2014, LA CUMBRE DEL CAMBIO CLIMÁTICO

  • El año pasado fue el más caluroso desde que existen registros.
  • Acuerdo in extremis en la Cumbre del Clima de Perú.

        foto sequía

freeimages.com

Mal año para los negacionistas del cambio climático, y por ende para todos los terrícolas: 2014 fue el año más caluroso en el planeta desde que existen registros, los cuales datan del 1891. El estudio, publicado por la Agencia Meteorológica de Japón (JMA), señala que la temperatura media global (TMG) en 2014 fue de 14,7ºC, lo que supone un aumento de 0,63ºC por encima de la media del siglo XX.

La causa principal de este aumento de las temperaturas globales se debe al calentamiento de la superficie de los océanos, el cual produce una mayor producción de vapor de agua. Este gas, formado por moléculas de tres átomos, es susceptible de retener la energía de la radiación infrarroja que recibimos del sol (las moléculas biatómicas, como el oxígeno, no tienen esta capacidad). De esta manera, es de esperar que a mayor evaporación de agua de los océanos, mayor será la energía retenida en la atmósfera y, por tanto, aumente también la temperatura de ésta. A este proceso (ya un viejo enemigo a nivel global) se le conoce como efecto invernadero.

El gas CO2 está formado también por moléculas triatómicas, y es el más famoso contribuyente al efecto invernadero. Multitud de estudios muestran como la emisión y concentración de este gas en la atmósfera ha ido creciendo exponencialmente desde el inicio de la época industrial, colaborando a su vez al incremento de la TMG del planeta:

Por su parte, la Administración Nacional para el Océano y la Atmósfera (NOAA, en sus siglas en inglés) determinó también que la extensión de la capa de hielo del polo norte en el mes de noviembre tuvo la novena menor superficie desde el año 1979. El volumen de hielo ártico, con todo esto, ha disminuido en un 60% en los últimos 20 años.

Las consecuencias de este calentamiento global son múltiples, y puede que las veamos antes de lo esperado: el aumento del nivel del mar, enfermedades, refugiados climáticos, aumento de intensidad de los grandes fenómenos meteorológicos… Las previsiones de la ciencia no son nada halagüeñas al respecto y es necesaria la adopción de medidas urgentes antes de que el daño ambiental sea irreversible.

“Esta es la primera época que ha prestado mucha atención al futuro, lo cual es irónico ya que puede que no tengamos ninguno”. ARTHUR C. CLARKE

 

Concienciación

Una de las personalidades más críticas (y controvertidas) con el calentamiento global es el ex vicepresidente de los EEUU Al Gore. En 2006 protagonizó un documental, An Inconvenient Truth (Una Verdad Incómoda), donde se describían los efectos devastadores provocados por el cambio climático y que, además, resultó una gran herramienta de concienciación ambiental para la ciudadanía. Como colofón, un año después de su estreno Al Gore recibió el premio Nobel de la Paz gracias a su determinación en la lucha contra el calentamiento global. En definitiva, todo un gran reconocimiento a su labor que compartió con el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, en sus siglas en inglés).

Último aviso

Pero volvamos al 2014. Es precisamente el IPCC (el grupo de expertos dedicado a realizar evaluaciones periódicas sobre el cambio climático) el que ha dado un ultimátum a las clases dirigentes mundiales: hay que tomar todas las medidas posibles para reducir la emisión de gases de efecto invernadero y evitar así que el aumento de la temperatura global exceda los 2ºC con respecto a la época preindustrial.

Con esta premisa se reunieron el pasado mes de diciembre líderes y delegados de 200 países en la Cumbre del Clima de Perú, donde se tenía que llegar a un acuerdo provisional mundial para reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Las negociaciones entre los representantes estuvieron estancadas durante toda la cumbre, pero finalmente se consiguió llegar a un acuerdo sobre el cual cada país participante presentará, a lo largo de 2015, sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero. Ahora todas las miradas están puestas en la próxima cita de este año en París, donde se pretende sustituir al ya desfasado Protocolo de Kioto por otro más eficaz y así avanzar hacia el reto de emisiones de nivel nulo o negativo para el año 2100.

Así, se ha tenido que llegar al año más caluroso que se recuerda y ha sido necesaria la publicación de datos que amenazan nuestro preciado bienestar, pero al fin parece que la maquinaria logística se ha puesto en marcha. Países tradicionalmente reticentes a tomar medidas de reducción de emisiones, como EEUU o Australia, se han comprometido con la causa, y la población mundial parece cada vez más concienciada sobre el problema del calentamiento global. El cambio climático es un hecho que nos afecta a todos, y hay que actuar ya. Más vale tarde que nunca.

 

 

Share Button

Publicar un comentario

Puede usar las siguientes etiquetas de HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>