Nuestro árbol genealógico de 2.8 millones de años

El eterno y controvertido debate sobre el origen del género humano parece que a día de hoy está algo más claro. Chalachew Seyoum, estudiante del ASU Institute of Human Origins, ha encontrado una mandíbula humana con 5 dientes intactos todavía adheridos a ella en el yacimiento de Ledi-Geraru, en la región de Afar en Etiopía,  como ha anunciado la revista Science. Se trata de un fragmento de la parte inferior izquierda y se ha estimado que este nuevo fósil humano se depositó hace 2.8 millones de años lo que adelanta en medio millón de años la evidencia fósil del origen del ser humano respecto a lo que conocíamos hasta el momento.

Descendiente  del Australopithecus y predecesor del Homo habilis, este humano,  al que todavía no se le ha asignado género propio dentro del Homo, habría evolucionado debido a un cambio climático en África que redujo la presencia de bosques y convirtió la zona en llanuras más áridas pobladas de arbustos. Esté cambio climático y ambiental se considera un posible desencadenante de la aparición de la especie humana.

“La mandíbula de Ledi-Geraru ayuda a estrechar el vacío evolutivo entre el Australophitecus y el Homo temprano” dice Kimbel, científico del ASU Institute responsable junto a Villmoare del análisis del fósil. “Es un excelente caso de fósil de transición en un período de tiempo crítico en la evolución del ser humano”.

Según los investigadores, el fósil combina rasgos del Australopithecus afarensis, poblador de esa zona de África y ancestro del género Homo, con rasgos de Homo temprano. Por ejemplo, los molares más estrechos, los premolares simétricos y la distribución homogénea de los dientes en la mandíbula son características que distinguen a las especies tempranas de Homo de las de apariencia más simiesca correspondientes al Australopithecus. Sin embargo, algunos rasgos como la barbilla más inclinada y primitiva permiten emparentar el fósil encontrado en Ledi-Geraru con su antecesor, el Australophitecus afarensis.

Hasta el momento la evidencia más antigua de la presencia del ser humano era Lucy, un esqueleto de mujer Australopithecus afarensis encontrado en 1974 en la región de Hadar, también en Etiopía. A pesar de la proximidad geográfica del nuevo hallazgo con el yacimiento donde se encontró a Lucy, son medio millón de años lo que separa sus existencias. En el caso de Lucy, se encontró un 40% de su esqueleto y se pudo determinar la edad, el sexo y otras muchas características físicas que por desgracia, con sólo un fragmento de mandíbula no es posible definir.

Habrá que seguir esperando para poder completar nuestro rompecabezas genealógico aunque estas pistas que van surgiendo con cuentagotas (han pasado ya 40 años desde el hallazgo de Lucy) nos hacen la espera mucho más dulce.

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>