Darek Fidyka, el paralítico que vuelve a caminar

Tras un trasplante de células olfativas a la médula espinal, Darek Fidyka, paralítico desde hacía 4 años, ha recuperado parte de sus movimientos voluntarios en la mitad inferior de su cuerpo.

Darek Fidyka, caminando con ayuda de las barras laterales. Imagen extraída de la web de The Guardian.

Uno de los mayores retos para la medicina es, desde hace décadas, la recuperación del movimiento en personas que sufren paraplejía o tetraplejía. Desde este invierno podemos afirmar que estamos más cerca de alcanzar la meta. Darek Fidyka, quien quedó paralítico en 2010 tras recibir un ataque a puñaladas, ha recuperado parte de sus movimientos voluntarios y es capaz de caminar con ayuda de un andador. Este logro se consiguió mediante la aplicación de una terapia pionera en el ámbito: el trasplante de algunas células olfativas propias al lugar en el que el nervio medular estaba quebrado.

La BBC publicaba la noticia en primicia en octubre del 2014, tras seguir durante un año el proceso de rehabilitación del paciente.

Células olfativas en la médula

La terapia aplicada sobre Darek Fidyka se basa en la utilización de sus propias células olfativas envainadas (COE) como puente en el nervio medular dañado. Estas células tienen la capacidad de ayudar a la regeneración axonal, es decir, permiten que las células nerviosas del sistema olfativo se renueven contínuamente. Así, el trasplante de estas células al punto en el que las neuronas medulares de Darek Fidyka habían quedado inconectas ha permitido una regeneración de este tejido hasta formar un puente. El hecho de utilizar células propias para un trasplante erradica los problemas de compatibilidad típicos de los trasplantes de tejidos entre personas diferentes.
Este tratamiento implicó dos operaciones. En la primera, los cirujanos extrayeron uno de los bulbos olfativos del paciente e hicieron crecer sus células en un cultivo in vitro. Tras dos semanas, las COEs obtenidas del cultivo fueron trasplantadas al lugar del corte de la médula espinal mediante unas 100 microinyecciones por encima y por debajo de la herida. Además de las células olfativas, al paciente se le trasplantaron cuatro tiras delgadas de tejido nervioso que habían sido extraídas del tobillo para que sirviesen de “andamio” para el crecimiento de las neuronas del nervio.

Tras el tratamiento, se llevó a cabo un programa de rehabilitación mediante ejercicios de fisioterapia. A los tres meses, el señor Fidyka notó que su muslo izquierdo había comenzado a muscularse. A los seis meses, nuestro protagonista era capaz de dar sus primeros pasos a lo largo de dos barras paralelas, ayudado por aparatos ortopédicos y por su fisioterapeuta. En octubre de 2014, tras dos años de tratamiento, Darek Fidyka puede salir caminando del centro de rehabilitación utilizando el marco de sujeción. Además, ha recuperado parte de la sensación en vejiga e intestino, y parte de la función sexual.

Sueños que se cumplen

“Cuando no puedes sentir la mitad de tu cuerpo, eres impotente. Pero cuando empiezas a sentirlo de nuevo es como si volvieses a nacer”. Son las palabras de Darek Fidyka, quien describe el poder caminar otra vez, aunque sea con ayuda de un andador, como un “sentimiento increíble”. Antes del tratamiento, Darek Fidyka no podía mover ni sentir su cuerpo de cintura para abajo, y no tenía ninguna sensación.

Esta esperanzadora historia no es un sueño cumplido solamente para Darek. El profesor Geoff Raisman, presidente de la regeneración neuronal en el Instituto de Neurología del University College de Londres, quien dirigió el equipo de investigación del Reino Unido, afirma que este logro es “más impactante que el hombre caminando sobre la luna”. El doctor Pawel Tabakow, neurocirujano en el Hospital de la Universidad de Wroclaw, que dirigió el equipo de investigación polaco, dijo: “Es increíble ver cómo la regeneración de la médula espinal, algo que durante muchos años se ha creído imposible, se está convirtiendo en una realidad.”

Toda esta revolucionaria investigación fue financiada por UK Stem Cell Foundation (UKSCF) (Fundación de Células Madre del Reino Unido) y Nicholls Spinal Injury Foundation (NSIF) (Fundación Nicholls de Lesión Espinal).

UKSCF fue fundada en 2005 con el objetivo de agilizar el progreso de la investigación en células madre para obtener tratamientos para un amplio abanico de enfermedades. Es la única organización benéfica del Reino Unido que se centra en este ámbito.

La fundación Nicholls, por su parte, es también una organización benéfica que tiene como objetivo financiar todas las investigaciones centradas en curar las lesiones de la médula espinal. Esta fundación surgió cuando, Daniel, hijo de David Nicholls, sufrió un accidente que lo dejó paralizado de cuello para abajo. En el hospital, David Nicholls prometió a su hijo que volvería a andar, y por ello creó la fundación.

Ambas organizaciones han contribuido con la donación de más de 1 millón de libras (cada una) a investigaciones científicas. Noticias como ésta, recompensan tanto el dinero como el tiempo invertidos, y marcan nuevos caminos por los que apostar. Hay que recordar que el caso de Darek Fidyka es el primero en el que se aplica esta terapia y se necesitan más casos de éxito para comenzar a hablar de tratamiento no experimental. Sin embargo, la puerta queda abierta a la esperanza.

He aprendido que nunca debes rendirte, siempre hay que seguir luchando, porque siempre se te abrirá alguna puerta

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>