Créditos: Per Jensen | Flickr.com 
Creative Commons

Imprimir salud a la medida

Con la llegada de la primera tablet en 2010, muchos pensaron que la vida de las impresiones estaría llegando a su fin.

Puede que eso aplique un poco para el papel, pero lo cierto es que nadie imaginó que en menos de una década las impresoras evolucionarían para dar paso a nuevas y fascinantes tecnologías, muchas de las cuales están casi exclusivamente dedicadas a resolver problemas de salud.

Todo comenzó con la impresión en 3D, un método en el cual capas de materia prima son superpuestas para crear modelos con tres dimensiones. Aunque esta tecnología ha resultado ser muy útil a nivel industrial, en áreas como la zapatería y la ingeniería, especialistas en biotecnología también le vieron su ventaja: ¿acaso no se podría evitar la muerte de tantas personas que necesitan un transplante en este preciso instante, imprimiéndoles los órganos que necesitan?

De hecho, se espera que el primer órgano humano impreso en 3D sea presentado ante el mundo este año.

Impresión de células gliales. Crédito: Universidad de Cambridge
Impresión de células gliales.
Crédito: Universidad de Cambridge

El último avance en producción artificial de material biológico es la producción de células de ojos con impresoras piezoléctricas de inyección de tinta. Y sí, este objeto parte del mismo principio de la impresora de inyección de tinta que probablemente tienes en casa y que utilizas para tus asignaciones y documentos personales.

Esta idea fue presentada en la revista Biofabrication por investigadores de la Universidad de Cambridge, quienes hasta el momento han logrado “fabricar” con éxito dos tipos de células de retinas de ratas adultas: ganglionares, las cuales sirven de materia prima para el nervio óptico que conecta el ojo con el cerebro; y células gliales tipo Müller, las cuales sirven de soporte para otras neuronas de presentes en la retina.

Keith Martin y Barbara Lorber, ambos coautores del trabajo, dijeron en un comunicado de prensa de la Universidad de Cambridge que “la pérdida de células nerviosas en la retina es una característica de muchas enfermedades del ojo. La retina es una estructura organizada exquisitamente, donde el precisa ubicación de cada célula con respecto a las demás es crítica para una efectiva función de la vista”.

Por supuesto que todas estas asunciones aún se encuentran en fase experimental, y puede que aún tome varios años llevar esta esperanza a la fase de experimentación en humanos, pero los científicos son optimistas y continúan buscando nuevas técnicas que nos permitan ser los carpinteros de nuestros propios cuerpos.

De modo que sí: puede que tu tablet sea genial para leer, pero las impresoras siguen aquí para quedarse. Y quién sabe, quizás algún día puedas beneficiarte de imprimir a tu medida la salud que necesites.

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>