Bosque magallánico talado. Punta Arenas, Chile. Autora: A. Sampere

(Intentar) frenar el cambio climático SI, adaptarse también.

Se cumple un año del récord histórico de temperatura máxima jamás detectada en la Antártida. Por estas mismas fechas la base científica Esperanza (Argentina) marcó 17,5ºC. No es el único, hay cientos de miles de indicadores que confirman que la temperatura sigue subiendo de forma generalizada y sostenida en todo el planeta.

NASA Image CC 2.0
NASA Image CC 2.0

Este año 2016 sería el más cálido desde que existen registros de temperatura (1880) según un informe realizado por la NASA.

Sin ánimo de hacer demagogia numerosos científicos opinan que el aumento rápido de la temperatura no sería un hecho aislado, sino que viene sucediendo a lo largo de la “vida geológica” de la Tierra, y no sería algo “anormal” en la historia de la misma.

El pasado 24 de marzo se llevó a cabo en el Instituto Antártico Chileno de Punta Arenas, una conferencia del Dr. Roger Fu investigador del United Antarctic Program. “El cretácico en el sur del mundo: Un estudio geológico en la isla James Ross”, trató de mostrar que durante el Cretácico, el promedio de temperaturas era más cálido que lo que vivimos actualmente. El Dr. Fu en declaraciones al INACH dijo: ”tenemos como motivación científica el poder entender el medioambiente de la era cretácica, para extrapolarlo a nuestros tiempos”.

Las actividades humanas están generando, entre otros, un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, que secundariamente conducen a un aumento de la temperatura.

Resultado del cambio climático se producen fenómenos meteorológicos que azotan a la humanidad, pero la Tierra parece haber conocido periodos de temperaturas elevadas no asociados a los humanos.

Hace 15 millones de años la temperatura en la Antártida era 7ºC más alta y los niveles de CO2 se asemejaban a los que estamos alcanzando actualmente (400ppm).

Hace 14.600 años gran parte del agua congelada de la Antártida se fundió contribuyendo al aumento de los mares, que subieron 16 metros en un periodo de tan solo 350 años.

Glaciar en la Patagonia Argentina. Autora: A. Sampere
Glaciar en la Patagonia Argentina. A. Sampere

En este interesante artículo de Josep Enric Llebot (profesor de físicas de la UAB), hay más información acerca de algunas teorías de las causas del aumento de la temperatura, niveles de CO2 y del nivel del mar, sucedidas en periodos anteriores al actual.

Entre los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de las Naciones Unidas, encontramos el número 13: “Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos“. Del que se desprende el enorme interés por fomentar la sostenibilidad y tratar de escapar al impacto negativo que supondría tener muy poco tiempo de adaptación.

Lo que está en juego es la vida o nuestro estilo de vida tal y como los conocemos. La biosfera ha superado los periodos de altas temperaturas so pena de que algunas especies no hayan conseguido adaptarse, pero ha llegado a nuestros días.

Grupos de científicos, líderes y divulgadores, como ocurre con el “Club de Roma”, asientan las bases e instan a cambiar el modelo productivo y de consumo, para lograr la sostenibilidad antes de que sea demasiado tarde y no logremos adaptarnos.

Pensar estrategias de adaptación al nuevo escenario climático y entonar un poco de mea culpa, nunca estarán de más en un mundo que hemos “arruinado” en muchos aspectos.

Pero tanto si vamos tarde como si no, gran parte del éxito dependerá de nuestra capacidad de adaptación.

Bosque magallánico talado. Punta Arenas, Chile. Autora: A. Sampere
Bosque magallánico talado. Punta Arenas, Chile.  A. Sampere
Share Button

One comment

  1. Jan Sasa

    Al no tener 100% de certeza sobre si nuestras acciones presentes irán a generar efectos catastróficos en el futuro, la recomendación lógica es actuar con prudencia. Son claros los límites de la fajas térmicas de confort en muchas especies animales y vegetales, y existe suficiente literatura disponible al respecto. Sin embargo, la tendencia es ignorar las evidencias científicas sobre el calentamiento global y sus efectos. Vemos sin sorpresa como las reuniones internacionales de mitigación al calentamiento global terminan como simples tratados de buenas intenciones, mientras se burlan los limites ya establecidos en el pasado (véanse los compromisos del Protocolo de Kyoto – 1997, por ejemplo).
    A pesar de los avances en muchas áreas es evidente el estancamiento y, en muchos casos, el retroceso en aspectos clave como sustentabilidad, economía, ecología y bienestar social. Talvez sea solo otra manifestación de la natural contradicción humana. Evidentemente el planeta no va a acabar por acción del hombre, pero lo que si es claro es que el costo a pagar ya es, y será aun mucho más alto, y no solo para nuestra especie.

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>