente cambia y en algunos países, como Suiza, es atenuante de causa. Si tu matas a alguien en centro Europa (zona de los países alpinos), hazlo cuando sopla el viento. La explicación es que este viento tiene que remontar las cordilleras y arrastra partículas de sectores más elevados, transportándolos hacia la población. Esto cambia los niveles de temperatura y humedad, y nos afecta a nivel biológico, cambiando la estructura de iones que hay en la baja troposfera. ¿El resultado? Aumentan homicidios, robos y la gente está más agresiva. Hay estudios también en Catalunya, un profesor de Barcelona lo ha demostrado en Sort.

 

- A la gente le preocupa el cambio climático.

- Y no saben ni lo que es. Ha habido un calentamiento, eso es cierto, pero se ha magnificado por los medios y organizaciones ecologistas, pues en los últimos 100 años ha sido de 0,6 grados. Este cambio es ridículo, nadie puede percibir el cambio. Quien lo perciba, tiene una sensibilidad a flor de piel.

 

- Entonces , ¿no es cierto que hace más calor y que ya no nieva tanto?

- Cuando las abuelas dicen que antes nevaba más y que hacía más frío, no se acuerdan realmente. La percepción que la gente tiene del clima es muy subjetiva. Nos acordamos de lo que hacía ayer, pero no del tiempo de hace dos inviernos; maximizamos la gran nevada del 62 en Barcelona, y la del 85 (todo el mundo las recuerda), pero no nos acordamos que del 62 al 85 no nevó y el Pirineo estaba sin hielo. Además, es normal que hoy la gente no tenga tanto frío: en los años 60 vivían en el campo, estaban más expuestos a la intemperie y no tenían calefacción. La ropa tampoco era la misma.

 

- ¿Son nuestras emisiones de C02 responsables del calentamiento global?

Es real que la temperatura ha subido en los últimos 150 años. También es cierto que ha aumentado el dióxido de carbono en la atmósfera por el incremento de actividad industrial, estamos quemando combustible y usando estufas, y ello es una realidad. Está demostrado que el CO2 provoca un aumento de las temperaturas, pero el problema es que la gente piensa que el calentamiento es culpa del CO2, y hay más causas. Puede que sea uno de los factores; pero hay otros gases de efecto invernadero, como el metano o incluso el vapor de agua. La gente no sabe que el suelo de hielo de Siberia, por ejemplo, contiene metano bajo su superficie, y que al descongelarse levemente desprenden el gas, que contribuye también a aumentar la temperatura. Otro ejemplo son los volcanes: las erupciones tienen un gran impacto en el clima. Tras grandes volcanes erupciones, hay un enfriamiento global a nivel planetario. En Islandia, tras erupcionar algunos volcanes, han estado hasta cinco años sin verano. Sin embargo, a largo plazo, sus emisiones aceleran el calentamiento. Existen muchos procesos naturales que dan explicación en las etapas de calentamiento.

 

- ¿Cómo cuáles?

La geomorfología nos da datos y demuestra que hay más causas que contribuyen al calentamiento global, y son naturales. Hace 200 años los glaciares de los pirineos eran más grandes. En Sierra Nevada, que hoy no hay glaciares, había tres focos glaciares, por lo tanto, hace 200 años las condiciones climáticas eran más frías que hace 100, y apenas había emisiones de CO2.

 

- ¿Cómo estudia esto la geografía física?

- La geomorfología estudia las formas del relieve y, a partir de estas formas, podemos reconstruir la dinámica climática pasada. Por ejemplo, en nuestro campo de estudio, hemos retrocedido 30.000 años para estudiar el proceso desde que las montañas de la península ibérica estaban ocupadas por el hielo. El hielo llegaba hasta Vielha (que no existía como tal) y hasta Puigcerdà, y hemos reconstruido cómo el hielo se fue retirando, cada vez a cotas más altas, hasta que al final desapareció. He trabajado en Pirineos, en Sierra Nevada y ahora en la Antártida.

 

- ¿Por qué estudiar el pasado?

- El pasado puede ser la clave del futuro. Pero, para estudiar el pasado tenemos un problema: antes no había nadie tomando datos de temperatura. Los primeros termómetros y las primeras series de datos de temperaturas los tenemos a finales del siglo XVII. En Barcelona, por ejemplo, tenemos solo 225 años de datos. Más atrás no consta nada. Y esto parece que es mucho, pero la historia de la Tierra se remonta a 4.600 millones de años, con lo cual es poco para comprender si lo que está pasando ahora es un ciclo natural o la acción del hombre, es decir; si el hombre tiene la capacidad de modificar el clima a través de sus acciones.

 

- ¿Qué nos dice la historia del clima de la Tierra?

- La temperatura de la Tierra en los últimos dos millones y medio de años ha variado decenas de veces, ha subido y ha bajado mucho. Ha habido periodos interglaciares (como los de hoy, e incluso más cálidos,) y periodos glaciares, que son hasta 8 grados más fríos que los actuales.

 

- ¿Qué ocurre en una etapa glaciar?

- Cuando esto sucede, la temperatura media de Barcelona, por ejemplo, que hoy día es de 16 grados, baja hasta ser como la propia de Estocolmo. Durante estos periodos fríos, media Europa está bajo hielo: Berlín veía el hielo llegar a sus puertas, todas las ciudades escandinavas estaban colapsadas bajo un manto de hielo de más de 2.000 metros de espesor. La última vez que esto sucedió fue hace 12 mil años, y se fueron retirando los hielos hacia el norte porque hay un cambio en la radiación que recibe la Tierra (en función de las órbitas y como esta la disposición del eje de la Tierra, varía la radiación).

 

- Y ¿cuánto nos queda para el próximo periodo glaciar?

- Avanzamos hacia él, no hay duda. Pero queda. De momento estamos en etapa de calentamiento, hasta que, de repente, llegue el frío.

 

- ¿Qué es lo más grave que se ha publicado sobre clima?

- El año pasado apareció en un medio internacional que el 99% de Groenlandia se ha descongelado. Y esto, evidentemente, no es verdad. Si lo fuera, el nivel del mar subiría siete metros. Lo grave es que se distorsione tanto una información y se publique. Lo que ocurrió es que se registraron temperaturas positivas durante un día en el 99% de la superficie; pero esto solo significa que los primeros milímetros de una montaña de hielo de más de 2.000 metros se descongelaron levemente.

 

- Pero es un paso hacia el deshielo

- Sí, es una tendencia que se está manifestando, pero su tamaño es de tres veces la península ibérica. Como mucho, el calentamiento solo reduciría un poco su enorme tamaño. De hecho, en el último período de calentamiento de la historia no se descongeló, tan solo se encogió, y no se va a descongelar en los próximos 300 años, si esto es lo que a la gente le preocupa. Si le pusiéramos una estufa y se descongelara Groenlandia, el nivel del mar subiría siete metros: si hiciéramos lo mismo con la Antártida, el nivel del mar subiría 60 metros… con lo que medio planeta costero se iría al carajo. Esto no pasará.

 

- ¿Qué proyecto lleváis a cabo en La Antártida?

- Queremos conocer el clima desde el pasado, para comprender la evolución hasta hoy. Lo hacemos estudiando el suelo; lo agujereamos con una máquina y ponemos termómetros a diferentes niveles de profundidad. Nos situamos en la zona norte de la Antártida, la menos fría, donde hay lagos en lugar de hielo. Los lagos son uno de los mejores registros para entender el clima del pasado. Todo lo que pasa alrededor de una cuenca acaba en el fondo del lago, con lo cual, si estudiamos los sedimentos del fondo del lago, podemos saber lo que ha pasado a su alrededor. Un lago es una trampa natural. Todo lo que ocurre arriba queda registrado por orden cronológico. Pinchando los sedimentos del lago, sacamos muestras continuas. Si el lago tiene mil años, podemos saber lo que ha ido pasando a lo largo de estos mil años. Pronto tendremos resultados que serán relevantes para acusar o no al CO2 del calentamiento y deshielo.

 

- ¿Qué opinas de las organizaciones ecologistas?

- En muchos casos, junto con los medios, son alarmistas en torno al cambio climático. Esto beneficia a algunas empresas, como las que trabajan en energías renovables, que se están enriqueciendo muchísimo. La gente ni siquiera sabe l o que es el cambio climático: ¿Qué está pasando con el cambio climático? ¿Por qué no nos dicen que la temperatura no ha subido durante los últimos 16 años? Si han aumentado las emisiones de CO2, ¿por qué se ha mantenido estable?

 

- Cierto.

- Este dinero, en todo caso, debería destinarse a estudiar los procesos naturales del clima en la Tierra para predecir qué ocurrirá y dar explicación a las variaciones climáticas. Pero, destinarlo a un supuesto cambio climático, que está dando de comer a muchísima gente, con un discurso catastrofista… Los científicos estamos viendo otras cosas, vemos estabilidad. Es cierto que se acumulan años más cálidos, sí, estamos por encima de la media de los últimos 30 años, eso es verdad, pero se puede considerar un proceso normal.

 

Share Button