Claves para entender como se difunde la desinformación por las redes sociales

Muchos recordamos como hace unos años Rajoy ponía en duda la existencia del cambio climático – porque su primo, que es catedrático – se lo había dicho. Este tipo de afirmaciones, por decirlo suavemente… poco infundadas, compiten con noticias científicas basadas en mas evidencias que las palabras de un primo. Si en otro momento solo personajes clave podían propagar sus ideas de forma masiva, ahora, y en palabras de Umberto Eco “Las redes sociales le dan derecho de palabra a legiones de imbéciles que antes hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la colectividad …. enseguida (a éstos) los callaban, mientras que ahora tienen el mismo derecho de palabra de un premio Nobel. Es una invasión de imbéciles”.

Se podría poner en duda la palabra de algunos premios Nobel, y seguramente no todos los usuarios de las redes sociales forman parte de la “legión de imbéciles”, pero lo que está claro es que en las redes sociales se comparte todo tipo de información, ya sea verídica o no. Entender como se transmiten estas informaciones en las redes sociales fue el objetivo del trabajo recientemente publicado en PNAS.

Según opina Walter Quattrociocchi, investigador principal del estudio, en el Washington Post, lo que conduce la diseminación de la desinformación en internet es el sesgo de confirmación. Es decir, la tendencia que tenemos para prestar atención o creer información que confirma valores personales que ya teníamos, en vez de permitir que éstos puedan cambiar con nueva información.

El artículo también confirma que uno de los factores clave en la diseminación de la información recae en las “cámaras de eco”, o sea, comunidades polarizadas que consumen los mismos tipos de información. Dentro de estos espacios, las informaciones o las creencias son transmitidas de forma reiterada, impidiendo además la entrada de visiones alternativas o contrarias. De esta forma se tiende a una homogeneización donde es fácil que los integrantes del grupo acepten como válidas informaciones objetivamente falsas o poco infundadas.

Para realizar este trabajo el equipo de investigación estudió concretamente los factores que influyen en la “viralidad” de la (des)información, centrándose tanto en noticias científicas como en teorías conspirativas aparecidas en Facebook durante 4 años.

Según los autores, la principal diferencia entre los dos tipos de noticias es la verificabilidad de su contenido. Mientras que las noticias científicas parten de un estudio accesible y aportan los datos y métodos utilizados, las teorías conspirativas tienen un origen incierto, simplifican la causalidad, reducen la complejidad de la realidad y están formuladas de tal forma que se acepta un cierto nivel de incertidumbre, aportando visiones alternativas y apartadas de las mayoritarias. El escepticismo climático o la involucración de la vacuna del sarampión con el autismo serían ejemplos de teorías conspirativas que fueron estudiadas.

Los investigadores encontraron que aunque los dos tipos de noticias seguían unos patrones de consumo similares, formándose cámaras de eco para cada tipo de noticia, hay diferencias en las dinámicas de expansión internas. En los dos grupos aparecen picos de máxima difusión al cabo de 2 y 20 horas de publicarse una noticia, pero las diferencias aparecen en su comportamiento a lo largo del tiempo. Así, mientras que las noticias científicas se expanden de forma mas rápida, su interés decae en poco tiempo. En cambio, las noticias conspirativas son de lenta asimilación, pero gradualmente generan discusión, permitiendo que ganen atención y persistan.

Aunque estos resultados no son del todo sorprendentes – soportan con nuevos datos dinámicas que ya se habían intuido -  son relevantes tanto para científicos como para comunicadores. Ahora tendremos que estar atentos a los nuevos estudios del grupo de Quattrociocchi, esta vez centrados en examinar los efectos que tienen las formas de transmitir la información en su diseminación por la red. Seguro que dará que hablar entre los lectores de este blog.

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>