La contaminación del aire mata… pero menos

Cuando oímos hablar de anticiclón, nos imaginamos habitualmente un tiempo soleado, ideal para ir a la playa en verano o a esquiar en invierno. Pero un anticiclón es sinónimo de tiempo estable y aire quieto. Y eso no es necesariamente bueno:

En estos días de preocupación en algunas ciudades tan distantes como Madrid y Pekín por la contaminación atmosférica, ha aparecido el informe sobre la calidad del aire en Europa del 2015. Este informe, emitido por la AEMA (Agencia Europea para el Medio Ambiente), hace un estudio exhaustivo sobre la situación en los países de la Unión Europea más otros 11 países que también integran la agencia o que están asociados.

Muchos medios han destacado que se estima que en 2012 murieron en Europa 524.000 personas por culpa de la contaminación del aire. Son muchas, muchas más que las que murieron por accidente de tránsito en el mismo año (88.346), según la OMS. Pero es bueno leer el informe con calma para poner las cifras en perspectiva.

El informe hace hincapié especialmente en los contaminantes que más inciden en la salud humana y en los ecosistemas. Entre ellos, las que más destacan en cuanto a su relación con las muertes por contaminación son las llamadas PM2,5 (Partículas en suspensión de hasta 2,5 micras; 1 micra es la milésima parte de un milímetro).

Estas partículas microscópicas serían las responsables de más del 80% de las muertes. Cada vez hay más evidencia de que contribuyen de forma importante a empeorar la salud respiratoria y cardiovascular de los ciudadanos.

Pueden tener un origen natural o artificial; en el segundo caso provienen de múltiples fuentes, como las centrales termoeléctricas, la combustión en los vehículos e incluso el desgaste de los neumáticos y el propio asfalto.

El informe también destaca, sin embargo, que las distintas medidas que han estado aplicando los distintos estados europeos para reducir la contaminación han conseguido unos menores niveles de estos contaminantes a lo largo de los años, como puede verse en esta gráfica:

Gases contaminantes
Evolución de las emisiones de algunos de los principales contaminantes en la Unión Europea. Fuente: AEMA.
Hacer click para ampliar.

Aun así, como dice el propio informe:

“El presente análisis indica que las políticas de calidad del aire han conseguido muchas mejoras. La reducción de emisiones ha mejorado la calidad del aire en Europa (…). Sin embargo, los retos siguen siendo sustanciales y persisten los impactos considerables en la salud humana y en el medio ambiente. Una gran proporción de las poblaciones y los ecosistemas europeos todavía están expuestos a la contaminación por encima de lo que marcan las normativas europeas”.

En el caso de las PM2,5 este exceso ocurre en 7 países de la Unión Europea. El siguiente mapa nos puede dar una idea de cuáles son los países más afectados:

Medida de las concentraciones de la partículas finas en suspensión. Los puntos rojos o naranja oscuro superan los límites recomendados. Fuente: AEMA.
Hacer click para ampliar.

Aún así, las muertes por estas partículas en Europa, se habrían reducido en 26.000 desde el año anterior, según el mismo informe y el del 2014. Hay un cierto margen para el optimismo.

¿Y en el caso de España?

Según el informe, en 2012 murieron en España 33.200 personas por causa de la contaminación atmosférica. La situación es bastante mejor que en otros países que podríamos considerar más avanzados medioambientalmente, como Alemania, Austria, Bélgica y, sobre todo, Italia, donde morirían proporcionalmente el doble de personas que en nuestro país.

Nuestras emisiones de PM2,5 no superaron en ninguna estación de seguimiento los niveles que recomienda la AEMA, pero aún hay trabajo por hacer con otros dos contaminantes peligrosos para la salud: El dióxido de nitrógeno (producido principalmente por la combustión de derivados del petróleo y del carbón) y el ozono.

-          Para el primer contaminante, el 9,1% de los ciudadanos estuvieron demasiado expuestos. 25 estaciones superaron los niveles que recomienda la AEMA; 23 de ellas, cómo es de esperar, en las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona, aunque también en Granada y Murcia.

En el siguiente mapa de la Agencia Estatal de Meteorología podemos observar los niveles de NO2  previstos en la Península para el día 14 de diciembre a las 18 horas:

Las zonas con colores cálidos superan los límites que establece la AEMA. Fuente: Agencia Estatal de Meteorología. Hacer click para ampliar.

-          Para el segundo, el 7,2% estuvo expuesto. 14 estaciones superaron los niveles recomendados. El ozono se produce especialmente en situaciones anticiclónicas a partir de otros contaminantes. Por eso, no sorprende que las cinco estaciones más afectadas estén en el área de la meseta central, donde la falta de mar impide más las corrientes de aire. En este caso destacan Torrejón, Guadalajara, Majadahonda, Salamanca y Alcalá de Henares, cuatro de ellas bien cercanas a Madrid.

En estos días en que en la cumbre de París se debate sobre cómo reducir las emisiones de CO2, un gas que no afecta directamente a la salud humana, no estaría de más que, ante posibles catástrofes futuras, nos preocupáramos un poco más de las cotidianas. Eso sí, la reducción de los aportes de CO2 a la atmósfera, reduciría también los de los otros gases, pues muchas veces tienen el mismo origen.

Por todo ello, es esencial un replanteamiento aún más a fondo de nuestro modelo energético y de transporte. Para evitar volver a ver imágenes como éstas:

Dos habitantes de Pekín sufriendo los efectos de la contaminación. Fuente: 大杨 (usuario de Flickr)
Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>