Categoría: Medio Ambiente

Las abejas, nuestras grandes aliadas

Publicado por Gema Valera Vázquez

Llega el buen tiempo, aparecen las no-siempre-bien-recibidas abejas, y nos bombardean con que hay que protegerlas. Pero… ¿Por qué son tan valiosas las abejas? ¿Las conocemos lo suficiente? ¿Cuál es su mayor amenaza? ¿Qué pasaría en un Planeta sin abejas? Sumérgete en esta colección de enlaces que hemos preparado para ti y conviértete en un experto defensor de la abeja.

Share Button

Ciencia al día

“Pupurrí” de contenidos científicos del día a día presentados con gracia. Os presento mi sección Ciencia al Día. ¡No te lo pierdas!

Share Button
Científicos y otros colectivos durante una manifestación celebrada el pasado 19 de febrero en Boston para protestar contra los recortes en investigación y la postura de Trump sobre el cambio climático

La ciencia se revoluciona contra Trump

La comunidad científica estadounidense organiza una marcha multitudinaria para defender la ciencia frente los ataques de Trump.

La comunidad científica estadounidense se ha levantado contra las decisiones de la administración Trump y ha convocado una manifestación el sábado 22 de abril coincidiendo con el dia Internacional de la Tierra. El acto principal será en Washington DC pero también hay 316 marchas en ciudades de Estados Unidos y otras 400 en el resto del mundo para aquellos que no puedan asistir a la de Washington.

Los recortes, la congelación de fondos para la investigación y la postura del presidente ante el cambio climático y el apoyo al movimiento antivacunas  han sido algunos de los detonantes para que la comunidad científica salga a la calle. Acostumbrados a defender sus posiciones con datos, pruebas y razonamientos más que con manifestaciones, por primera vez se han visto obligados a movilizarse y salir a defender sus trabajos.

Los científicos consideran peligroso el desprecio que muestra Donald Trump por los datos objetivos y por la toma de decisiones basadas en pruebas. Se muestran extremadamente críticos con las medidas que intenta imponer el presidente sobre inmigración, que limitan la capacidad de Estados Unidos de atraer talento internacional y que perjudican las carreras de miles de científicos. “Los políticos que devalúan el conocimiento se arriesgan a tomar decisiones que no reflejan la realidad y deben rendir cuentas. Un Gobierno estadounidense que ignora la ciencia para impulsar agendas ideológicas pone al mundo en peligro”, defiende la organización de la marcha.

https://www.facebook.com/pg/marchforscience/videos/

Denuncian que la estrecha visión de los políticos conduce al debilitamiento de las investigaciones que se realizan a largo plazo, y son las que pueden permitirnos comprender nuestro mundo y nuestras sociedades y ayudar a anticipar sus evoluciones futuras.

Los organizadores de la March for science no pretenden que sea una acción política, su objetivo es que sus protestas tengan impacto en los responsables políticos. La marcha “ofrece una oportunidad de ser muy visibles y de apelar a nuestros líderes electos para que recuerden el papel que tiene la ciencia en nuestra sociedad y para que apoyen la innovación y la investigación científicas, así como las personas y los programas que la hacen posible”, afirman en una declaración conjunta Eric Davidson y Robin Bell, máximos dirigentes de la Unión Geofísica Americana (AGU).

Reticencia a la movilización

La Marche for Science esta formada por cientos de asociaciones que representan a cientos de miles de investigadores de EEUU, pero aunque son la mayoría los que están a favor de la marcha, han aparecido algunas asociaciones e investigadores que cuestionan la movilización por temor a ser vistos como un grupo de interés que se posiciona políticamente y sobretodo advierten de las posibles represalias políticas de la Casa Blanca. “Las manifestaciones incendiarias causarán represalias negativas”, ha advertido Robert Brown, director general del instituto de física, en declaraciones a la web de Science.
El físico William Happer de la Universidad de Princeton opina que “es bastante posible que este tipo de exhibición pública sea mala para la ciencia”, según ha declarado a The New York Times. “Es como el niño pequeño que golpea la trona con la cuchara; puede que no gane mucha simpatía”.

Los organizadores de la manifestación se inspiran en la marcha de las mujeres , que se celebró el 21 de Enero, al día siguiente de la toma de posesión de Trump. Tras la manifestación más multitudinaria de la historia de EEUU, el biólogo molecular Jonathan Berman decidió crear la página web Marchforscience.com, también hizó una cuenta de twiter y un logo. Y en menos de una semana ya tenía más de un millón de seguidores en las redes sociales.

Logo de la March for science creado por Jonathan Berman
Logo de la March for science creado por Jonathan Berman

“Nunca ha sido tan importante para los científicos de todos los campos unirse y conseguir que su voz sea escuchada por el Gobierno”, publicaba la cuenta de twiter que organiza la marcha. Las marchas, como explica la revista Science, no movilizan solamente a científicos, sino también a todas las personas inquietas por las amenazas que en la situación actual acechan al desarrollo de la ciencia.

Captura de pantalla 2017-04-05 a las 18.50.55

En España también hay dos manifestaciones convocadas. Existe un grupo promotor que ha explicado a Hipertextual los objetivos de este movimiento, que pretende organizar manifestaciones ese día en Madrid, Barcelona, Sevilla y Girona. Los organizadores afirman que todo empezó como una reacción a la administración Trump, pero ahora se marcan cuatro objetivos claros que son importantes también en España: fomentar en la sociedad la pasión por la ciencia, aumento de la inversión en I+D, promoción de la igualdad de género y frenar la fuga de cerebros

La manifestación será el punto de partida de un movimiento que está cogiendo mucha fuerza y no parará hasta conseguir cambios políticos en la administración de Trump. Falta ver si las movilizaciones servirán para producir un cambio político o bien harán enfurecer más al líder de la Casa Blanca e impondrá leyes más restrictivas.

Share Button

La energía del futuro es cosa de bacterias

Por Ana Sotres Fernández.

Ante la alerta de una crisis energética global por el uso incontrolado de combustibles fósiles, son muchos los grupos de investigación alrededor de todo el mundo que se han adentrado en la búsqueda de fuentes de energía renovables, con el mínimo impacto posible sobre el medio ambiente.

www.geobacter.org

Desde hace ya varios años, existen una serie de tecnologías bien implantadas, entre las que se incluyen las estrategias de procesamiento biológico para producir bioenergía, mientras a su vez, se puede tratar aguas residuales procedentes de la industria o de la agricultura. Estas estrategias están centradas en la producción biológica de hidrógeno, de bioetanol y de metano. Sin embargo, en los últimos años, el descubrimiento de bacterias productoras de electricidad, nos ha situado ante una nueva forma de energía verde. La conversión de energía química en eléctrica es posible gracias a unos dispositivos llamados celdas de combustible microbianas, o Microbial Fuel Cells (MFC).

¿Qué son las celdas de combustible microbianas?

Las celdas de combustible microbianas, son un tipo de sistemas bioelectroquímicos que,  mediante la actividad metabólica de los microorganismos, convierten la energía química de la materia orgánica biodegradable en electricidad. Los microorganismos funcionan en este caso como catalizadores de la reacción, para convertir energía química en electricidad mediante procesos de oxidación de la materia orgánica. Existen muchos tipos de configuraciones de celdas microbianas, pero el modelo convencional, es el de doble cámara. Este está compuesto por una cámara anódica y una cámara catódica, separados por una membrana de intercambio iónica. Podría decirse que el funcionamiento de estos sistemas es parecido al de una pila convencional.

Fuente: TRENDS in Biotechnology
Fuente: TRENDS in Biotechnology

Los microorganismos son capaces de oxidar la materia orgánica biodegradable en el ánodo. En este proceso de oxidación de la materia orgánica se generan electrones, y algunos microorganismos son capaces de transferir estos electrones liberados durante la oxidación, hacia un aceptor de electrones (el electrodo), y a través de un circuito externo, se dirigen al cátodo, donde son consumidos durante la reducción de oxígeno. El balance de cargas entre los dos compartimentos, se mantiene debido a un transporte de iones entre ellos a través de la membrana de intercambio iónica. Al final del proceso, el flujo de electrones generado puede ser aprovechado en forma de corriente eléctrica.

Bacterias productoras de electricidad

El principio tecnológico de las MFCs, se basa en que los microorganismos son capaces de generar electricidad transfiriendo electrones desde un donador de electrones (bajo potencial) a un aceptor de electrones (alto potencial), debido a la diferencia de potencial electroquímico generado entre ellos. El hecho de que los microorganismos puedan tener la capacidad de intentar maximizar su ganancia energética seleccionando el aceptor de electrones con el mayor potencial disponible, como es un ánodo en condiciones anóxicas ,conectado a un cátodo, donde si hay un oxidante fuerte, cambiando el curso normal de electrones, es lo que hace que las celdas de combustible microbianas puedan generar electricidad a través de la oxidación de sustancias orgánicas.

Existen muchos estudios que hablan de los diferentes mecanismos de transferencia de electrones al electrodo. Además de la transferencia de electrones, otro de los puntos clave y todavía con muchas incógnitas por resolver, es acerca de las comunidades y la ecología microbianas dentro de las MFCs. Hay una vertiente dentro de la comunidad científica a creer que el incremento de la generación de electricidad por una comunidad bacteriana se debe también a la actividad sinérgica de bacterias, que probablemente no juegan un papel directo en la transferencia de electrones al electrodo, pero sí tienen un papel clave en el consorcio microbiano.

Hay pues tres clases de sistemas vivos: organismos, partes de organismos y comunidades de organismos; todos ellos totalidades integradas cuyas propiedades esenciales surgen de las interacciones e interdependencia de sus partes.    Fritjof Capra, 1996. La trama de la vida.

                                                                                           

Los análisis de las comunidades microbianas asociadas al ánodo de las MFC muestran una gran diversidad de géneros bacterianos, dependiendo de la naturaleza del inóculo, del residuo a tratar, y del tipo de MFC utilizada.

geobacter-image-w-text

El microorganismo modelo hasta ahora para estudiar estos sistemas, ha sido Geobacter sp. En la foto se muestra este microorganismo y los apéndices, llamados nanowires, los cuales utiliza a modo de cables conductores para la transferencia de electrones al electrodo.

Aplicaciones de las celdas de combustible microbianas

Como se ha comentado anteriormente, las MFCs son reactores en los cuales, mediante la acción de microorganismos, se puede degradar la materia orgánica en la cámara anódica, y producir bioelectricidad en el proceso. La eliminación de nutrientes, como carbono, nitrógeno, fósforo y sulfuro de las aguas residuales, normalmente sirve para recuperar potencialmente recursos minerales útiles, y recuperación de agua, pero por otra parte requiere grandes cantidades de energía. Por lo tanto, el desarrollo de tecnologías, como las MFCs, podría significar un gran avance, al llevar a cabo la recuperación simultánea de energía, agua y nutrientes desde las aguas residuales, tanto agrícolas como industriales.

 No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer. Johan Wolfgang von Goethe

En el siguiente vídeo, el profesor Bruce E. Logan, pionero en el campo de las MFC, explica los aspectos básicos del funcionamiento de una microbial fuel cell, y cómo servin estos sistemas para su utilización en el tratamiento de aguas residuales.

No cabe duda de que es una tecnología prometedora, pero todavía son muchos los cuellos de botella que existen, y aunque actualmente se encuentra más en fase de laboratorio que implantada a escala real, algunos grupos de investigación ya han dado los primeros pasos. Este es el caso de un grupo de científicos de la University of West of England, los cuales instalaron unos urinarios públicos en un festival de Glastonbury, para producir electricidad a partir de la orina.

Share Button

De la divulgación a la corrupción

 Captura de pantalla 2017-02-08 a las 11.22.40

EL AGUA: SUS LUCES Y  SOMBRAS

por Guillermo Muñoz. 

Antonio Guillén Oterino, defensor de la naturaleza, catedrático de Biología y Geología, y actualmente profesor (o más bien “guía” científico) de secundaria. Escuchándole se me llena el alma de esperanza, se me olvidan las carencias que adolecen los centros educativos actuales. Después de una hora hora hablando con él, consulto de nuevo su encomiable “palmarés” de logros como educador científico y nada me sorprende. Sus palabras pintan un futuro lleno de ciencia y cultura, y se vale de su trabajo para nutrir el cerebro de los más jóvenes. Antes de comenzar no puedo por más que agradecer su labor y animarle a que nunca pierda la ilusión.

Pisar terreno desconocido es bonito. Ayuda a que los chicos no pierdan la inquietud y el interés, eso esta por delante de que aprendan las partes de la célula. Sobre todo que no pierdan la curiosidad, eso es lo que se pretende en el laboratorio. Presento el laboratorio a todos los alumnos que llegan al centro como un espacio abierto, como si fuera la biblioteca. No como un espacio restringido a los alumnos de ciencias que solo se puede usar en momentos determinados. Si a cualquier alumno se le ocurre una idea para desarrollar lo intentamos”.

Esta filosofía impregna los proyectos que Antonio ha desarrollado durante toda su carrera educadora, entre los cuales encontramos el “Proyecto Agua”, gracias al cual sus alumnos han obtenido numerosos reconocimientos. Entre ellos destacan numerosos premios Divulgaciencia y el primer premio a escala mundial “Google Science Fair 2012” organizado por entidades de la talla de Google, National Geographic o Scientific American. “El proyecto agua comenzó en el IES Batalla de Clavijo hace unos 10 años con un grupo de alumnos de 1º de la ESO” nos relata Antonio. “Cogíamos una gota de agua y observábamos todos los microorganismos, o bichos como dicen ellos”. Sin duda esta primera experiencia de observación de vida, esta revelación, es capaz de mantener la llama de la curiosidad encendida durante muchos años. Esta misma observación, hace 300 años, fue la que hizo que el padre de la microbiología, Antoni van Leeuwenhoek, bautizara a estos “bichos” como animáculos, y así se abrieran las puertas a una nueva ciencia en la dimensión de lo diminuto.

“Trataba de que los alumnos se dieran cuenta por sí mismos del mundo microscópico que alberga una gota de agua” continúa. “Con ayuda del microscopio observábamos numerosos microorganismos que fotografiábamos y clasificábamos. Te encuentras que chavales de 12 años que llegan sin ninguna afición por la ciencia poco a poco van interesándose por el mundo biológico. Siempre lo planteo de forma voluntaria, y creo que esto es lo que ha favorecido que alumnos que empiezan tan jóvenes se enganchen a la ciencia, de tal forma que dedican su tiempo libre a ella. Algunos continúan en el proyecto durante toda su formación obligatoria, e incluso optan por formación universitaria en terrenos de biología y microbiología.”

De esta forma consigue que pequeños científicos colaboren de forma significativa con una de las mayores redes de conocimiento biológico existentes: Biodiversidad Virtual, una plataforma ciudadana de aficionados científicos que a su vez reúne a los mejores especialistas en la investigación de la naturaleza. Gracias a la colaboración de especialistas, aficionados y jóvenes científicos se han llegado a descubrir numerosas especies nuevas. Antonio anhela una ciencia extendida, interactiva, no tan centrada en el mundo universitario, y se adolece por ejemplo de que alumnos de humanidades no tengan la oportunidad de descubrir el mundo que alberga el laboratorio… “Creo que gracias al Proyecto Agua hemos colaborado a resaltar la importancia de los recursos hídricos del planeta y su dependencia de los organismos que habitan en el agua. Mediante la publicación de imágenes bonitas y atractivas hacemos el conocimiento extensivo a la población, difundiendo la importancia de las metodologías de depuración de aguas, por ejemplo. La página ya ronda los 10 millones de visitas y se utiliza como material educativo en numerosos centros y  universidades. Mi intención es hacer el conocimiento accesible a todos los públicos de forma divertida”.

Pero además de la diversión, Antonio ha sabido extraer de la ciencia su aplicación práctica “Cuando ganamos en 2012 el primer premio de la feria mundial de google, tuve la oportunidad de preguntar al jurado, formado por el director del Centro del Acelerador de Partículas o el director de National Geographic, por el motivo de habernos otorgado el premio, a lo que me contestaron que la razón principal era la repercusión que podía tener el enfoque del estudio pormenorizado de las poblaciones microbianas del agua hacia la mejora de las técnicas de depuración en países en vías de desarrollo. Se podía abaratar enormemente el precio del proceso ya que actualmente se estaba tratando de matar un mosquito a cañonazos (muy costosos por cierto)”. Y así es como se consigue visibilizar y sensibilizar de la importancia de aplicar la ciencia a la vida real desde que somos jóvenes.

Cuando se cumplen 10 años del inicio del proyecto, Antonio nos confiesa que se encuentra como el primer día. A pesar de la falta de apoyo, del desinterés de la universidad por los proyectos juveniles, de la falta de tiempo y cultura de formación, su ilusión es perenne, y su afán por descubrir y enseñar le seguirá empujando muchos años más.

Sin embargo la docencia no ha sido la única ocupación de Antonio durante su carrera profesional. Ha colaborado en cada una de las oportunidades de carácter biológico que se le han presentado, como por ejemplo en el proyecto Flora Ibérica del Real Jardín Botánico de Madrid como especialista en botánica. Sin embargo no todo son luces en el mundo de la divulgación y la ciencia… “Pero en contra de esta situación idílica del Proyecto Agua hay que enfrentarse a la realidad…” introduce Antonio. El mundo acuático también conoce la sombra del hombre.

Corrupción ambiental

Protegida por tortuosos robledales, avellanos y abedules, habitada por truchas, cernícalos, búhos reales, y bacterias cianofíceas, en las sierras de Segundera y Cabrera (Provincia de Zamora) encontramos una maravilla natural. Debemos echar la vista atrás más de 2 millones de años para comprender su origen. Durante la época del Pleistoceno, grandes extensiones de tierra se cubrieron de un espeso manto de hielo, fenómeno que hoy conocemos como glaciación. Al finalizar esta época glacial, hace tan solo 12 mil años, el hielo se fue derritiendo, dejando una inconfundible huella en forma de cuencas y cubetas repletas de agua. De esta forma se configuró el lago glacial más grande de la Península, el Lago de Sanabria.

“Las posibilidades que otorga el entorno natural del Lago de Sanabria como herramienta divulgativa son innumerables. Hace unos años me llamaron desde el departamento de interpretación e investigación (estación biológica nacional) para que les echara una mano analizando e interpretando las características biológicas del agua. Pero lo que me  encontré allí no fue ni mucho menos lo que me esperaba”. En lugar de aguas límpidas y transparentes Antonio se encuentra con algas indicadoras de contaminación. Una contaminación antropogénica derivada de 5 depuradoras que no depuran y 6 puntos de vertido ilegales. Todo encubierto, según nuestro protagonista, por la Junta de Castilla y León, debido a que esta zona forma parte del espacio “Red Natura 2000”.

Captura de pantalla 2017-02-08 a las 11.02.04

El escenario en el que Antonio ejerce de defensor de la naturaleza deja de estar en el aula temporalmente. Cuando intereses políticos, económicos y ambientales se ven enfrentados, el contexto se vuelve hostil. “Presenté en el museo de ciencias naturales un libro que recogía las conclusiones de todo el trabajo de investigación. Habíamos tocado un núcleo de corrupción muy serio. Estaban llegando fondos de Europa que no se estaban invirtiendo en lo que se suponía que se estaban invirtiendo, la Junta tiene contratado un servicio de análisis que analiza lo que quiere y da los resultados que les favorecen”. Confiesa que La Junta se escuda detrás del “tengo mi propio laboratorio que dice que el agua esta bien”. Es una vergüenza, concluye Antonio. “Entramos como un grupo de investigación independiente y nos han perseguido”.

Es duro escuchar su relato. La corrupción en la ciencia también existe. Instituciones científicas atacando personalmente a uno de sus mayores valedores cuando ven peligrar la percepción de ayudas. “Si se demuestra que el agua esta en malas condiciones dejan de recibir estos fondos. Me costo mucho asimilar que esto pudiera estar ocurriendo. En el mundo de la investigación hay grupos de poder a los que no les conviene sacar a relucir estos problemas porque se quedan sin subvención…”.

Salen a la luz nombres tan reseñables como Miguel Arias Cañete, responsable directo de este caso de corrupción ambiental, y actual miembro del PP como Comisario Europeo de Acción por el Clima y Energía. Nada nuevo, probablemente esto no sorprenda a nadie. “Con Arias Cañete a la cabeza, el ministerio de Medio Ambiente se nos echó encima. Él mismo nos convoco a una reunión a la que asistió la plana mayor del Ministerio de Medio Ambiente junto con un grupo de “científicos” afines al poder y a los postulados de administración para tratar de encubrir el grave problema que afecta a este Lago, el mas importante y mayor de la Península. Concluida la reunión se dio una rueda de prensa cuyo titular fue: El 90% de los científicos presentes dice que el agua esta muy bien, aunque hay un descabezado que dice que el agua esta mal”, “las cosas funcionan así”, concluye.

Antonio se adolece también de cómo los medios y los periodistas han abordado el tema. “Hay unos sinvergüenzas mercenarios sin escrúpulos, que pagados por las instituciones, han estado desacreditando las investigaciones que habíamos realizado. Se valían de la credibilidad que les otorgaban sus supuestos títulos de Profesor Titular o de Catedrático de Ecología de la Universidad de Barcelona, pero resulta que ninguno de ellos es profesor. Son farsantes que han engañado a los periodistas. Ningún periodista riguroso se ha molestado en cotejar si sus avales eran ciertos, y esto hace que pasen cosas como esta”. “¡Qué va a decir un profesor de instituto si hay aquí un catedrático de ecología (falso) que lo desmiente!”. “Ni Miguel Alonso es Catedrático de Ecología, ni Javier Morales es Profesor Titular en Salamnca” sentencia Antonio. Nos cuenta que hubo un periodista que se molestó en informarse de forma certera y publicó una noticia con los datos correctos, pero lamentablemente el periódico estaba financiado por la Junta de Castilla y León. De tal forma que la siguiente vez que el falso catedrático apareció en dicho periódico ya no apareció como Catedrático, si no como Catedrático Emérito. “Se reafirmaron en la mentira con un órdago mayor”. Actualmente el caso esta denunciado en la Unión Europea como delito ecológico. “Primero lo niegan, pero acabará saliendo todo”, me confiesa con confianza. Yo le creo.

La enseñanza y la corrupción como dos caras de una misma moneda: el agua. Sus luces y sombras convergen en un equilibrio desgraciadamente agridulce. Lo más bello y lo mas innoble e indecoroso de la sociedad convive en el mundo macroscópico, mientras ahí fuera, oculto ante nuestros ojos, se esconden esos bichitos diminutos capaces de sacar a flote lo mas infame y ruin de la humanidad, pero también lo más extraordinario, maravilloso e ilusionante de las personas.

“Hay algo ahí fuera muy bonito por lo que luchar”. Antonio Guillén.

Share Button

El cambio climático en la era Trump

¿Puede el planeta sobrevivir al presidente electo de los Estados Unidos?

Imagen y tweet de Donald J. Trump: "Nevando en Texas y Luisiana, récords en las temperaturas de congelación en todo el país y más allá. ¡El calentamiento global es un engaño costoso!”.
Texto original extraído de la cuenta de Twitter de Donald J. Trump: “Snowing in Texas and Louisiana, record setting freezing temperatures throughout the country and beyond. Global warming is an expensive hoax!”

Nos despedimos del año más caliente registrado hasta ahora, pero afortunadamente también el tercer año consecutivo en que las emisiones de gases de efecto invernadero se han mantenido casi estables. Con un crecimiento económico mundial del 2.4%, ¿podríamos estar en camino de conseguir una economía climáticamente sostenible?

La mala noticia es que la nación más rica del mundo, y, dicho sea de paso, la mayor emisora de dióxido de carbono, ha elegido un nuevo presidente con una visión un tanto “particular” sobre el cambio climático que no duda en difundir en redes sociales:

Traducción: “El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer no competitiva la fabricación de los Estados Unidos”.

¿Qué implicaciones tiene la elección de Donald J. Trump en los esfuerzos globales para contrarrestar el incremento mundial de las temperaturas?

Continuar leyendo

Share Button

¿Qué son los fenómenos meteorológicos extremos?

La existencia de riesgos globales ocupa un lugar destacado en los debates sobre el cambio global y sus implicaciones en la sociedad

Llúcia Ribot Lacosta

fenomenos_extremos_clima
Las sequías se incluyen en la lista de los fenómenos meteorológicos extremos. Fuente: Morguefile.

La frecuencia y gravedad de los fenómenos meteorológicos extremos derivados del cambio climático, como las inundaciones, olas de frío y calor o los períodos de sequía, se ha incrementado en las últimas décadas. Estos eventos plantean la necesidad de gestionar los riesgos y desastres derviados de los mismos, para mejorar nuestra adaptación al cambio global.

Los fenómenos extremos de origen meteorológico y climático, son sucesos muy por encima o muy por debajo de la media. Por sus características extraordinarias, tienen un gran impacto social y afectan en mayor medida a los sectores más vinculados con el clima, como el agua, la agricultura y la seguridad alimentaria, la silvicultura, la salud y el turismo; advierte el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés).

Aumento de olas de frío o calor extremo

La física y meteoróloga Aurora Ribot, nos explica que en España las olas de frío son fenómenos meteorológicos propiciados por una situación sinóptica (anticiclón), una configuración de vientos por la que nos llega aire procedente del Polo Norte o Siberia. Se producen generalmente en invierno, aunque pueden suceder todo el año. Estas olas de frío afectan al medio ambiente, animales, plantas y, sobre todo, a los cultivos.

Una ola de calor, por otro lado, es una situación meteorológica producida por una bolsa de aire caliente. Esta bolsa se forma en una situación de estabilidad atmosférica o como consecuencia de la llegada de viento del Sur con aire del desierto; destaca Aurora Ribot.

Los efectos de estas olas son diferentes en función del lugar en el que se producen, llegando a causar una alta mortalidad en determinados grupos de riesgo, como personas con problemas cardiorrespiratorios o personas mayores. En el caso de la Península Ibérica, la tasa de mortalidad anual por estos eventos no se ha incrementado debido a que es un fenómeno intrínseco a su climatología. En cambio, en otras latitudes, como en los países nórdicos, pueden provocar incrementos significativos de mortalidad.

A raíz del progresivo incremento de la temperatura media global para el resto del siglo XXI, es muy probable que aumente la frecuencia de estos fenómenos extremos, señala la meteoróloga. En Europa, los mayores riesgos serán las inundaciones, la disponibilidad de agua dulce, así como los eventos de calor extremo, según advierte el IPCC.

Una adaptación necesaria

La globalización tiene una dimensión ecológica que se manifiesta en la existencia de riesgos globales como el debilitamiento de la capa de ozono, los fenómenos extremos, las epidemias, las amenazas a la biodiversidad, etc. Los riesgos globales aumentan la conciencia sobre la globalidad del sistema y conllevan a la convicción de la imposibilidad de enfrentarse nacionalmente a estos riesgos.

La necesidad de hacer frente a estas amenazas, implica integrar la gestión de riesgos de desastre y la adaptación al cambio global en todos los ámbitos de la política. La respuesta a la problemática medioambiental es una de las dimensiones clave del desarrollo sostenible de la sociedad, como destaca el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La sostenibilidad social, económica y medioambiental puede mejorarse con enfoques destinados a cambiar los modelos de producción y de consumo, así como mediante la innovación para la sostenibilidad. En este escenario, el compromiso se perfila como un ingrediente esencial de los avances y las nuevas generaciones deben asegurarlo.

Share Button

Koviljski Petrovaradin Rit (Humedales del Danubio)

Introduccion a los humedales y a su estado en el norte de Serbia, rodeando el rio Danubio antes de su llegada a Hungria.

Share Button

Think in Plastic

Infografia introductoria al consumo de plastico, sus efectos, y las nuevas legislaciones posibles para reducir su impacto ambiental.

1

2

Share Button

“Nos convendría dejar de quemar petróleo indiscriminadamente: el plástico es una aplicación mucho más interesante”

Octavio Segura Delgado, nacido en Barcelona, es geólogo y actualmente está estudiando un máster en geociencia del petróleo en la Universidad de Heriott-Watt de Edimburgo. Se define a sí mismo como ecologista.

Octavio Segura Delgado

Se dice que el petróleo se está acabando. ¿Es cierto?

Según la teoría del pico de Hubbert, la producción humana de petróleo sigue una curva con forma de campana de Gauss. En los años cincuenta se calculó que el punto máximo se alcanzaría en 2011, y se habría cumplido de no haber sido por el fracking. Eso nos dice que el petróleo no se acaba aún, pero lo que nos tendría que preocupar es si queremos que se acabe. Quizá nos convendría dejar de quemar petróleo indiscriminadamente, porque tiene otra aplicación mucho más interesante: el plástico. De todas formas, lo cierto es que dejaremos de sacar petróleo antes de que se termine. Concretamente, el día en que el coste ya no lo permita.

¿Y se sabe cuándo será eso? Continuar leyendo

Share Button