La menopausia, más allá de los cambios físicos

El fenómeno de la menopausia siempre ha sido un misterio. En términos evolutivos se ha visto cómo una etapa inexplicable por el hecho de vivir sin poder dar descendencia. Un equipo de investigadores ha encontrado una explicación de este fenómeno corporal de las hembras estudiando las orcas.

La menopausia, el momento menos esperado por las mujeres. Sudores, sofocos, insomnio, dolor de cabeza… Y lo más importante, llega el fin de la etapa reproductiva.

Sólo hay dos mamíferos que siguen viviendo durante al menos 30 años o más después de pasar por este cambio corporal: los humanos y dos tipos de cetáceos, que son las orcas (Orcinus orca) y el calderón de aleta corta (Globicephala macrorhynchus). ¿Y qué sentido tiene para la evolución que las hembras infértiles sigan viviendo tantos años?

Un equipo de investigadores británicos ha encontrado la respuesta estudiando las orcas o también llamadas ballenas asesinas. En su estudio publicado en la revista Current Biology revelan que las orcas menopáusicas ayudan a sus familiares jóvenes transmitiéndoles información para encontrar alimento y defenderse de situaciones de riesgo.

Las orcas hembras menopáusicas ayudan a la supervivencia de los jóvenes.
Las orcas hembras menopáusicas ayudan a la supervivencia de los jóvenes. Fuente hdstockphoto.com

Estas hembras, al ser muy experimentadas, aseguran la transmisión de su información genética con la enseñanza. Son los machos jóvenes quienes siempre siguen a la hembras. En este sentido, ayudan a la supervivencia de los portadores principales de los genes de su familia.

Los varones son los que tienen mayor potencial reproductor y son los que se marchan del grupo al alcanzar la madurez. De esta forma, no compiten por los recursos con el resto de miembros de su grupo. Estos son los que necesitan adquirir el conocimiento de la experiencia de los más viejos.

Se desconoce el método exacto por el cual estas hembras transmiten la información, pero se ha llegado a la conclusión de que actúan como repositorios de conocimiento ecológico y almacenan información que les permitirá resistir a condiciones ambientales adversas. En las manadas conviven las orcas de todas las edades y las hembras de edad post reproductiva lideran el grupo cuando hay poco salmón, su principal alimento.

Se ha revelado parte del secreto de la menopausia en las orcas, pero en humanos el enigma sigue abierto. Somos la especie animal más evolucionada por lo que no tenemos necesidad de ir a cazar para encontrar alimento. Sin embargo, conservamos ciertos comportamientos que aún nos definen como una especie más o, dicho de otra forma, conservamos instintos naturales.

La sociedad en la que nacemos, crecemos y nos reproducimos constantemente nos empuja a nuevas situaciones en las que hemos de defendernos, no para ser el más fuerte sino quizás el más inteligente o astuto.

Y es que cuando pasamos por las diferentes etapas de nuestras vidas y toca tomar decisiones, ¿a caso no son los consejos de las abuelas de lo más interesante? Casi siempre saben lo que has vivido y lo que vas a vivir. Quizás su instinto natural también está actuando para salvar los genes de la familia.

Este avance en el conocimiento de la menopausia abre las puertas a nuevos estudios que podría ayudar a comprender el funcionamiento de la especie humana y por qué actuamos de la forma que actuamos. Asimismo, podríamos explicar cómo evolucionó la menopausia en la especie humana.

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>