Palabras clave: Autoconsumo

¿ A cuanto el kilo de fotones, señor Ministro?

Fiesta Sol y playa. Para que negarlo. En España, esta es la trinidad que permite a muchos ganarse el pan de cada día, servidor incluido, que en más de una se las ha visto de camarero y sin contrato para ganarse -como diría mi abuela- 4 perras. Y es que hablando de playa, el más espabilado ya anda pensando en trasladar el chiringuito 300 metros tierra a dentro, no sea que, eso que dice la ciencia sobre el Cambio Climático y el aumento del nivel del mar, finalmente resulte cierto, y se le vaya a inundar el negocio.

Al menos nos queda el sol, y para nuestro consuelo, en España hay mucho. Además, a veces uno se encuentra con noticias que le devuelven algo de la fe en la humanidad que dejó por el camino. Así pues, parece que los amigos de Tesla Motors, tienen la intención de sacar al mercado una batería revolucionaria de gran capacidad de almacenamiento, poniendo con ello solución, al que hasta el momento, es uno de los mayores problemas de las energías renovables.

Se trata de un paso firme hacia el autoconsumo fotovoltaico. Se facilita así, que cada cual, produzca su propia energía, permitiendo aliviar la dependencia de miles de consumidores respecto de las grandes compañías eléctricas, y dando tregua a una práctica que ya se viene instaurando en algunos países como México, Canadá, o Dinamarca -entre otros- conocida como Balance neto. Simplificando mucho, el balance neto permite verter a la red global el exceso de electricidad producida por un sistema de autoconsumo, con la finalidad de poder hacer uso de la misma en otro momento.

Son razones para alegrarse, me digo, pero – siempre hay un pero-, estamos en España. Y mientras que desde algunos países como Alemania, -con un parque fotovoltaico 4 veces mayor, y más productivo que él nuestro, pese a no contar ni de lejos con la misma radiación solar-, nos miran con perplejidad y se parten la caja, aquí seguimos a nuestras cosas, a caballo entre la desinformación y el legislar en la sombra.

Y es que a uno le extraña, -o más bien no- la poca cobertura mediática que se le da a asuntos como al del último Borrador del Real Decreto de Autoconsumo de Energía Eléctrica Fotovoltaica. En este, se plantea – y no es una metáfora- ponerle precio al sol. Peaje de respaldo le llaman, así, por la cara, sin vaselina, y que decir hay, que se trata de un término acuñado por la patronal eléctrica, transcrito tal cual a la Ley. Sin complejos. Lo triste, es que tamaña hazaña no resulta una sorpresa en un país en el que 2 ex-presidentes y una decena de ex-ministros, viven a sueldo de las grandes compañías energéticas.

Ex-políticos en compañias eléctricas

Para el que todavía no lo haya pillado del todo, así nos lo montamos en España. Y es que resulta que con esto de la crisis, hay que inventarse nuevas maneras de sacarle los cuartos al personal. No importa que a excepción de Irlanda y Chipre -que son islas y tiene su razón de ser- seamos el país europeo que más cara paga la electricidad. No concierne que seamos un país con déficit energético, y que importa el 80% de la energía que consume. Tampoco que gastemos 50.000 millones de euros anuales en petróleo y gas árabe, o en energía nuclear francesa. Aquí, nos va más eso de endosarle a un paisano multas de hasta 60 millones de euros por instalar una placa solar . Y es que, tal y como están las cosas, lo de instalar un panel se puede considerar un acto patriótico.

El asunto da para mucho. Lamento que se me acabe la página y no poder contaros sobre los inconvenientes del actual modelo energético. Sobre como se amplía la vida de centrales nucleares al amparo de intereses políticos y privados. Sobre cómo a costa de capital público en forma de subvención- de las que se han aprovechado gente honrada y mangantes de traje  y corbata- se ha invertido en los últimos años en energía solar y eólica, y de cómo en el último quinquenio, a base de Real Decreto, miles de pequeños inversores que depositaron sus esperanzas y su dinero en la idea de un futuro más sostenible, se han  visto empujados a la ruina. Sobre cómo se ha enviado al paro a miles de trabajadores especializados en una industria, moderna, limpia, justa y sostenible que hoy apenas sobrevive. Sobre…

A cambio, y asumiendo la deuda pendiente, os presento a mi amigo Marcelino. En realidad no le conozco, pero es mi amigo, aunque él no lo sepa. Hoy he visto su vídeo, y he de decir que gente como él se merece, sin reservas, toda mi admiración y respeto. Y es que a Marcelino se le ve un tío de campo -gente sencilla con la que he tratado a menudo, y con la que me suelo sentir a gusto-, y a lo mejor me equivoco, pero su cara me dice que es un tipo honesto, y por eso, ya de primeras, me cae bien. Marcelino no sabe mucho inglés, y por lo que parece, tampoco tiene una buena cámara, pero los tiene cuadrados, porque aun sabedor de sus carencias, se tira al Youtube,-como antaño se tiraban al monte-, tan solo por defender lo que piensa. Por eso os dejo su vídeo, y aprovecho para decirle que, si algo me fastidia, Marcelino, amigo mío, es vivir en esta provincia de Europa, en el que tu vídeo tiene 1200 visitas, a pesar de haber sido líderes en un sector como el fotovoltaico, el cual se están empeñando en desmantelar panel a panel.

Share Button