Una mirada indiscreta al interior de las pirámides

Una iniciativa multinacional busca develar cómo fueron construidas las pirámides de Egipto hace más de 4.500 años a partir del análisis de partículas subatómicas y de técnicas de alta resolución.

Pirámide de Kefrén en Gizah. Foto: archivo New York Public Library
Pirámide de Kefrén en Gizah. Foto: archivo New York Public Library

Uno de los enigmas más antiguos de la historia tiene que ver con la construcción de las grandes pirámides de Egipto. ¿Cómo fueron levantadas? ¿Qué misterios encierran en su interior? La iniciativa Scan Pyramids, que fue presentada a fines de 2015, busca dar respuesta a este interrogante.

Para ello van a utilizar la técnica de tomografía por muones, unas partículas subatómicas provenientes de los rayos cósmicos, y además anunciaron que van a utilizar técnicas de termografía infrarroja, fotogrametría – es decir obtener planos y mapas a partir de fotografías aéreas -, escaneos y reconstrucciones 3D para determinar cómo fueron construidas y, por ejemplo, dónde están las aberturas (si es que las hay) o si tienen cámaras secretas.

La iniciativa se encuentra bajo la órbita del Ministerio de Antigüedades de Egipto y es coordinada por la Facultad de Ingeniería de El Cairo y el Instituto HIP (Heritage, Innovation, Preservation; [Herencia, Innovación y Preservación]) de Francia. Intervienen además investigadores de la Universidad de Nagoya, en Japón, y de la Universidad Laval de Québec, Canadá.

Y es que, si se toma el caso de la pirámide de Keops, estamos hablando de una base de más de cinco hectáreas, con una altura original de más de 150 metros y un peso de 5 millones de toneladas construida en apenas… 25 años. Según se indica en el documento técnico de Scan Pyramids, “al ser las última morada de los faraones del Reino Antiguo (2575 – 2134 AC), tenían que ser inviolables. Los constructores tenían entonces múltiples trucos y obstáculos para proteger los restos de sus soberanos”.

A fines de noviembre de 2015 el Ministerio de Antigüedades anunció que habían encontrado anomalías térmicas en las pirámides de Keops, Kefren, en Guiza; y las pirámides Acodada y Roja, estas últimas dos ubicadas en Dashur, a 40 km al sur de El Cairo. Estas anormalidades térmicas podría hipotetizarse se deben a la “presencia de (espacios) vacíos detrás de la superficie, corrientes internas de aire, diferentes materiales, etc.”. El siguiente paso, indican, es continuar analizando estos resultados y avanzar en la reconstrucción del interior.

Con la tecnología al alcance de la mano, los investigadores confían en poder descifrar los secretos de las pirámides. Dos equipos trabajan en imágenes infrarrojas para detectar diferencia de densidades en los materiales y espacios vacíos detrás de las paredes, mientras que además se están realizando planos aéreos y reconstrucciones 3D a partir de imágenes tomadas con drones para reconstruir al centímetro la topografía de las zonas.

Además, otros dos equipos usan técnicas de radiografías de muones para verificar la presencia de estructuras detrás dentro de las pirámides. Estas partículas se originan a partir del impacto de los rayos cósmicos, que provienen del espacio exterior, contra la atmósfera.

A medida que van cayendo a la Tierra atraviesan estructuras como rocas o montañas y en algunos casos son absorbidos dentro del material y en otros siguen de largo. Los detectores de muones colocados por la iniciativa permitirían discernir, a partir de la acumulación de muones a lo largo de los años, donde se encuentran los espacios vacíos dentro de las pirámides.

Detección de muones. Fuente: http://www.scanpyramids.org/
Detección de muones. Fuente: http://www.scanpyramids.org/

Iván Sidelnik, físico, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y miembro de la División Neutrones y Reactores de la Gerencia de Energía Nuclear del Centro Atómico Bariloche, explica que “los muones son partículas muy penetrantes en la materia, esto da una buena chance de poder estudiar el material que atraviesan, sobre todo su densidad”.

Pero este trabajo no es el único que se está realizando en el mundo a partir del análisis de estas partículas. “En estos momentos se están desarrollando técnicas en distintos lugares del mundo para estudiar volcanes, algo que de ser factible podría llevar a predecir si el volcán hará erupción y por donde; y en otros casos se están estudiando contenedores de reactores nucleares, por ejemplo en Fukushima, para ver la distribución de material radioactivo dentro de la vasija de contención”, agrega Sidelnik.

Share Button

One comment

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>