Opinión

Frenemos la retro-intoxicación

El cambio climático que está experimentando el planeta puede ser debido a causas naturales o a actividades humanas como la deforestación, la emisión de CO2 y de otros gases que atrapan el calor proveniente de la quema de combustibles fósiles como el carbón, la gasolina, el gas natural y el petróleo. Todo esto provocado por nuestro comportamiento irresponsable y descuidado con el planeta.
Los cambios están incrementando el riesgo de padecer enfermedades infecciosas, viéndose más perjudicados los países en desarrollo, al disponer de menos recursos. El hielo de los polos se derrite por los gases de efecto invernadero y los rayos de sol al no poder incidir sobre ellos como antes, se retienen en la tierra provocando un aumento de la temperatura. Por este motivo se producen casos insólitos como el pasado mes de febrero en el que la temperatura fue 1,32ºC más elevada. Los animales anidan y emigran cuando quieren y se están perdiendo especies importantes para el ecosistema. A todo esto le sumamos el fenómeno del Niño, que además de inundaciones, ha ocasionado un incremento de la temperatura, que este año se ha disparado en relación al año 1880, cuando se empezaron a registrar datos de temperatura.
Los humanos hemos transformado la tierra para podernos adaptar a ella y los efectos producidos son ya evidentes. Se hace imprescindible una comunicación eficaz, de qué es lo que le está pasando al planeta y las consecuencias que acarrean nuestros actos. Tenemos que minimizar los efectos del cambio climático, tomando consciencia de que estamos inmersos en un circulo vicioso retroalimentado por nosotros mismos que nos intoxica.
Desgraciadamente los gobiernos apoyan proyectos muchas veces por beneficio económico como la extracción de combustibles fósiles, que perjudican al planeta pero benefician a las empresas, y aunque son conscientes del problema y de su perjudicial contribución, su visión egoísta les impulsa a buscar resultados a corto plazo con los que puedan sacar un provecho monetario. El caso es que se puede frenar o incluso llegar a revertir el cambio transformando el sistema energético. Indudablemente es técnicamente viable un modelo eficiente y renovable.
Trabajemos para que prevalezcan los buenos actos y los mayores esfuerzos para salvar el planeta y la biodiversidad. Si pensamos en el bien común no solo entre humanos sino entre especies animales y vegetales
y en el entorno, seremos capaces de construir un futuro mejor, en el que podamos vivir con equidad. Pero para eso debemos cooperar todos trabajando unidireccionalmente y poner gran empeño en conseguirlo. Sólo de esta manera podremos ayudar significativamente a nuestro planeta y a nosotros mismos.

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>