La parpusa de Madrid

Por Gema Valera Vázquez  | 10/08/2017

 

Se llama parpusa a la gorra del madrileño traje de chulapo, y así se viste la ciudad durante buena parte del año, y no solo para la verbena de San Isidro. Pero es que lo que en realidad tiene Madrid en el cielo no es una boina, como algunos lo quieren llamar, se conoce como smog fotoquímico, ¿y sabes lo que es? Contaminación, mucha contaminación acumulada, especialmente en noches despejadas de invierno, por falta de circulación e intercambio de aire con niveles más altos de la atmósfera.

VÍDEO | Así se forma el smog fotoquímico de Madrid (RTVE1)
VÍDEO | Así se forma el smog fotoquímico de Madrid (RTVE1)

Un estudio llevado a cabo por la casa Siemens señala que más de un 40% de la contaminación del cielo de Madrid se produce por la actividad del transporte, cuyas emisiones de gases invernadero, principalmente CO2 y NO, diezman la calidad del aire, acumulándose hasta niveles de alarma que fuerzan a activar el  protocolo de contaminación.

En lo que llevamos de 2017 Madrid ha activado el protocolo los días 10 y 11 de marzo, por registrarse niveles de NO2 por encima de 200 μg/m3 (fruto de la oxidación del NO en la atmósfera). Desde su implantación en enero de 2016 solo se ha llegado al escenario 3 en una ocasión.

Esto son buenas noticias, ya que refleja que las medidas que se están tomando a cabo desde el Ayuntamiento de Madrid están teniendo un impacto positivo en la reducción de la contaminación, como nos muestra el siguiente gráfico:

 

Niveles de NO2 en el cielo de Madrid desde 2004 (Ayuntamiento de Madrid
Niveles de NO2 en el cielo de Madrid desde 2004 (Ayuntamiento de Madrid)

Algunas de estas medidas son la transformación de barrios en Áreas de Prioridad Residencial (APR) con tráfico limitado o total peatonalización, la prioridad a vehículos eléctricos e híbridos, el fomento del uso de la bicicleta o la transición de los combustibles fósiles a las energías renovables.

Preferimos un Madrid castizo pero sin parpusa, en eso estamos todos de acuerdo.

Share Button

Antropoceno, la Edad del Plástico

Por Gema Valera Vázquez | 08/08/2017

 

Tienes 30 segundos para mirar a tu alrededor y hacer una lista de los materiales con los que están hechos los objetos que te rodean.

cronometro

¿Lo tienes? ¿Cuántas veces anotaste plástico? Probablemente más que cualquier otro material, y seguramente no te ha cogido por sorpresa.

Se dice que en el futuro, el plástico integrado en los estratos del suelo servirá como marcador geológico para distinguir nuestra era, el Antropoceno.

Y es que desde que en 1950 comenzamos a producir plástico a gran escala, no hemos hecho sino aumentar cada vez más su uso: ¿Puedes imaginar 8300 millones de toneladas? Es aproximadamente la cantidad de plástico que la Humanidad ha producido desde aquellos años 50, según un estudio publicado en la revista Science. A este ritmo, en 2050 viviremos sobre una montaña de vertidos plásticos de 12000 millones de toneladas, dice el mismo estudio.

Explanada cubierta de residuos tras un festival en Alemania (Pixabay)
Explanada cubierta de residuos tras un festival en Alemania (Pixabay)

Lo encontramos en casi cualquier producto y en infinidad de formas: Poliuretano, polietileno, polipropileno, resinas, fibras y un largo etcétera; y todos tienen algo en común: durabilidad y resistencia.

Preguntemos a un fabricante de recipientes alimentarios (por poner un ejemplo de negocio) qué opina de un material extraordinariamente versátil y de bajo coste que además posee esas dos cualidades. Puestos en sus zapatos es fácil entender por qué se ha convertido en el material estrella.

El problema es que el plástico producido, en algún momento es desechado como basura, y lo hacemos de 3 formas: 1) lo reciclamos para transformarlo en un material secundario, 2) lo incineramos o 3) lo acumulamos en montañas de desechos.

Las dos primeras son muy costosas energéticamente. El reciclaje, además, solo retrasa la acumulación de desechos sin aliviar la sobreproducción, porque la industria no ajusta su producción en base al material reciclado. La incineración es altamente contaminante a no ser que se usen plantas incineradoras de alta seguridad. Y la tercera opción es dañina por definición.

Se podría decir que no hay solución buena para los desechos plásticos, y la que hay, pasa por reducir al máximo su uso y fomentar el empleo de materiales biodegradables.

¿Empezamos?

Ver también: cover

Share Button

El Desacuerdo de París

Por Gema Valera Vázquez  | 07/08/2017

 

El 2 de agosto se cumplían 2 meses de la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París. Un acuerdo que se redactó entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre de 2015, y en el cual, de forma histórica, firmaron 195 países.

Todos los firmantes se comprometían por ley a poner en marcha acciones para cumplir una serie de objetivos que persiguen la remisión del cambio climático. El objetivo principal consiste en limitar, para el año 2100, a +1,5ºC el calentamiento global con respecto a la temperatura pre Revolución Industrial de 1750.

VÍDEO | Donald Trump anuncia la retirada de EEUU del Acuerdo de París (TheGuardian)
VÍDEO | Donald Trump anuncia la retirada de EEUU del Acuerdo de París (TheGuardian)

Con la retirada de EEUU, los acuerdistas quedaron consternados. Si lograr los objetivos con EEUU de su parte era un desafío, con su caída parecía poco menos que imposible. No olvidemos que son los principales emisores de gases invernadero (con un 15% del total de emisión) seguidos por China. Además habría que prescindir de su contribución económica para ayudar a países subdesarrollados a implementar mejoras que condujeran al mundo entero a alcanzar los objetivos, y que estaba contemplada en el acuerdo.

Sin embargo, algunos expertos han manifestado su escepticismo, opinando que con EEUU y sin ellos, el Acuerdo de París es una utopía, y que solo un cambio drástico a energías renovables y la retirada masiva del CO2 de la atmósfera, podrá dejarnos en una posición próxima a la que se espera llegar con el acuerdo.

Otro estudio publicado recientemente, apunta que solo tenemos un 5% de posibilidades de cumplirlo.

Cartel de una protesta por el cambio climático (Pixabay)
Cartel en una protesta por el cambio climático (Pixabay)

De cualquier modo, no hay razón para perder la esperanza. Se prevé que para el año 2020 las energías renovables serán la opción más barata, y que EEUU cumplirá con el objetivo del 2100 incluso fuera del acuerdo, ya que ellos también se sumarán a las energías verdes, aunque sea solo por ahorrar dinero.

Share Button

Ana Sotres “Las bacterias nos permiten limpiar aguas residuales y generar bioelectricidad al mismo tiempo”

Publicado por Gema Valera Vázquez
03/08/2017

 

Ana Sotres en su laboratorio en IRENA (León)
Ana Sotres en su laboratorio en IRENA (León)

Ana Sotres (Asturias, 1982) es Doctora en Ingeniería Ambiental por la Universidad Politécnica de Cataluña. Trabaja en IRENA, a las afueras de León, pero le gusta ir a pie, es el mejor momento del día para oxigenar el cerebro, y las mejores ideas a veces aparecen caminando. Desde que por casualidad llegó a sus manos una tesis doctoral que le descubrió que existían formas de generar energía verde aprovechando reacciones naturales de ciertas bacterias, lo tuvo claro: quería dedicarse a mejorar el rendimiento de las llamadas pilas biológicas, para poder utilizarlas a gran escala y aliviar el problema al que nos enfrentamos de agotamiento de energías fósiles.

Probablemente pocos de nuestros lectores han escuchado hablar sobre las pilas biológicas. ¿Cuál es el principio fundamental de estas pilas?
Se parecen a una pila convencional. Son un tipo de reactores con dos cámaras de diferente carga, un ánodo (negativo) y un cátodo (positivo), separados por una membrana. Estas cámaras están conectadas por una resistencia externa, como si fuera un circuito eléctrico. En el ánodo las bacterias degradan materia orgánica, y esta descomposición produce C02, protones y electrones, los cuales circulan por el circuito eléctrico hacia el cátodo, produciendo bioelectricidad y agua.

Es fabuloso pensar que si a estas bacterias se les da de comer los residuos orgánicos contenidos en aguas residuales, generan energía y limpian el agua. ¿Qué uso se le puede dar al agua?
Principalmente para riego. Las bacterias eliminan la carga orgánica que en altas concentraciones es contaminante; pero en ningún caso es agua potable, porque no va a ajustarse a los valores que establece la normativa, y porque el proceso de potabilización del agua es totalmente diferente. No sirve con eliminar la materia orgánica, tiene muchos más pasos como la desinfección para acabar con microorganismos patógenos.

La cantidad de energía que hoy por hoy podéis obtener con una biopila, ¿es suficiente como para hacer funcionar algún aparato de bajo coste energético como una bombilla LED?
Depende del tamaño de los reactores y materiales que utilices. Hay equipos que sí consiguen encender una bombilla o mover un ventilador pequeñito.

Entonces, ¿cuántas bacterias necesito para cargar mi teléfono móvil?
No creo que sea cuestión de cuántas sino de cuáles. Hay un tipo de microorganismos llamados exoelectrogénicos que pueden producir grandes cantidades de energía eléctrica.

¿Estamos cerca de aplicar las biopilas a gran escala?
Se están intentando hacer cosas, pero aún queda. Hay plantas piloto en Australia, en EEUU y en Bélgica, pero no sé en qué fase se encuentran. Lo que sí es cierto es que al ritmo que avanza la ciencia, y la cantidad de grupos de investigación detrás de esta tecnología, seguro que el futuro está más cerca de lo que pensamos.

Se tiende a asociar bacteria con peligro para la salud, ¿qué decimos a nuestros lectores para que se tranquilicen y no se muestren escépticos ante el uso de bacterias en Bioingeniería?
¡Que sin bacterias no podríamos vivir! Habitan nuestro cuerpo, gracias a ellas bebemos vino y comemos pan. Y además las podemos utilizar para descontaminar suelos, limpiar las playas de vertidos y ayudarnos a conseguir biocombustible. Todos los procesos biotecnológicos de los que nos beneficiamos están llevados a cabo por bacterias, un ejemplo cercano son las depuradoras de agua de las ciudades.

¿En casa también cuidas el medio ambiente?
Intento hacerlo, pero hay muchas cosas que no hago bien del todo y a veces me frustro, porque controlar todo es imposible: lo que comemos, los envases que generamos, la energía que consumimos, los contaminantes que se generan en cada prenda que usamos… la lista puede ser demasiado larga.

Ana, ¿qué te resulta más difícil?: ¿Contar tu proyecto a científicos en una conferencia internacional o al gran público en un evento divulgativo?
Son cosas muy distintas. Te van a juzgar de manera muy diferente y esperan cosas diferentes, pero para mí tiene más satisfacción personal que alguien que nunca haya oído hablar de células de combustible microbianas acabe entendiendo cómo funcionan y lo importantes que son como fuente de energía limpia.

Share Button

Santander congrega 250 expertos en riesgos geológicos

Cada año  centenares de personas mueren por el desencadenamiento natural o inducido de movimientos en masa. Deslizamientos, desprendimientos y colapsos producen anualmente pérdidas económicas millonarias en infraestructuras y viviendas en todos los países. Esta semana se reúnen en Santander 250 expertos para debatir sobre este tipo de desastres naturales y la elaboración de mapas que mitiguen el riesgo y la vulnerabilidad. Nuevas tecnologías y técnicas cada vez más sofisticadas permiten realizar mapas detallados que ayuden a las Administraciones a una mejor planificación y ordenación del territorio. El simposio está organizado por la Universitat Politécnica de Catalunya, la Universidad de Cantabria y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, y tendrá lugar entre el 27 y el 30 de julio. Si quieres conocer más detalles puedes seguir en Twitter las conferencias con el hastag #Taludes17
Share Button

Teleno, una montaña bajo el hielo

stubaital-2288887_1920

La Sierra del Teleno, situada en el suroeste de la provincia de León, a lo largo del extremo meridional de los Montes Galaico-Leoneses, fue ocupada por una gran montera de hielo que se extendía por los valles en forma de lenguas glaciares. Ocurrió durante el Pleistoceno, el periodo de máximo avance glaciar hace 40.000 años. Un equipo multidisciplinar de científicos formando por Javier Fernández, Rosa María Carrasco, Javier Pedraza y Jacinta Talegón de las universidades de Cantabria, Castilla La Mancha, Complutense de Madrid y Salamanca publican los nuevos resultados de un estudio que se centra en discriminar los sedimentos de origen natural, generados por procesos glaciares y periglaciares, de los depósitos generados por las labores auríferas llevadas a cabo por los romanos a lo largo de toda la sierra. El trabajo fue presentado en Guadalupe (Cáceres), en la reunión anual que organiza la Sociedad Geológica de España.

Por Javier Fernández Lozano

Hasta ahora, gran parte de los trabajos científicos realizados se habían centrado en la vertiente norte, donde los restos glaciares son fácilmente identificables en el paisaje.

Peña Bellosa, uno de los circos glaciares de la Sierra del Teleno en su vertiente norte.
Peña Bellosa, uno de los circos glaciares de la Sierra del Teleno en su vertiente norte

La vertiente sur, menos estudiada, cuenta con una mayor actividad antrópica, caracterizada por una multitud de labores mineras para la extracción aurífera en época romana. La presencia de minas superficiales, cuyos restos forman grandes depósitos de estériles acumulados —murias—, canales y estanques, dificulta el estudio y discriminación de los procesos naturales, dificultando su interpretación.

Canales utilizados por los romanos para la explotación del oro atravesando depósitos naturales de canchales (acumulaciones de roca sobre la ladera)
Canales utilizados por los romanos para la explotación del oro atravesando depósitos naturales de canchales (acumulaciones de roca sobre la ladera)

En este trabajo publicado en la revista de la Sociedad Geológica Española se interpretan y cartografían los diferentes depósitos y se ha elaborado un mapa geomorfológico detallado. El trabajo futuro pasa por la datación de alguno de los depósitos más significativos para poder evaluar los periodos de avance y retroceso glaciar de los hielos que un día ocuparon toda la Sierra del Teleno. Los científicos destacan tres fases: una primera en la que un gran domo de hielo cubriría toda la sierra, seguida de una etapa de retroceso con glaciares de valle y una fase final más reciente y de menor frío, en la que los glaciares quedarían confinados en las zonas más altas formando glaciares de circo.

Valle glaciar de la vertiente sur del Teleno afectado por las labores auríferas romanas. Depósitos de estériles (murias), en primer plano, y canales y estanques a media ladera salpican el relieve de este macizo montañoso
Valle glaciar de la vertiente sur del Teleno afectado por las labores auríferas romanas. Depósitos de estériles (murias), en primer plano, y canales y estanques a media ladera salpican el relieve de este macizo montañoso

El estudio permitirá avanzar en la identificación de procesos geomorfológicos y en el análisis de la huella de las actividades humanas, como la minería, en el paisaje de la provincia. Los trabajos futuros permitirán, además, gracias a las dataciones, conocer la evolución de los glaciares en la Sierra del Teleno durante el periodo Pleistoceno, hace 35 mil años.

Share Button

La conquista de los Polos

En este post me gustaría relatar las últimas conquistas de dos de las zonas más remotas de la Tierra: el Polo Norte y el Polo Sur. Son dos historias llenas de luchas, controversia, misterios y sobretodo el ansia, el esfuerzo y la curiosidas del hombre para conocer y conquistar nuevos territorios.  Espero que disfruteis con este viaje al pasado!

Share Button

De la agricultura industrial a la ecológica

Una historia creada por Gema Valera

La agricultura industrial no ha conseguido paliar el hambre en el mundo: Los monocultivos pretenden cultivar a gran escala, pero a cambio necesitan de pesticidas tóxicos. Añadido a esto, son muy sensibles al estrés y contaminan el agua y los suelos, destruyendo la biodiversidad y perdiendo insectos polinizadores. La agricultura industrial nos está dirigiendo a una situación insostenible y de empobrecimiento nutricional de nuestros alimentos.

Necesitamos urgentemente cambiar el modelo, la agricultura ecológica es el futuro.

Share Button

La conquista de Marte

A continuación podemos ver, mediante la herramienta Shorthand, un resumen de las principales misiones que han visitado el plenta rojo.

Autor: Amengual, Miguel

Share Button

Las expediciones Colombia Bio: un claro ejemplo de que con la paz la ciencia también gana

Durante el siglo XVIII, José Celestino Mutis fue encomendado para realizar la denominada “Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada”, una travesía científica que buscaba realizar el inventario de especies de plantas y animales que habitaban el territorio donde actualmente se ubica Colombia. Más de 200 años después y con notables avances tecnológicos, varios grupos de científicos buscan redescubrir la biodiversidad del País, a través de las expediciones Bio.

Si eres un amante de la naturaleza y de la ciencia, no te puedes perder esta interesante historia, donde ciencia y paz se encuentran.

Share Button