¿Conseguiremos salvar los tigres de la extinción?

El tigre es un animal que forma parte de nuestro imaginario colectivo. Sin embargo, esta maravillosa criatura está a punto de desaparecer a causa del hombre. En esta infografía podemos ver algunos datos sobre la situación actual de los tigres en el mundo.

Loading...

Loading…

Share Button

¿Qué es el síndrome de bosque vacío?

Últimamente, cuando vas a dar un paseo por el campo, ¿echas de menos ver más pájaros o insectos? Entonces eres una persona observadora y has captado la realidad. En muchos lugares donde antes abundaba la fauna, ahora hay mucha menos, estos lugares padecen del “síndrome de bosque vacío”. En la infografía de abajo te lo explico mejor.

Share Button

Economía Lineal y Economía Circular

Loading...

Loading…

Share Button

La larga vida de las esterllas

Las estrellas nacen y mueren, no en el mismo sentido que un ser vivo, pero si en el sentido de su funcionalidad, tienen un principio y un fin. A grosso modo, podemos distinguir entre dos tipos de formación y muerte de estos astros según su tamaño. Las estrellas parecidas al tamaño de nuestro Sol o más pequeñas, y  las masivas, estrellas de más de 9 hasta 30 masas solares. Las estrellas como nuestro Sol arden durante aproximadamente nueve o 10 mil millones de años. El sol se encuentra ahora mismo a la mitad de su vida. Las estrellas muy masivas agotan su “combustible” antes y viven unos 10 millones de años, aproximadamente. Aquí os dejo una infografia con las etapas por las que pasan los dos tipos de estrellas segun su masa.

Infografia evolución estrellas
Infografia evolución estrellas
Share Button

Trastornos mentales, ¿enfermedades extrañas?

Todo el mundo ha oído a hablar de los trastornos mentales. Con la gran prevalencia que tienen estas enfermedades en la población y con su gran influencia en todos los ámbitos de la vida diaria, es sorprendente que gran parte de la población aún tenga una visión estigmatizante de la salud mental que le saca importancia y la aleja de la realidad.

Share Button

Hasta que la epigenética nos separe

Estoy segura que todos habéis oído hablar sobre epigenética. Pero, ¿de qué se trata? ¿Por qué es tan importante? Con la siguiente infografía, intento dar una idea general sobre el concepto.

Loading...

Loading…

Share Button

Buscando un asesino

La televisión y el cine pueden ser grandes amigos y grandes enemigos de la ciencia. Para bien o para mal, la ciencia suele ser un recurso a utilizar. En este sentido, quizá una de las ciencias que ha tenido gran importancia en los últimos años es la forense, en todas sus ramas. Infinidad de películas y series de televisión incluyen en sus tramas asesinatos y búsqueda de culpables de crímenes. Los científicos protagonistas utilizan diferentes técnicas para identificar a las víctimas y encontrar a los asesinos. ¿Pero cómo funcionan?

Loading...

Loading…

Share Button

¿Una nave extraterrestre? No, solo un asteroide que imita a la torre Agbar

El pasado 19 de octubre un misterioso objeto procedente del espacio profundo captó la atención de los astronomos de medio mundo. La “cosa”, de forma estrecha y inusualmente alargada (más de 400 metros de longitud) pasó a toda velocidad bastante cerca de nuestro planeta, a una distancia de 24 millones de kilometros.

Como el primer telescopio en detectar el objeto estaba situado en Hawai, los científicos decidieron bautizarlo con el nombre Oumuamua, que en hawaiano significa explorador.

Representación artistica de Oumuamua. Fuente imagen: wikipedia
Representación artistica de Oumuamua. Fuente imagen: wikipedia

La forma inusual de Oumuamua, y el hecho que se tratase del primer objeto observado procedente de fuera del sistema solar, hicieron pensar a mucha jente que una nave alienígena en exploración hubiese venido a hecharnos un vistazo.

Para aclarar la verdadera identidad del “explorador” interestelar, los científicos del projecto Breaktrhough Listen (una iniciativa fundada por el multimilionario ruso Yuri Milner con el objectivo de averiguar si estamos solos en el universo) decidieron observarlo mediante un telescopio especializado en captar ondas de radio.

Fuente

Ningun señal procedente del objeto fue detectado, confirmando lo que muchos astronomos ya sabían. Oumuamua no es un artefacto construido por otra civilización sino un asteroide. Una astronoma Neozelandesa, Michele Bannister, entrevistada sobre el tema, ha comentado que por su forma peculiar el objeto se parece bastante a la torre Agbar, el rascacielos más famoso de Barcelona.

La torre Agbar de Barcelona. Fuente imagen: planesconhijos.com
La torre Agbar de Barcelona. Fuente imagen: planesconhijos.com

Afortunadamente su semejanza con la torre Agbar no es la unica característica que hace que Oumuamua sea digno de interés. Tratandose del primer asteroide interestelar que pasa al alcance de nuestros telescopios, los científicos pueden compararlo con los de nuestro sistema solar para comprobar si sus ideas sobre la formación de planetas y asteroides también funcionan en sistemas situados alrededor de otras estrellas.

 

Share Button

Ciencia para leer la mente, parte I.

Parte I: De emociones a música.

Fuente
Fuente

 Esta historia parece sacada el argumento central de una obra de ciencia-ficción: un grupo de investigadores intenta descifrar las ondas cerebrales asociadas a ciertas emociones y transformarlas en música. Así, cada vez que una persona esté feliz, sonará una animada salsa del Grupo Niche. De la misma forma, si la persona esta triste, una balada de Los Panchos ambientará su sentimiento.

En realidad, no sonarán las salsas ni baladas que imagino, pues el dispositivo reproduce sonidos polifónicos (como aquellos de los celulares viejos) y no canciones. Además, aún si reprodujera canciones, posiblemente los investigadores que lo desarrollan no comparten mi gusto musical. Lo cierto es que con este proyecto se ha creado un lector de sentimientos. ¿Cómo es esto posible?

La clave está en la electricidad.

El cerebro se comunica con electricidad.
El cerebro se comunica con electricidad. Fuente.

Las neuronas se comunican en el cerebro por medio de impulsos eléctricos. Por esto, estudiar las pequeñas descargas eléctricas de una región cerebral da pistas sobre su funcionamiento. En 1920, el neurólogo alemán Hans Berger comenzó los estudios del cerebro humano con la técnica de electroencefalografía (EEG). La EEG no es más que una técnica que utiliza materiales conductores distribuidos en el cráneo, que captan las ondas eléctricas producidas por la capa más externa del cerebro, la corteza.

Utilizando la EEG, se determinó que el cerebro tiene patrones característicos para los diferentes estados de alerta. Por ejemplo, tus ondas eléctricas son más rápidas cuando estás despierto y concentrado, que cuando duermes. Esta asociación entre algunos comportamientos o estados de alerta y las ondas cerebrales ha permitido que los científicos exploren la posibilidad de “leer la mente”.

Imagina que cada vez que estás feliz tu cerebro tiene un patrón de actividad característico. Si los científicos logran descifrar este patrón, con observar los resultados del EEG podrán saber tu emoción, aún cuando no lo hayas expresado con ninguna forma de lenguaje hablado, escrito o corporal. ¿No es esto ser capaz de leer la mente?

Los protagonistas son investigadores en el Centro de Regulación Genómica (CRG) en colaboración con Starlab y la Universidad de Barcelona, quienes diseñaron un casco inalámbrico, llamado Enobio, que mide la actividad cerebral de quien lo lleva puesto. Además, el casco recibe señales de sensores ubicados en el corazón y los músculos. Esta información es enviada a un software, que identifica los patrones eléctricos y produce un sonido determinado.

Un diccionario de sentimientos

¿Te imaginas contar con un diccionario musical de tus emociones? ¿Qué tal un concierto improvisado generado por la experimentación de diferentes sensaciones? Aunque estas aplicaciones son interesantes, la idea del grupo liderado por Maria del Mar Dierssen es crear un nuevo sistema de comunicación, que “de voz” a personas con discapacidad motora, como aquella que resulta de una parálisis cerebral. Incluso usarse para conocer el estado de pacientes en coma.

¿Qué tal un concierto generado a partir de las ondas en tu cerebro? En el 2016 se realizó en Barcelona el Brain Polyphony Concert, justo eso.

En el momento en que se escribió este post, el proyecto se encontraba en su fase piloto, por lo cual estaba siendo probado en voluntarios sanos y en dos personas con parálisis cerebral. Según los investigadores, “los resultados han sido satisfactorios”. Se espera que para el próximo año el dispositivo ya se encuentre completamente desarrollado, y que el “diccionario de emociones a sonidos” esté lo más completo posible. Para entonces, se aplicará en más pacientes para comprobar su rendimiento.

Así, la polifonía cerebral es un proyecto más que desvanece la línea divisoria entre la ciencia y la ciencia-ficción.

Share Button

La intrusión marina, un problema fundamental en el anonimato

El pasado 11 de diciembre los investigadores del Instituto de Diagnosis Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA) expusieron sus aportaciones al estudio de las aguas en la jornada “Ecosistemas acuáticos y calidad del agua”, celebrada en Barcelona con motivo del 50 aniversario del Centro de Investigación y Desarrollo (CID) del CSIC.

Jesús Carrera, Profesor Investigador del IDAEA-CSIC, donde dirige el grupo de Aguas Subterráneas, del Departamento de Geociencias, inició su discurso planteando la posibilidad que la desaparición de la sociedad humana se debiera a un proceso llamado “intrusión marina”, algo que considera un problema global, generador de gran impacto a distintas escalas, y a lo que, sin embargo, no prestamos la atención que merece.

La intrusión marina provoca que el agua salada (procedente del mar) fluya hacia el subsuelo continental, mezclándose con las reservas de agua dulce, tal como explica Ricardo Sánchez, investigador de la Universidad Nacional de Costa Rica, en este vídeo. Eso se debe a la mayor densidad del agua del mar (debido a que contiene más solutos) que el agua dulce y ocurre cuando de produce un aumento de la columna de agua salada respecto a la de agua dulce o la sobreexplotación de un acuífero.

Esta imagen muestra cómo el aumento del nivel del mar y la sobreexplotación pueden salinizar el agua subterránea. Fuente
Esta imagen muestra cómo el aumento del nivel del mar y la sobreexplotación pueden salinizar el agua subterránea. Fuente

Si tenemos en cuenta que la mayoría de la población mundial se concentra en zonas costeras donde la única fuente de agua segura, permanente y de alta calidad, es el agua subterránea, la intrusión de agua salada se vuelve un tema trascendental para la sociedad.

“En cada lugar donde se produce intrusión marina, se está contaminando un recurso de agua que es prácticamente único. Sobre todo si hablamos de zonas áridas o semiáridas, donde se depende del agua subterránea para el abastecimiento de la población”, destaca Carrera.

En cada lugar donde se produce intrusión marina, se está contaminando un recurso de agua que es prácticamente único

La intrusión salina se detiene cuando la columna de agua dulce aumenta, así, el agua de los acuíferos (proveniente de la lluvia) que tiene que salir hacia el mar, empuja al océano e impide que el agua de mar entre por debajo. Para que esto ocurra, se necesita mucho peso de agua dulce, lo cual no es frecuente en nuestras latitudes, donde la precipitación es escasa. De modo que  resulta más fácil que se produzca intrusión en nuestras latitudes debido a que llueve menos.

En una entrevista posterior a su charla, Jesús Carrera nos cuenta que existen ecosistemas costeros que dependen del equilibrio entre agua dulce y agua salada. “Si se produce intrusión marina, estos ecosistemas salobres se vuelven marinos, generándose un gran impacto sobre los organismos que los habitan. Hubo un caso en el delta del Llobregat de una laguna costera de agua dulce ligeramente salobre, que debido a la entrada de agua de mar se salinizó totalmente, de modo que varias especies que se estudiaban desde la facultad de biología por ser únicas, se fueron al garete”.

Si se produce intrusión marina, los ecosistemas salobres se vuelven marinos, generándose un gran impacto sobre los organismos que los habitan

Otro punto a tener en cuenta es la dependencia de los sistemas oceánicos en la descarga subterránea. “El principal aporte de nutrientes inorgánicos al océano proviene de descarga subterránea. Si se invierte el flujo y deja de salir agua de los acuíferos hacia los océanos, los ecosistemas marinos, y la industria que va asociada a la pesca también sufre, ocasionando un impacto económico para la sociedad”, advierte el investigador del IDAEA.

Cuando le preguntamos por acciones preventivas y/o correctoras, nos cuenta que para evitar la intrusión, lo primero que deberíamos hacer como sociedad es reducir el bombeo de agua dulce y así impedir que el agua salada inunde el acuífero. Si, en cambio, la intrusión ya se ha producido, a través de la ingeniería podríamos realizar una recarga artificial de los acuíferos para reducir algunos impactos.

Recargando el acuífero con el agua de las depuradoras, además de frenar la intrusión, mejoraríamos la calidad de esa agua

Lo que propone Jesús Carrera es que el agua proveniente de depuradoras pueda usarse para recargar acuíferos. Allí se produce una serie de reacciones químicas de degradación que favorecen la eliminación de contaminantes que no se degradan habitualmente en las plantas depuradoras. De ese modo, apunta, “recargando el acuífero con el agua de las depuradoras, además de frenar la intrusión, mejoraríamos la calidad de esa agua”.

Share Button