Jorge Mira: «La física exige la mayor energía para explicar un concepto al gran público»

Jorge Mira, catedrático de Física de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), nos habla de su actividad investigadora y divulgadora. Con la iniciativa ConCiencia, acerca a los investigadores y el público gallego a figuras científicas internacionales de alto nivel.

Imagen de Jorge Mira
Jorge Mira en TEDxGalicia (2012). | Fuente: TEDxGalicia en Flickr

Jorge, ¿en qué trabaja tu grupo de investigación en estos momentos?

He ampliado el número de líneas de investigación a las que me dedico. Estoy trabajando en cinco temas distintos que, además, son totalmente disjuntos entre ellos: física de materiales; la dinámica de la muerte de lenguas;  cuestiones didácticas sobre la teoría de la relatividad; efectos de la artritis en las articulaciones mandibulares; y diseño de sistemas de control de consumo eléctrico doméstico. Nada que ver una cosa con la otra.

El último parece el más enfocado a aplicaciones comerciales.

Exacto, es un convenio con una empresa que va a dar lugar a patente.

Tu uso de modelos matemáticos para estudiar la dinámica de competición de lenguas (2011) ha tenido un gran eco. Parece una curiosa elección de investigación para un físico. ¿Cómo surgió la posibilidad de trabajar en esta cuestión?

La línea de lenguas es un tema que me atrae muchísimo y me dio mucho retorno y mucha satisfacción. El resultado fue un artículo que tuvo cierto eco a nivel internacional. Surgió porque leí un artículo que exploraba el problema de la coexistencia de dos lenguas en una zona. El artículo concluía que, siempre que existen dos lenguas en conflicto, una acaba extinguiendo a otra, y no me parecía natural debido a lo que ocurre en Galicia. Así que incorporé un modelo matemático que refleja claramente cómo es la evolución histórica del porcentaje de hablantes de gallego, castellano y bilingües a lo largo de más de un siglo. Esto permite prolongar al futuro y hacer extrapolaciones. Tuvo un gran éxito, al demostrar que se puede reproducir matemáticamente un comportamiento de una colectividad humana. Permitió incluso calcular una distancia entre diferentes lenguas, es decir, determinar qué lengua es más próxima a la tuya, lo cual fue cierta novedad en el campo.

¿Se puede extrapolar a cualquier situación y a cualquier  convivencia de lenguas?

Correcto. El modelo es totalmente generalizable y aplicable a cualquier par de lenguas. Ahí está su potencia. La clave está en lo que llamo la distancia entre lenguas. Si la distancia es muy grande, no hay posibilidad de coexistencia y naturalmente una lengua acabaría por matar a la otra.

Una intensa labor divulgadora

Has recibido numerosos reconocimientos, tanto por tu labor investigadora como por la divulgadora, que es muy amplia. Has hecho prensa, radio y televisión y has escrito un libro, La ciencia en el punto de mira (Ed. Auga Editora). ¿Qué medio disfrutas más?

Mi medio natural es la televisión, en la que empecé a foguearme hace ya catorce años. Empecé publicando anécdotas científicas, en especial una sobre la temperatura del cielo y el infierno tuvo mucho eco. Se sumó a que en aquella época había ganado el campeonato gallego de bailes de salón y tuve un trofeo en un campeonato de espada de esgrima. Se mezcló mi actividad deportiva con ese tipo de cosas y me llevaron a un programa de televisión en TVE. Les gustó cómo hablaba y se quedaron conmigo.

¿Entonces, te llamaron por la vertiente más personal que por la científica?

Fue una mezcla de la parte deportiva con la de las anécdotas científicas de las que te hablaba. Le sacaba punta a la física. El tema del cielo y el infierno [acceso de pago] fue un tema mundial, salió hasta en la revista Time. Dio la vuelta al mundo. Coincidió que el chiste sobre la temperatura en el cielo y el infierno lo había hecho antes el ex asesor de ciencia y tecnología de George Bush padre. Corregí un error que había tenido [decía que en el cielo haría más calor que en el infierno], lo cual generó un gran cotilleo allí, por lo que se difundió muchísimo. Me especialicé en sacarle punta a la ciencia.

Tu actividad divulgadora es muy interdisciplinar. Te autodefines como un divulgador especializado en la anécdota.

Así fue al principio, ya que empecé hablando de anécdotas de sociología, biología… algunas de ellas se publicaron en mi libro. Pero actualmente mi labor divulgativa es mucho más amplia: organizo el programa ConCiencia y las Nerd Nites, dirijo la colección de divulgación de la editorial de la USC, soy columnista en La Voz de Galicia, participo en programas de televisión, realizo decenas de conferencias cada año…

Pero por ejemplo, en el ámbito empresarial, la palabra “intrusismo” salta a la mínima. ¿Está el mundo académico más abierto a aceptar en una especialidad voces procedentes de otra?

Hay que diferenciar entre divulgación y enseñanza: puedes hablar de biología, pero no profesionalmente. No puedo enseñar biología en la universidad, pero sí puedo divulgarla. Divulgar es vulgarizar, y vulgarizar es muy fácil porque tienes que sacar una pátina de las cosas y contarla, y no hay ningún tipo de dificultad en eso. Puedes hablar de biología o de matemáticas, mientras tengas un background lo suficientemente grande para hacerlo.

Pero parece que la física es el campo con los conceptos más difíciles de manejar por parte del público. ¿Eres de los que creen que para todo puede encontrarse una metáfora comprensible, o por el contrario opinas que es mejor evitar una metáfora demasiado forzada y que tal vez no todos los conceptos científicos son divulgables?

No todo es “metaforizable”, pero la física tiene la ventaja de ser el tronco del árbol de la ciencia: todas las ciencias, antes o después, acaban en la física. Por eso la mayoría de divulgadores más conocidos del mundo son físicos, porque tienen esa versatilidad que les permite ir a donde quieran: tienen base para hacerlo. Ahora, la física precisamente tiene cosas que son muy difíciles de contar. Se pueden hacer aproximaciones, pero a veces cuesta. Es más fácil hablar de biología, porque la tocas y la ves, que hablar de una cosa muy abstracta. La física exige la mayor energía para explicar un concepto al gran público.

Hubo algunas quejas sobre cómo se explicó el bosón de Higgs en los medios.

Pues podrá haber quejas, pero se generó un modelo de divulgación de esa idea que está muy bien hecho y muy trabajado. Aunque hay cosas que no se contaron. Tengo una columna en La Voz de Galicia donde expliqué que no toda la masa que vemos procede del bosón de Higgs: más del 90 % de tu masa no procede de él, sino de la condensación de la energía que tienen tus átomos para unirse. Los divulgadores y periodistas empezaron a olvidarse de esa cuestión y ese sí es un defecto, porque se contaba que era toda la masa y no es correcto: apenas es un 1 % de toda la que percibimos. El resto procede de la energía que mantiene al átomo unido y que, al condensarse, también genera masa. Muchas personas me dicen que han guardado mi columna porque nadie más lo explicó.

Los Nobel divulgan ciencia en Galicia

El programa ConCiencia, que diriges, invita a Premios Nobel (o sus análogos en matemáticas y ciencias de la computación) a impartir conferencias y pasar varios días en Santiago, en los que los investigadores de la USC tienen la oportunidad de interactuar con ellos. ¿Está el programa más enfocado a darles a los investigadores gallegos la posibilidad de interactuar con los Nobel, o también queréis que tenga una proyección en el público general?

Tiene las dos cosas. En los motivos fundacionales del programa ConCiencia puse tres ejes: uno es, evidentemente, la puesta en práctica de una serie de mecanismos que permitan al tejido investigador de aquí estar en contacto con gente del máximo nivel. Hacer una especie de lobby de súper elite mundial. Segundo, que estas personas hagan iniciativas para el gran público, acercar al gran público a figuras mundiales que nunca pensaríamos que podrían venir aquí. Y tercero, proyectar la imagen de Santiago como foco de cultura y pensamiento. Eso son los tres pilares en los que se asienta ConCiencia.

Stephen Hawking y Jorge Mira
Jorge Mira con Stephen Hawking en Fisterra, A Coruña, en 2008. | Fuente: El rincón de Galicia

Por supuesto, la visita de Stephen Hawking en 2008 tuvo un eco gigantesco, pero ¿cómo están acogiendo los ciudadanos de Santiago las conferencias?

Llevamos treinta y una visitas. Salvo en tres de ellas, en las que las circunstancias, sobre todo meteorológicas, no acompañaron, en el resto hubo grandes llenos. Este año está siendo el colmo, cada vez va a más. En el auditorio de NovaGalicia Banco, el local más grande para actos en el casco urbano de Santiago, con capacidad para setecientas personas, no cabía la gente.

¿Cómo publicitáis estas iniciativas?

Se publicitan básicamente a través, y ese es un cuarto pilar, de una sinergia que establezco con los periodistas. El programa ConCiencia también va dirigido a ellos, porque se hacen ruedas de prensa y se permiten contactos directos con periodistas. La prensa es la mayor vía de divulgación de los actos de ConCiencia. Es una simbiosis, ambas partes salimos beneficiadas.

Entonces, no formas parte de los científicos que miran a los periodistas con recelo.

En absoluto, en el programa ConCiencia son la gasolina que hace que funcione.

Perfil

Jorge Mira Pérez (Baio, A Coruña, 1968) es catedrático del Área de Electromagnetismo en el Departamento de Física de la Universidade de Santiago de Compostela. Ha recibido numerosos galardones y reconocimientos, tanto por su actividad investigadora como divulgadora. Entre otros, recibió el Premio Extraordinario de Doctorado (1995) y el Premio anual del Colegio Oficial de Físicos de España (2010). Su labor de divulgación es extensa y abarca prensa, radio y televisión. Por ella, la Real Sociedad Española de Física le ha galardonado en dos ocasiones: en 2000, por el programa “¡Qué serán!” (TVE), y en 2012, año en el que le otorgó su premio anual en la modalidad de enseñanza y divulgación de la física, «por su labor pedagógica de gran calidad y su destacable actividad en el campo de la divulgación científica». En 2005, la revista Science le destacó en el número conmemorativo del décimo aniversario de la sección “Next Wave”, «por la combinación de la actividad de profesor universitario y divulgador científico». Su programa ConCiencia recibió en 2010 la mención de honor del Premio “Ciencia en Acción”.

Share Button

One comment

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>