Olvidar lo malo para poder recordar lo bueno

Los malos recuerdos se olvidan. Es algo que solemos decir a menudo y que un estudio publicado esta semana en el Journal of Neuroscience acaba de demostrar como cierto. Según los investigadores, de la Universidad de Noroeste (Estados Unidos), nuestro cerebro, lejos de plasmar perfectamente todo aquello que experimentamos a lo largo de nuestra vida modifica los recuerdos del pasado con vivencias del presente, para lograr que esas experiencias del pasado encajen mejor en nuestro momento vital actual.

Modificamos sin saberlo el recuerdo del nacimiento de nuestro primer hijo
Modificamos sin saberlo el recuerdo del nacimiento de nuestro primer hijo. Gabriel FLORES

De alguna manera, y como mecanismo de supervivencia, nuestro cerebro altera los recuerdos de un tiempo pasado con la experiencia que tenemos hoy en día, para asegurarse que seremos más fuertes y capaces de adaptarnos a los que nos sucede hoy en día.

Distorsión de la memoria

“Cuando piensas en el momento en que conociste a tu actual pareja, es posible que recuerdes un sentimiento de amor y euforia”, explica Donna Jo Bridge, autora principal del trabajo, en el comunicado de prensa. “Sin embargo, es posible que estés proyectando tus sentimientos actuales sobre el momento del encuentro original con esta persona”. Ese flechazo que recordamos con todo tipo de fervor puede que fuera en realidad un casual y descafeinado encuentro.

Lo mismo podría ocurrir en otros momentos cruciales de una vida: la muerte de un familiar, el nacimiento del primer hijo, el día de la boda. Todos ellos, recuerdos que nuestro cerebro -nosotros mismos- modifica, eso sí, con la mejor de las intenciones: conseguir que en el momento presente tengamos más recursos para tener una vida más fácil.

Los estudios se encuentran todavía en fases en iniciales, pero se estima que en un futuro no muy lejano, el conocimiento la forma cómo nuestro cerebro organiza sus recuerdos podría tener una aplicación práctica. En el marco de un juicio, por ejemplo, determinando los mecanismos que favorecen la inserción de recuerdos falsos, se podría valorar la fiabilidad de la declaración de un testigo y las pruebas que aporta.

Quién sabe si algún día llegaremos a hacer como el protagonista de la película Olvídate de mí, interpretada por Jim Carrey, siendo amos de nuestras memorias y nuestros recuerdos y siendo capaces de eliminar nuestro pasado a nuestro antojo.

Share Button

3 comments

  1. Nelo

    Mi abuelo siempre me decia lo mismo y le tengo que dar toda la razon. A veces de algo malo sale algo bueno. Hace poco compré una clavadora neumatica en amazon. Me la trajeron equivocada y en un principio pensé en devolverla. Lo notifiqué y aunque era de una gama mejor me han dicho que me la quede por las molestias. Increible!!

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>