Órganos a la carta

Uno de los avances científicos del año

Mini-riñones, un prototipo de hígado, y algo así como el cerebro de un embrión en las primeras semanas de gestación han sido fabricados durante el año pasado. Estos mini-órganos distan mucho de reproducir las funcionalidades de un órgano completo, pero representan saltos cualitativos en el campo de la medicina regenerativa, es decir, la fabricación artificial de órganos y tejidos humanos con fines terapéuticos. La revista ‘Science’ los escoge como uno de los diez hitos científicos de 2013.

Mini-hígados
Mini-hígados creados usando células madre pluripotentes por el grupo del Prof. T. Takebe | Takanori Takebe

5000 personas esperan un transplante de órganos en España. Unas 500 morirán cada año esperando debido a la escasez de órganos compatibles. Muchos de los trasplantados se medicarán el resto de su vida para combatir el rechazo.

Fabricar partes del cuerpo humano en el laboratorio está cada vez más lejos de la ciencia ficción. Huesos, tráqueas, o vejigas se imprimen a medida usando células del propio paciente, a partir de moldes o imágenes tomográficas del órgano. En los experimentos destacados por “Science”, la novedad es crear órganos usando células pluripotentes, capaces de organizarse por sí mismas para formarlos.

Imprimiendo una vejiga para un transplante

Una biopsia proporciona una muestra de tejido de la vejiga del propio paciente. La muestra se sumerge en una solución de nutrientes, donde las células de la vejiga están encantadas de reproducirse y en unas semanas son tantas como en la vejiga original. Las células de mezclan con un gel que sirve de cemento y con el pastiche se llena un cartucho de una impresora de tinta, muy parecida a la que usa su ordenador. La impresora lee los datos de una imagen tridimensional de la vejiga del paciente, obtenida con una tomografía computerizada, e imprime una copia exacta, lista para ser transplantada.

¿Escéptico? Deje que se lo cuente el profesor Anthony Atala, mientras imprime un prototipo de riñon.

Pero con la técnica de impresión no podemos reproducir el interior de órganos como el cerebro o el riñón, porque son demasiado complejos.

Reprogramación celular

Para fabricar la vejiga necesitamos una impresora o un molde, porque las células de la vejiga no saben cómo contruirla. Simplemente, cuando una célula muere o se daña, otra similar ocupa su lugar. Sin embargo, las células de un embrión sí que son capaces de organizarse por sí mismas para formar los distintos órganos del cuerpo.

Los tres grupos de científicos destacados por “Science” consiguieron devolver a este estadío embrionario a células adultas y después reprogramarlas como células del órgano que querían fabricar. Las células  se organizaron por sí solas para formar los órganos en cuestión: mini-riñonesproto-hígados, y una especie de cerebroide.

Estos mini-órganos están todavía muy lejos del uso clínico. Su principal utilización podría ser como modelo para probar nuevos tratamientos. Pero sus aplicaciones parecen fascinantes: por ejemplo, los proto-hígados inyectados en el torrente sanguíneo de ratones fueron capaces de regenerar hígados dañados.

Veremos las novedades que nos depara 2014.

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>