Silencio en el cielo… y en los mares?

Qué debemos aprender de la extinción de la paloma migratoria Ectopistes migratorius

Poca gente debía creer a Bénédict Henry Révoil cuando en 1847 predijo que de no cesar la caza de palomas migratorias la especie se extinguiría. En ese año la población ya había disminuido alarmantemente pero aún se observaban bandadas formadas por millones de aves. En 1914 murió Martha, el último ejemplar de la especie, habían transcurrido poco más de 50 años.

De forma parecida, los recursos pesqueros parecen inagotables. La comunidad científica alerta desde hace años sobre la sobreexplotación pesquera pero los intereses económicos y políticos hacen oídos sordos a estos avisos.

Esperemos que en unos años otro estudiante no deba utilizar la extinción del bacalao o de otra especie de pez para alertarnos de nuevas extinciones inminentes.

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>