Zurdos: viendo el mundo des del otro lado

“¡Oh! ¿Eres zurdo?”. Es la pregunta típica cuando alguien coge el lápiz con la mano izquierda. El 10% de zurdos de la población mundial siempre ha despertado curiosidad. Los científicos buscan las claves de la lateralidad, entender porqué hay zurdos y qué les distingue de los diestros.

Tener un lado del cuerpo dominante es adaptativo, más eficaz. Que sea uno u otro depende de la genética y de los factores ambientales del embarazo. Genéticamente ser zurdo es recesivo, o sea dominan los genes de los diestros. Pero aún no se sabe porqué los hombres tienen más del doble de probabilidad de ser zurdos que las mujeres.

Históricamente la minoría zurda ha sido estigmatizada y continuamente rechazada. En la época medieval, los zurdos eran tachados de locos y de sirvientes del demonio. Se les relacionaba con desastres y mala suerte. En el cristianismo, el lado izquierdo de Dios es el reservado para los malditos el día del juicio final. El islam considera la izquierda impura y en Japón no querían casarse con mujeres zurdas. En épocas más recientes, la policía europea consideraba que ser zurdo era indicador de ser criminal. Actualmente (por suerte) todo esto suena ridículo. Ser zurdo ya no conlleva ningún problema. Pero no hay que olvidar que hace pocos años aún se obligaba a los niños zurdos a cambiar de mano al escribir, para “corregir a los desviados”.

 

Reñidos con el diseño

Para los zurdos todo está montado al revés. El teclado del ordenador, el ratón, relojes de pulsera, cámaras de grabar, cazos de cocina con pico, el aparato para firmar en el que la cuerdecilla de la derecha es demasiado corta, tazas, vasos medidores y envases con asa que al cogerlos no se ve la parte frontal… Muchos objetos les (y nos) han hecho sentir torpes, como tijeras, cuchillos y abrelatas. Todos hemos sufrido chocando codos con el de al lado o corriendo la tinta del bolígrafo. La imagen de la mano sucia de azul nos suena bastante.

Todo esto son pequeñas anécdotas pero hay cosas que nos han amargado bastante, como el aparato de tortura que da para todo un estudio: el pupitre con respaldo derecho.

El hemisferio derecho del cerebro controla el lado izquierdo del cuerpo y viceversa.
El hemisferio derecho del cerebro controla el lado izquierdo del cuerpo y viceversa.

A los zurdos nos gusta reírnos de nuestras anécdotas pero también reivindicarnos. Tenemos nuestro propio día mundial (13 de agosto) y un club de zurdos.

Nos encanta leer listas de los zurdos famosos que ha habido a lo largo de la historia: Newton, Darwin y Einstein; César, Alejandro Magno, Carlomagno, Juana de Arco y Napoleón; Da Vinci, Miquel Angelo y Picasso; Marilyn y Chaplin; Mozart, Beethoven, Bob Dylan, Kurt Cobain, Jimmy Hendrix, Bob Marley y la mitad de los Beatles; Bill Gates y 4 de los 5 fundadores de Mac; Pelé, Maradona y Messi; Ghandi, Benjamin Franklin, Churchill, Hitler, Simón Bolívar, Castro, Chávez, Putin y Bin Laden; 4 de los últimos 7 presidentes de los EEUU y Armstrong, que plantó la bandera a la Luna con la izquierda.

 

¿Inteligentes y locos?

Viendo estos nombres uno podría pensar si los zurdos son más inteligentes. Las estadísticas analizan la proporción de zurdos que hay entre científicos, artistas o jefes de gobierno. Algunos estudios atribuyen a los zurdos una mayor creatividad, pero no hay ninguna prueba significativa de ello. También se han relacionado los zurdos con enfermedades mentales como la esquizofrenia. Científicos de Oxford identificaron el gen que predomina en los zurdos y en los esquizofrénicos. El alcoholismo, los trastornos emocionales y los accidentes son también, entre muchos otros, mitos y curiosidades de los zurdos que se han dicho.

 

Falsos mitos: misma esperanza de vida a diestro y siniestro

Entre tanto mito, curiosidades y tópicos, se agradece uno que se pueda confirmar o desmentir. Es el caso del mito que los zurdos viven 9 años menos que los diestros. Un estudio publicado en la revista Nature hace 25 años obtuvo este resultado después de analizar las edades de defunción de 2.000 personas.

Sin embargo, un artículo de 2013 en la BBC desmiente que los zurdos vivan menos. Un sutil hecho causó que se obtuviera un resultado erróneo, subrayan los científicos consultados. Lo que pasó es que algunos zurdos más mayores pasaron inadvertidos a los investigadores, porqué eran zurdos corregidos en su infancia. Así, se les contaba como diestros, haciendo aumentar su proporción entre los más ancianos. Los zurdos más jóvenes ya no fueron obligados a cambiar de mano en su época de niños. De esta forma, había más proporción de zurdos entre los difuntos más jóvenes que entre los más viejos.

Todavía quedan muchos interrogantes alrededor de las diferencias (si existen) entre diestros y zurdos. Mientras los científicos los resuelven, ya podemos estar tranquilos respecto a nuestra esperanza de vida. Inteligentes y esquizofrénicos o no, por lo menos lo seremos durante los mismos años que nuestros compañeros diestros.

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>